Los españoles demandan viajes personalizados, sostenibles y de lujo

¿Cómo será el turismo del futuro? Los españoles parecen tenerlo claro, pues este año se nota la irrupción de unas tendencias muy marcadas. Los viajeros patrios demandan más que nunca viajes personalizados, sostenibles y de lujo, por lo que hay que prestar especial atención a estos segmentos para ver hacia dónde se dirige la industria.

De acuerdo con el Análisis del mercado de turismo de proximidad y tendencias para 2022 presentado por Weekendesk.es, el nuevo escenario generado por la pandemia ha redefinido la manera que tenemos de movernos. También ha aumentado el interés por cierto tipo de alojamientos o experiencias concretas.

Es decir, que se asientan aquellos modelos de ocio que venían pisando fuerte antes de la irrupción de la Covid-19, mientras que otros han triunfado como consecuencia. Desde luego es lo que confirman los datos obtenidos por el portal especializado en escapadas temáticas, que ha definido cuáles son las líneas de actuación que deben tener en cuenta los hoteles para atraer a los huéspedes.

En busca del lujo y el desembolso

Son muchos los factores que han podido influir a la hora de potenciar el interés en los viajes de lujo. Las ganas acumuladas de desplazarse se han sumado a la acumulación de ahorros como consecuencia de los meses de restricciones. Por tanto, es lógico que haya más clientes dispuestos a optar por experiencias de mayor calidad.

Esta realidad ha dado un importante impulso a las reservas de paquetes premium que se han disparado un 88% en comparación con el año previo a la pandemia. Según explica Brigitte Hidalgo, directora de operaciones de Weekendesk, «la exclusividad y la personalización de los paquetes ha sido una de las mayores adaptaciones en el replanteamiento de la oferta».

«Las solicitudes de los clientes se enfocan en experiencias más íntimas, preferiblemente dentro de los alojamientos, como es el caso de las cenas privadas», ha asegurado. Además, revela que «todo esto ha dado paso a un nuevo concepto de lujo en el turismo, que abarca ahora tanto los hoteles situados en urbes importantes como en alojamientos en pueblos y pequeños municipios, alejados de las aglomeraciones más al alcance de otros públicos».

Una consecuencia tan lógica como directa de este interés es un aumento del desembolso. La demanda de planes más completos y personalizados se suma al hecho de que el interés por viajar esté a niveles pre pandemia. Todo esto ha permitido que el gasto en los viajes haya incrementado un 18% en comparación con 2019. Así, ha pasado de 187 euros por paquete a 220 euros en 2021.

Las proyecciones de futuro apuntan a que continuará en aumento este 2022 debido a la diversificación de la oferta y a las facilidades que tienen los clientes de adaptar los paquetes a sus necesidades y gustos.

Más viajeros, pero más locales

Hablando precisamente de los intereses del huésped, durante los meses iniciales de la pandemia el turismo estuvo marcado por la proximidad. Aunque ya se aprecian las ganas de ir a destinos lejanos, al mismo tiempo se prevé que para este 2022 los desplazamientos locales sigan creciendo.

En especial podremos apreciar cómo se consolida esta tendencia en las denominadas mini-vacaciones. Es decir, en la forma de distribuir las vacaciones anuales en viajes cortos cerca de casa para poder conocer diferentes entornos y disfrutar de más actividades. De esta manera, se desbancan los viajes más largos condensados en un único periodo.

Según el estudio, la distancia media que actualmente recorren los españoles en sus escapadas es unos 130 kilómetros, abarcando especialmente pequeñas localidades alejadas de las masificaciones. Como explica Hidalgo, se debe al «deseo de encontrar espacios donde la distancia interpersonal sea realmente respetada ha dado un importante impulso a los destinos menos conocidos».

Al mismo tiempo, «ha avivado el deseo por hacer viajes de manera constante, con la oportunidad de redescubrir nuevos entornos». Por eso, a nivel de negocio se ha traducido directamente en una mayor recurrencia y fidelidad por parte de los clientes, dado el interés por hacer más reservas a lo largo del año. Gracias a eso, vemos que el repeat booking ha aumentado en 48%, poniéndose por encima de los niveles registrados en 2019.

Esta proximidad también se expande fuera de nuestras fronteras. Vamos, que los españoles también han priorizado los países más cercanos, como es el caso de nuestros vecinos Francia y Portugal. Las reservas en ellos se impulsaron un 50% y 32% respectivamente durante el verano. Sobre todo esto ha sido interesante para las ciudades y pueblos fronterizos de ambas naciones, que se han beneficiado de las restricciones para viajar en avión a otras zonas.

La sostenibilidad y la personalización priman

Aunque el cambio de mentalidad llevaba tiempo fraguando, no hay ninguna duda de que la pandemia ha terminado de impulsarlo. Ahora, los turistas son más conscientes que nunca del entorno y del impacto que tienen sus acciones en él. De ahí que los hoteles eco estén viviendo uno de sus mejores momentos.

Es innegable que la sostenibilidad es una tendencia clave, que no parece que vaya a dejar de crecer. Por eso, como muestran los datos de Weekendesk.es, en el último año las reservas en este tipo de alojamiento han crecido un 65%. Tarragona, Barcelona, Girona, Alicante y Granada han sido las provincias más demandadas en este segmento.

Por otro lado, la diversificación de la oferta orientada a una mayor personalización resulta muy atractiva para el cliente. A esto tenemos que sumar que la creciente demanda del turismo local ha obligado a reforzar la estrategia de comercialización y orientarla a ampliar los acuerdos con socios y proveedores. Con este campo de cultivo, es normal que se apueste por reforzar acuerdos con partners para extender el alcance.

En el caso de Weekendesk, han comenzado a estrechar lazos con algunas de las principales agencias de distribución B2B en el mercado francés. En la actualidad, representan ya el 4% de las ventas. Estas mismas negociaciones se están desarrollando también en España. Aquí, el auge del turismo de cercanía ha supuesto un punto de inflexión en la búsqueda de nuevos socios para satisfacer la demanda y ofrecer al turista un viaje más ajustado a sus peticiones.

Flexibilidad impulsada por la pandemia

Sin ninguna duda, la incertidumbre generada por las restricciones y el pasaporte Covid ha sido tanto uno de los retos como de los puntos de inflexión que han modificado la manera de viajar. De ahí que haya sido necesario readaptar la oferta para hacerla más flexible y brindar una mayor tranquilidad a los clientes.

La cuestión es que este cambio parece haber llegado dispuesto a quedarse. Por eso desde Weekendesk.es han apostado por ello al renegociar todos los paquetes. De esta manera, a día de hoy, casi todas las escapadas se pueden anular con reembolsos en 48 horas. Además, las compañías han visto cómo el móvil se ha convertido en la principal herramienta para realizar las reservas, pues en el portal especializado en escapadas temáticas el 77% de las operaciones se realizaban a través del smartphone.

Además, los constantes cambios en las medidas y el aumento de los contagios en determinadas zonas seguirán marcando, en gran medida, la pauta en el ritmo de reservas. Las vacaciones planificadas con meses de antelación ya son cosa del pasado. Frente a ello, ahora lo normal es seguir la tradición de dejarlo todo para último momento.

Por eso, en el año 2021 casi el 60% de las reservas se hicieron con menos de 15 días de antelación y la previsión es que esta tendencia se refuerce en los próximos meses. Habrá que ver si la escasa planificación afecta por igual a toda la demanda, ya sea de viajes personalizados, sostenibles o de lujo.

Imágenes cedidas: Manuel Moreno en Unsplash, Alex Bertha en Unsplash

8 COMENTARIOS