La casa del arquitecto Enric Sagnier abre como un lujoso hotel

Ha abierto en Barcelona un nuevo hotel de lujo en el que el diseño de interior y la arquitectura están presentes en todas las estancias. Bajo el nombre de Casa Sagnier, se trata de un alojamiento muy particular por varios motivos. El principal, que se trata de la verdadera casa del reconocido arquitecto modernista Enric Sagnier, en la que ahora los viajeros pueden disfrutar de una acogedora estancia.

La familia Pérez-Sala suma esta nueva propiedad a la que abrieron en 2011, el Primero Primera. Ambas propuestas parten de premisas muy similares, ya que quieren ofrecer una experiencia hogareña en un espacio singular. De esta manera, el interior combina grandes prestaciones con el respeto por la historia del edificio. En este caso, la historia de la persona que lo proyectó y lo habitó por primera vez.

Para hablar de la figura de Sagnier, hay que entender la huella que ha dejado en la Ciudad Condal. Son su prolífica obra en Barcelona, su estilo ecléctico y la importancia de su época a nivel arquitectónico lo que lo han convertido en un icono. Al fin y al cabo, sus creaciones se pueden observar en edificios tan emblemáticos como el templo del Tibidabo, el Palau de Justícia, la Nova Duana o las casas Pascual i Pons.

Hotel Casa Sagnier

Esa es la razón por la que se considera que Enric Sagnier es el arquitecto con mayor número de construcciones en la ciudad. También, uno de los más importantes de la época modernista, junto a Gaudí, Puig i Cadafalch y Domènech i Montaner. Hasta tal punto, que su legado fue reconocido por el Ayuntamiento de Barcelona, que ha creado oficialmente la Ruta Sagnier en el año 2009.

Transformando la vivienda familiar

El Hotel Casa Sagnier ocupa el edificio que el arquitecto construyó como vivienda familiar y estudio de arquitectura en 1892. Originalmente se llamaba «Casa Dolors Vidal de Sagnier» en honor a su esposa. En él, pudo dar rienda suelta a su creatividad en el diseño de interiores, que todavía se puede disfrutar intacta en estos momentos.

Entre sus paredes pudo combinar elementos de estilo gótico con diferentes esculturas ornamentales, entre las que destacan los medallones del remate, atribuibles a Francesc Pastor. También, la imagen de la Inmaculada Concepción en la esquina con el pasaje del mismo nombre, obra de Josep Llimona.

Hotel Casa Sagnier

Una tribuna con grandes ventanales domina los dos pisos superiores. No era algo muy usual en la época, ya que habitualmente se situaba en la planta principal para destacar el edificio y ofrecer privacidad. Después, en el año 1906, se le añadió también la tribuna de la planta principal. Tras muchos años de uso como conjunto de viviendas, el edificio se convirtió en hotel en el año 2008. Ahora se ha restaurado para devolverle su carácter original.

Una respetuosa reforma

La reforma respeta la edificación original. Se ha centrado en un conjunto de intervenciones sutiles que generan una calidez sobria. La idea no ha sido reproducir de forma fiel la casa de Sagnier. Lo que se buscaba era crear un espacio atemporal con detalles que reflejan el estilo modernista. Por ese motivo, el diseño gráfico del proyecto se ha encargado a Pablo Juncadella del estudio Mucho.

Casa Sagnier sigue el mismo modelo del Primero Primera. El concepto es el de un hotel boutique con personalidad y ubicado en un edificio con historia. Así se ofrece un trato cercano y hogareño, abierto a visitantes y a residentes, que satisface todas las exigencias de un establecimiento de categoría cinco estrellas. Con esta idea en mente, se ha trabajado de forma similar a la de aquella época, cuando profesionales de distintas disciplinas aportaban oficio y creatividad a los proyectos.

Hotel Casa Sagnier

En la reforma hay guiños al trabajo artesanal, tan importante en aquel periodo. Por ejemplo, la decoración de la planta baja se inspira en el modernismo. Así, cuenta con murales de Laura Torroba, textiles, ilustraciones, objetos, mapas y materiales que evocan el taller de un arquitecto. Además, la familia Sagnier ha cedido su archivo de fotos familiares.

Por otro lado, el conjunto se ha trabajado como una composición abierta, a la que se podrán incorporar objetos con el tiempo. El interiorismo muestra ahora la acumulación de la historia personal de un hogar. Lo hace dentro de un ambiente contemporáneo, en el que hay un cierto toque extravagante en las mezclas. Cuenta con elementos disonantes que acaban armonizando y que hacen que el visitante se pregunte si lo que está viendo pertenece a la casa original o si se ha incorporado recientemente.

Descubriendo el hotel Casa Sagnier

El hotel Casa Sagnier cuenta en total con 51 habitaciones distribuidas en un edificio de 7 plantas. De ellas, 6 son suites. El alojamiento se orienta hacia la Rambla de Catalunya y conecta a través de sus grandes ventanales con el Passatge de la Concepció, una pequeña calle con encanto que se ha convertido en un enclave gastronómico de Barcelona.

Al acceder a la puerta de entrada, el espacio se abre hacia ambos lados, dejando la recepción en el centro. A la izquierda se encuentra la zona bar del restaurante Cafè de l’Arquitecte, que cuenta con una amplia barra. Ofrece vistas hacia el pasaje y una carta de sabores mediterráneos. Su interiorismo, de estilo sobrio y delicado, está caracterizado por la reinterpretación contemporánea de las obras del arquitecto barcelonés.

Hotel Casa Sagnier

Después, a la derecha queda la zona salón del restaurante. Es una acogedora sala de estar con chimenea, biblioteca y mesas que ofrece un clima hogareño. La tipología de la fachada ha permitido crear una galería frontal que actúa como un escaparate volcado hacia la rambla y permite observar el ambiente callejero. Mientras, la recepción se encuentra resguardada en el espacio central de la entrada, en una zona más privada que da acceso a las habitaciones.

Las obras y el interiorismo corren a cargo de Federico Turull de Turull Sørensen arquitectos, quien ha dotado al hotel de un aire acogedor. Mientras, el estudio Elefante, con Eva Balart y Juan Carballido, ha creado las instalaciones artísticas que evocan a Sagnier, como el espectacular retrato del arquitecto realizado con sellos que preside la chimenea. También, el mural con fotos antiguas que decoran el bar. El proyecto ha contado además con el asesoramiento de las interioristas Núria Pérez-Sala y Estrella Salietti.

Hotel Casa Sagnier

Respecto a las habitaciones, se han reformado en tonos blancos y negros, con suelos de madera y alfombras. De esta forma, la clásica moqueta ha quedado reservada para los pasillos. El conjunto se ha trabajado con materiales nobles y naturales, reciclables, tejidos naturales y acústicos. A su vez encontramos piezas de mármol originales que se conservan aún con cicatrices. En cuanto a la iluminación, se ha trabajado un concepto escénico que compartimenta los espacios, siendo un elemento más del mobiliario.

Imágenes cedidas: Rafael Vargas