Kawneer

A pesar de que ya estamos en octubre, con un otoño cada vez más patente, los consumidores se resisten a olvidar el verano y, con ello, a renunciar a esas mañanas, tardes o noches comiendo, tomando café, un zumo o una copa al aire libre, o practicando natación en un hotel o un gimnasio. Algo que también afecta de forma negativa a los negocios de hostelería y restauración, ya que esos espacios quedan durante meses inutilizados. Kawneer propone seis ideas para sacar provecho de estos espacios sea cual sea la época del año.

Instalar una veranda

Con esta instalación, comenzarás a notar beneficios a corto y medio plazo. Las verandas hacen que nos quedemos con lo mejor de los espacios exteriores, como la brisa y el movimiento del aire, o la luz diurna, y desechemos lo más adverso, como las inclemencias meteorológicas, las temperaturas muy frías o la incidencia solar muy fuerte.

Tradición vanguardista en azulejos y baldosas

Una vez hayas instalado tu veranda es momento de dar el toque de interiorismo que lo haga lo más atractivo y confortable posible. La propuesta engloba un tipo de azulejos y baldosas, que valen tanto para los suelos y paredes de un restaurante o una cafetería, como para los bordillos y suelos que enmarcan y rodean una piscina. Son aquellos de diseños vintage y tradicionales de las zonas mediterráneas.

Un mobiliario contrastado

Combinar mobiliario de exterior y de interior, así como distintos materiales, nos parece todo un acierto. Te proponemos la siguiente ecuación: bancos corridos que ocupen toda la pared, combinados con sillas de aire más industrial. Unos bancos que bien pueden ser de textiles, o bien de piedra o de madera, mientras que las sillas sean de materiales metálicos, como hierro o aluminio. El contraste entre varios tonos de un mismo color da un aporte más que interesante. ¿Y para una piscina? Tumbonas con formas sinuosas o hamacas de madera, combinadas con mesitas de acabados limpios y minimalistas de materiales distintos a la madera.

No subestimes el poder de los textiles

Para dar dinamismo a estos espacios, elige el mismo modelo de cojines con distintos tejidos, estampados o colores, y que también contrasten con el mueble sobre el que lo coloquemos. Los cojines, además, aportarán ese toque chill-out que harán de tu veranda el espacio más deseado de tu negocio.

La magia de la luz

La combinación de materiales hace más interesantes y equilibradas las composiciones. Para los espacios de restauración, Kawneer propone  que en la iluminación se empleen lámparas de caña o fibra; de día visten muchísimo, y dan un toque exótico, y de noche generan formas de luces y sombras que dan un punto calidez y magia a los entornos.Para espacios como piscinas recomiendan aplicaciones led que emitan una luz tenue que invite al relax.

El toque vegetal final

Textiles, cañas, madera… para completar la ecuación y aportar el toque romántico o exótico final, coloca flores frescas en las mesas, o plantas tropicales en grandes macetas en el suelo.