Las tendencias de diseño en el cuarto de baño

El aseo ha dejado de ser un lugar de paso para convertirse en uno de los espacios de mayor personalidad del hogar. Por tanto, los hoteles también necesitan tomar buena nota de este cambio de mentalidad, para apostar por las tendencias de diseño en el cuarto de baño como manera de diferenciarse y hacer que el cliente se sienta como en casa.

Sobre todo ahora que la pandemia ha puesto de manifiesto la importancia del bienestar y que el turismo wellness ha ganado adeptos, es importante prestar atención a este epicentro del autocuidado. Un baño relajante, una rutina de belleza, un momento de lectura, un masaje o, simplemente, un poco de silencio son experiencias que el cliente puede buscar en la estancia.

Por eso, desde el Instituto Silestone analizan los baños más demandados. La plataforma de conocimiento y divulgación asegura que las reformas en los hogares de los aseos se han disparado. Entender qué busca la gente para su vivienda puede ayudar a entender a los alojamientos cuál es el camino a seguir.

Al fin y al cabo, su diseño y distribución va más allá de los metros cuadrados de los que se dispone. Interpela directamente a los usuarios, adaptándose a sus preferencias y estilo de vida. De ahí que cada establecimiento tenga que plantearse primero cuál es su público objetivo y qué tipo de acomodaciones ofrece. De esta manera al seguir las tendencias podrán adaptar el diseño de su cuarto de baño a su propio estilo a la vez que a las expectativas y necesidades del huésped.

Los 7 tipos de baño más demandados

En base a las reformas que más se piden en los hogares, vamos a establecer también algunas pautas que pueden ayudar a las cadenas hoteleras a disponer de un cuarto de baño más atractivo para el viajero siguiendo las tendencias. Las 7 más repetidas según el Instituto Silestone son las siguientes:

1. Kids friendly

Son muchas las personas que viajan en familia. Para quienes tienen niños pequeños, es importante que el aseo resulte funcional y cómodo. Por eso, hay multitud de padres que apuestan por asignar un baño a los pequeños de la casa. Unos ganan tranquilidad y otros, autonomía. En estos casos, debe prevalecer el orden y la seguridad, así como los materiales resistentes, para que no haya riesgos innecesarios ni ocurran accidentes durante la estancia.

2. En suite

Integrar el baño principal en la suite del hotel es una fórmula habitual, a diferencia de lo que ocurre en algunos hogares. Sin embargo, se puede aprovechar la sensación de amplitud general que genera y todo el mundo de posibilidades que ofrece según el nivel de conexión que se desea con el resto de la estancia. Desde baños totalmente aislados, hasta fórmulas abiertas o separadas con tabiques y cabezales traslúcidos para quienes priorizan la luz, todo pasa por experimentar.

3. El spa

Para quién no pueda disfrutarlo en su hogar, se convierte en un añadido muy agradable a su estancia. Disfrutar de una experiencia wellness puede producirse de distintas maneras. El abanico es amplio: desde añadir una columna de hidromasaje, hasta explorar las vías de la aromaterapia y la cromoterapia. En este tipo de baño la atmósfera es lo más importante y todos los elementos (incluidas toallas, velas, aceites), colores y texturas deben estar dispuestos para generar la máxima sensación de bienestar.

4. Vestidor

En habitaciones amplias de hoteles de lujo se puede hacer del baño un espacio que convive directamente con el vestidor. Ambos elementos pueden sumarse con fórmulas más o menos integradas con elegancia. Si después de la ducha nos vestimos y antes de entrar en ella nos desvestimos, el baño – vestidor parece una evolución lógica. Es una manera práctica de liberar la zona de descanso y ofrecer al cliente una experiencia cómoda y diferente.

5. XXL

Se acabó mirar el aseo como a una estancia menor del hotel. Ahora reivindica su espacio y exige que no solo sea considerado como un lugar funcional en el que entrar y salir. Dentro de las tendencias en el cuarto de baño, la XXL consiste precisamente en plantear la estancia de forma fluida para generar nuevas maneras de quedarse en él: una lectura, un poco de música mientras se prepara el baño o, incluso, una siesta. De nuevo, es una excelente manera de priorizar el bienestar y aumentar la experiencia del huésped.

6. Expositor

Por otro lado, en establecimientos elegantes que den importancia a la cultura, se puede convertir el baño en una pequeña galería original. Fotografías, ilustraciones, esculturas, bustos, litografías o marcos encuentran un lugar diferente en el que se exponerse. Entender este espacio como una exposición es una idea interesante que apuesta por el aseo como un lienzo en blanco.

7. El edén

Terminamos aunando la tendencia de priorizar la presencia de plantas en las estancias que se potenció durante la pandemia. Para los aseos amplios que cuentan con luz natural, el espacio se puede convertir en un pequeño oasis. Aunque el baño no puede sustituir un jardín o espacio exterior, sí puede transformarse en una hermosa zona verde repleta de la energía que transmiten las plantas. Además sirven para regular la humedad y purificar el ambiente, pues refrescan en verano y dan calidez en invierno.

Imágenes cedidas: Instituto Silestone, Shutterstock