El edificio en el que la obra se llevó a cabo

La cerámica de Keraben ha sido la elegida para el cambio de aspecto de un edificio situado en el barrio del Antiguo en la ciudad de San Sebastián. Las condiciones climatológicas de la zona y el paso de los años –la construcción del edificio se llevó a cabo en los años 50– hacían necesaria una rehabilitación de la parte visible del inmueble para que el aspecto del mismo fuese acorde a las demás construcciones de la zona.
En la remodelación del edificio se utilizaron más de 500 m² de baldosas cerámicas de Keraben pertenecientes a la colección Lava, en formato 100×50 y colores beige y grafito. El arquitecto Íñigo Arizpeleta y el gerente de la empresa Augar, José Luis Ausín, fueron los encargados de la selección de los materiales. Además, durante a obra también se instalaron dos ascensores cuyos casetones daban a la fachada, por lo que la combinación de los colores utilizados dio un plus estético al edificio.