jordi-cuenca interiorista y CEO de la firma Verum Hotel Development

En la nueva era pos-COVID-19, la arquitectura interior en hostelería deberá aportar no sólo estética, experiencia y confort, sino también tendrá que ser capaz de aunar diseño, tecnología y seguridad.

El interiorismo y el proceso creativo en los hoteles puede continuar siendo “muy similar al que conocemos”, afirma el interiorista y CEO de la firma Verum Hotel Development, Jordi Cuenca, con numerosos proyectos de interiorismo hotelero a sus espaldas, como el hotel Amáre Ibiza,el Hotel Maravilla Palace o el Hotel Atocha Tapestry by Hilton.

Jordi Cuenca analiza en detalle las mejoras que tendrán que acometer los establecimientos hoteleros para superar el periodo poscoronavirus, cuya inversión no es de carácter efímero, sino que aportará un plus sanitario al equipamiento hotelero, que se amortizará en los próximos años y que tanto huéspedes como personal del establecimiento apreciarán y valorarán.

En este nuevo escenario, la tecnología y la automatización serán las dos vencedoras de la nueva década. “Estamos frente a la revolución tecnológica y esto se plasmará en el turismo y el diseño interior”, asegura Jordi Cuenca.

Estas mejoras imprescindibles para afrontar con éxito los próximos años en los establecimientos hoteleros se resumen según el experto en una fórmula imprescindible a aplicar: distanciamiento prudente – purificación – limpieza – tecnología.

Distancia y protección

Los establecimientos hoteleros de nueva construcción deberán plantearse a partir de ahora con dimensiones más amplias, evitando la especulación de los espacios y facilitando el prudente distanciamiento entre clientes.

Habrá que procurar una protección más cómoda y estética para el personal del hotel, mediante pantallas transparentes por ejemplo en lugar de mascarillas si tenemos un local con aire esterilizado.

Deberán realizarse algunos cambios operativos y de distribución en las zonas de lounge, restaurantes y piscinas exteriores. El desayuno en el restaurante ya no será un buffet de autoservicio, sino que se convertirá en un gran Show Cooking, o se servirá como hace algún tiempo, en la mesa. La distancia, obligará a esponjar mesas en la sala y se promocionará el desayuno en la habitación.

La utilización de mamparas de diseño de policarbonato, separadoras de ambiente o de utilización individual ayudarán a estar con tranquilidad en el lounge y zonas de estar, tomando una copa o consultando un PC.

Los accesos controlados y los sistemas de detección de temperaturas nos darán un primer parámetro para poder controlar la situación de nuestro hotel; cómo acceden nuestros visitantes, con qué temperatura corporal, cómo circulan nuestros empleados o cómo lo hacen nuestros proveedores.

mejoras hoteleras poscoronavirus

Purificación

Se reducirán los techos con instalaciones abiertas; considerando y aplicando nuevos materiales constructivos biocidas, e instalando en el clima elementos de purificación, que en muchos casos ya se utilizan en los proyectos de agroalimentación u hospitalarios.

Será importante implementar sistemas de esterilización del aire o medios estables de desinfección, para evitar que las bacterias y los virus puedan permanecer en suspensión. En este sentido es aconsejable aplicar en los sistemas de climatización centralizada del hotel la ionización de plasma frío, que protegerá activamente el ambiente.

Para instalaciones de menor envergadura, hoteles de menor dimensión, o espacios más reducidos y no centralizados, los equipos que producen radicales hidróxilos (OH) esterilizarán activamente el aire aportando la misma seguridad.

Estéticamente, los diseños hoteleros no necesariamente deberán ser distintos a los proyectados hasta ahora. “Los interioristas podremos proyectar todavía con libertad”, asegura Cuenca, aunque explica que la tendencia será la simplificación de líneas, eliminando excesivos barroquismos formales.

Limpieza

La inteligencia artificial, el reconocimiento facial o los sistemas inteligentes de acceso y aperturas facilitarán la labor del empresario hotelero, pudiendo sustituir parte del contacto físico que se realizaba normalmente.

Los accesos automatizados, para evitar la recepción o la apertura de puertas, que ya vienen siendo normales en las instalaciones de marcas punteras o grandes hoteles, serán habituales en todo tipo de establecimientos hoteleros.

En el diseño de los espacios, los especialistas deberemos tener en cuenta a partir de ahora, la posible instalación de sistemas de luz ultravioleta UV-C integrados sobre todo en espacios semiabiertos, donde los sistemas de esterilización del aire pueden no ser tan eficaces. Ayudarán a la desinfección, de forma automatizada, siempre sin presencia de personal, en los tiempos de limpieza nocturnos. Sistemas que pueden aplicarse igualmente a espacios internos de servicio, almacenes y cocinas, y que en otros casos pueden ser portátiles.

Por su parte, solo se emplearán sistemas de ozono en espacios vacíos, en concentraciones altas indicadas para desinfección. Pueden ser válidos en caso de no disponer de otros sistemas de esterilización del aire para desinfección de baños o habitaciones, dejando sin utilizar el espacio durante al menos una hora posteriormente.

Los materiales con tratamientos biocidas que nos ofrece la industria aceleran la fotocatálisis para oxidar sustancias orgánicas e inorgánicas y convertirlas en inofensivas, por tanto serán otra herramienta de trabajo para ambientes sanos. En un futuro próximo, serán indispensables para obtener certificaciones de calidad.

Tecnología

Es aconsejable utilizar pavimentos y revestimientos cerámicos, fabricados con cerámica fotocatalítica (TiO2) con componentes antibacterianos, mitigadores también de olores. La utilización de pavimentos especiales para ambientes hospitalarios puede ayudar en zonas de servicio, baños, vestidores o cocinas.

En cuanto a pinturas, destacar aquellas que ayudan a eliminar partículas nocivas y bacterias en las paredes y facilitan la purificación del aire. Podemos aplicar barnices o capas de recubrimiento translúcido sobre maderas y otros materiales, que eliminen virus y patógenos.

Aun pareciendo difícil, encontraremos tejidos con tratamientos anti bactericidas que oxiden las moléculas nocivas. Los textiles, como plaids o cortinas en habitaciones, serán capaces de eliminar los virus o bacterias que puedan depositarse sobre ellos, con tecnología Shield Plus.

Por último, en los ambientes de piscinas diseñaremos elementos separadores para provocar los distanciamientos entre tumbonas y extremaremos los procesos de saneamiento habituales, realzando controles de PH cada hora para mantener el nivel de cloro adecuado.

En definitiva, el interiorismo y el proceso creativo en los hoteles pueden continuar siendo muy similares a lo que conocemos si se implementan parte de los sistemas expuestos. En gran parte de hoteles existentes estas modificaciones podrán ser implementadas con facilidad y sin gran impacto, “para que el huésped mantenga su experiencia hotelera de ocio, relax o negocio como lo realizaba antes de esta crisis y con seguridad” concluye Jordi Cuenca.

2 COMENTARIOS