Es fundamental empezar 2023 con los deberes bien hechos. Los años de pandemia y 2022 han supuesto una revolución en nuestro mundo, ya no sirve casi nada de los análisis y procesos prepandemia.

Hay que dejar de idolatrar el ADR y el RevPar y sustituirlos por el GOPPar y el Total GOPPar, para ello hay que buscar la rentabilidad total del establecimiento, no solo las habitaciones.

Por eso hay que formar a todos los empleados en los conceptos de RM. Impulsando el upselling/crosselling en la recepción, optimizando la rentabilidad en todos los puntos de venta, promocionando las más lucrativas, que no tienen por qué ser las más caras.

En las islas, habrá que tener en cuenta las planificaciones de las conectividades aéreas/marítimas con nuestros mercados emisores, además de analizar los incrementos de precio de las conectividades derivadas del combustible, devaluación de la moneda y la subida de la inflación.

El conocimiento de nuestros clientes es fundamental. Si hemos realizado bien los deberes durante estos últimos años, gracias a la segmentación y un CRM obtendremos más información para analizar su comportamiento y necesidades antes, durante y después de su estancia.

Esta segmentación es primordial para llegar con parte de los deberes hechos a 2023. Todo ello nos permitirá realizar campañas más específicas y personalizadas.

Damos por supuesto que todas las cadenas y establecimientos individuales poseen un PMS para la gestión del día y un CRS/Channel Manager para la gestión de las conectividades y tarifas dinámicas, pero ya resulta imprescindible complementarlo con herramientas de análisis; como un BI con un data-warehouse bien estructurado que nos permita analizar las tendencias y los principales KPIs, un RMS que nos indique tarifas óptimas de venta (teniendo definido un set competitivo correcto a través del Shopper). Esto nos permitirá implementar de manera correcta nuestras estrategias de RM.

En definitiva, 2023 y los años sucesivos serán de cambios e incertidumbre, donde los RM debemos aprender a caminar sobre arenas movedizas y no caer en la tentación de implementar estrategias que funcionaron ayer para mañana.

Imágenes cedidas: Campaign Creators