img-compliance-gestion-hotel

El área de riesgos y cumplimiento, comúnmente llamado Risk & Compliance, conforman un área de la gestión hotelera imprescindible para una gestión segura en todas las cuestiones que conciernen a la empresa.

El área de Riesgos define y establece las bases y funcionamiento del sistema de gestión de riesgos del hotel, siguiendo los principios y pautas establecidas en en la política de riesgos.

Este área trabaja a la vez con el departamente de Compliance, o cumplimiento, que tiene como responsabilidad implementar los procedimientos que aseguren el cumplimiento normativo en la cultura de empresa.

Te explicamos cómo se lleva a cabo el trabajo del área de Compliance dentro de un hotel, y por qué su propósito es imprescindible para evitar y prevenir conflictos legales.

Cómo trabaja el departamento de Compliance en un hotel

El departamento de Compliance permite a los hoteles, a través de procedimientos adecuados, detectar el incumplimiento de las obligaciones regulatorias.

A su vez, permite mitigar los riesgos de sanciones y las pérdidas que genere dicho incumplimiento. Entendemos por riesgo de cumplimiento todas las sanciones legales, normativas, perdida financiera, material o reputación.

De manera detallada, se puede decir que el departamento de Compliance de un hotel lleva a cabo las siguientes funciones y tareas:

  • Asesoramiento: implementar estructuras de equipo que interioricen los procesos de cumplimiento e identificación de riesgos.
  • Identificación: se identifican los riesgos a los que se encuentra expuesto el hotel o grupo hotelero u organización para asesorar al equipo.
  • Prevención: diseñar e implementar acciones para proteger a la empresa hotelera de los riesgos a los cuales esta se puede encontrar expuesta.
  • Monitorización: análisis sobre la eficacia de la estructura de control frente a la exposición a riesgos.
  • Resolución: resolver todo tipo de dificultades de riesgo y cumplimiento según se vayan desarrollando.

¿Cómo funciona el sistema regulatorio en el sector hotelero?

Para analizar la complejidad de este sistema de regulación, Jose Ángel, Compliance Officer de Meliá Hotels International, explica que «si ponemos como ejemplo España, y nos centramos únicamente en lo que a turismo se refiere, vemos que no existe una ley estatal que regule la promoción y la ordenación de la actividad turística a nivel nacional.

Sin embargo, sí nos encontramos diversas leyes autonómicas que regulan el turismo, tantas como Comunidades Autónomas, cada una de las cuales atendiendo a las diferentes particularidades de las regiones en las que se aplica, siendo por tanto muy diferentes entre sí.»

En cuanto a legislación y normativa a la que debe ceñirse todo hotel por regulación legal, José Ángel añade «los hoteles están sujetos por una parte a legislación sobre los edificios, por lo tanto tienen que cumplir con la normativa contraincendios, higiene, edificación, fachadas, licencias, parking, piscinas, seguridad, y un largo etc. Y por otra parte obviamente han de acatar las normativas laborales, fiscales, protección de datos, salud alimentaria, calidad, etc.»

Para hablar de la temporalidad y el valor que cobra el departamento de Compliance en la gestión hotelera, el Compliance Officer de Meliá Hotels explica que «Disponer de un modelo de compliance no es una opción sino casi una obligación tanto a nivel nacional (no sólo porque el Código Penal lo establezca como requisito atenuante o eximente) como internacional, ya que cada vez es más habitual encontrarnos con requisitos de compliance en procesos de due dilligence, o incluso en concursos públicos.»

¿Qué es el sistema Tone at the top?

Tone at the top es el término que define la gestión empresarial poniendo el enfoque en el compromiso en cuanto a ética y honestidad de los líderes y directivos del grupo hotelero. Por esta razón, es el área encargada de establecer el entorno cultural y sus valores corporativos.

La función del sistema Tone at the top es regirse a la ética y la integridad desde la propia dirección, de forma que el equipo integre estos mismos valores. Si el hotel no lo muestra con firmeza, los empleados no tendrán estos valores como referencia, porque sentirán que la conducta ética no es importante dentro de la empresa.

José Ángel Martínez, Compliance Officer en Meliá Hotels International, señala «el éxito de un sistema de cumplimiento, indiscutiblemente, pasa por lo que se denomina Tone at the top, es decir, por tener el apoyo y la implicación al más alto nivel dentro de la organización.

En nuestro caso concreto, contamos con el apoyo del Consejo de Administración que a través de la Comisión de Auditoría y Cumplimiento hace un seguimiento periódico del sistema de cumplimiento, y por supuesto tenemos el apoyo del Comité Ejecutivo»


Fuente: World Compliance Association

Imágenes cedidas: phc-vector