El baño tiene que adaptarse a las circunstancias individuales de cada huésped, también a las necesidades de las familias con niños. En el caso de los más pequeños, este espacio tiene que ser especialmente funcional para que la hora de la ducha sea divertida, cómoda y segura.

La empresa Duscholux, firma pionera de fabricación de mamparas de ducha y baño, cuenta con soluciones para conseguir que el baño esté adaptado para cumplir con las necesidades de todos los miembros de la familia, también durante las vacaciones.

La adaptabilidad es un aspecto fundamental del baño del que hacen uso los más pequeños: el espacio tiene que ser polivalente y servir de lugar de relajación para adultos y zona de diversión para los más pequeños.

Duscholux presenta con estos baños la propuesta de adaptar el aseo de los hoteles a todas las realidades, un lugar donde los niños se sientan como en casa durante sus vacaciones.

Qué debe tener un baño para niños

La firma Duscholux presenta una colección especialmente pensada para adaptar los baños a las necesidades de los más pequeños: la serie Duscho Familia. Además, nos dan algunas claves para hacer este espacio de aseo más amigable para los niños.

Mampara versátil y ergonómica

Evitar que el agua de la ducha salga y moje el suelo es, en ocasiones, un reto cuando se trata de bañar a un niño. Es por ello que las mamparas tienen que ofrecer las posibilidades para evitarlo. En este sentido, la opción a valorar es la de una mampara fraccionable y abatible, en la que un adulto pueda ayudar en la hora del baño con la garantía de que el agua se mantendrá en el espacio de la ducha.

Conviene recordar que la mampara puede ser, además de un elemento práctico para padres y niños, un objeto de decoración en sí mismo capaz de adaptarse al propio estilo del alojamiento.

Un espacio divertido

La mayoría de adultos darían lo que fuera por hacer de esta estancia un templo de relajación. Los niños, en cambio, buscan en él un refugio para desconectar como mejor saben hacerlo: jugando.

Ni sofisticado ni elegante, para un niño, un baño acogedor es un baño divertido. A partir de ahí, mobiliario, pintura, iluminación, revestimientos y accesorios ofrecen un amplio abanico de posibilidades, tanto como para ellos como para estilizar el alojamiento.

A todo color

Los colores neutros no son aburridos, pero lo cierto es que el color es un gran estímulo para los niños. Lo divertido no está reñido con la elegancia y el color también aporta un toque exclusivo.

Para estos casos, la firma cuenta con cristales mateados y semimateados que a elección según la personalidad del hotel. Otra opción sería la impresión digital aplicada en el interior del cristal. El sellado con un segundo vidrio garantiza la total protección de la pintura.

Y si de darle color a la estancia se trata, la serie D3 Fly20 de la firma ofrece la posibilidad de personalizar el vidrio al gusto de los más pequeños con pinturas DECO. Y si aún así falta color, la serie D3 Basic20 Deco cuenta con una amplia oferta cromática que se completa con la opción más atrevida y divertida, la de la serie D3 Art20: en 7 colores lisos distintos e infinitas combinaciones.

Seguridad

Tendencias, estilos y gustos cambian, pero no los criterios para escoger la mampara más adecuada. Duscholux recuerda que las mamparas para niños tienen que ser prácticas, resistentes, seguras y muy estables. Por eso, mejor si es de cristal templado, más sólido que el vidrio normal, y con un grosor de mínimo 6 mm, ya que, a mayor grosor del vidrio, mayor estabilidad. En los modelos D3 Basic20 y D3 Art20 el vidrio securizado es de 8mm, y en la serie D3 Fly20 es de 10 mm.

Además, es importante que las mamparas garanticen la máxima estanqueidad para pararle los pies a las salpicaduras de agua y a los chapoteos, así como para conservar la temperatura.

Si bien es cierto que la diversión y la comodidad son características fundamentales en los baños adaptados a niños, no se puede perder de vista la importancia de la seguridad a la hora del baño.

El espacio tiene que estar adaptado para evitar resbalones, caídas o golpes. Poder ayudar a los niños desde fuera de la ducha sin mojarse es una ventaja, pero es necesario contar con otras medidas de seguridad como alfombrillas antideslizantes, una pequeña bañera para los bebés o un asiento para más mayores, como el asiento de ducha Duscho-SITZ.

Decoración para la personalidad del hotel

Que un baño esté adaptado para niños no va reñido con que tenga un diseño moderno. Para ello, la propuesta es seguir las tendencias con colores claros que evoquen la naturaleza: grises como las piedras, marrones como madera o verdes, integrados perfectamente con la personalidad de cualquier hotel.

El baño es un espacio para el disfrute de todos; un espacio adaptado a poder jugar y disfrutar de los baños largos, pero adaptado y relajante también para los adultos: se trata de un espacio que cobra especial valor cuando estamos fuera de casa, y puede determinar la decisión de escoger uno u otro alojamiento en el proceso de reserva.