La época más prospera en ventas del año se aproxima a pasos agigantados. La Navidad está ya a las puertas; por ese motivo, numerosas campañas navideñas están o se pondrán en marcha en pocos días, y la diferenciación es clave. ¿Cómo lograrla? Trabajando en todos los ámbitos, sin olvidar que “tiene que entrar por los ojos”; y la iluminación juega un papel fundamental.
Los managers trabajan por atraer a la mayor cantidad de clientes potenciales posibles y convertirlos en clientes finales. Conseguir que se acerquen, entren  y terminen comprando puede lograrse ofreciendo una experiencia única de compra o consumo en un entorno atractivo con un diseño creativo, en definitiva, creando efectos. El proyector PT-JW130GBE de Panasonic logra una experiencia única ofreciendo una video-iluminación dinámica, flexible y portátil. Debido a su instalación sencilla y los impresionantes efectos que logran crearse de forma económica, IP+D ofrece a sus clientes esta novedosa forma de decoración, para que tanto restaurantes, tiendas  hasta hoteles, ofrezcan una experiencia inigualable y se diferencien en la temporada más importante para las ventas del año, tan solo invirtiendo en iluminación, puesto que puede lograr que los clientes recomienden, hablen de la empresa, y además, finalicen la compra. 
Distintas estrategias 360o se ponen en marcha para incentivar las ventas durante este periodo. Trabajar en el escaparatismo y decoración del establecimiento es esencial y básico para atraer la atención del público. Pero en la actualidad, el consumidor no sólo exige el producto o servicio que la empresa ofrece, quiere más: vivir experiencias únicas.