programa fidelización huésped business mice viajes negocios

Continuando con su trabajo en favor del sector del business travel en España, Gebta y Braintrust han realizado un estudio cualitativo que pone de relieve que el ritmo de reactivación de los viajes de negocios sigue siendo lento, y que la recuperación de los volúmenes de actividad previos a la pandemia tardará al menos dos o tres años en alcanzarse.

Ritmo lento de recuperación

El estudio ha analizado las distintas variables económicas que afectan a los viajes corporativos en el actual contexto de la COVID–19, y la evolución del sector en estos últimos meses.

Si bien los desplazamientos profesionales han experimentado una mejoría notable desde la caída experimentada durante la primera fase de la crisis sanitaria -en los que se registraron caídas de más del 95%-, los niveles de actividad a finales de septiembre seguían muy por debajo de las magnitudes previas a la pandemia y se movían, en su conjunto, en torno al 30% de los registrados en el mismo período del ejercicio anterior.

Las proyecciones de este informe estiman, además, que a finales del ejercicio 2020 los niveles de actividad estarán todavía por debajo del 50% de los que se alcanzaron el año anterior. Según el estudio, serán precisos un mínimo de dos o tres años para volver a estos mismos niveles. Al cierre del ejercicio 2019, el volumen de inversión en viajes de negocios por parte de las empresas españolas alcanzó los 12.800 millones de euros, algo más del 1% del PIB total de España.

De igual forma, el informe revela que la recuperación se dará a distintas velocidades, comenzando en el último tramo del año 2020 y los primeros meses del próximo año con la reactivación del tráfico nacional, para posteriormente a lo largo del 2021 recuperar los viajes europeos e internacionales y los primeros atisbos del segmento MICE, para consolidarse en el año 2022, y recuperar los niveles previos a la pandemia en 2023.

tendencias simplificación-viajes-de-negocios

Las PYMES españolas, las más viajeras durante la crisis

El estudio identifica igualmente los sectores económicos más activos durante la pandemia y los cambios registrados a raíz de su irrupción. En este sentido, el documento constata que a diferencia de la composición del gasto registrada en 2019, en el que el 45% de la inversión total correspondía al 2,4% de las empresas españolas de mayor tamaño, el 43% a las compañías con una facturación entre uno y 50 millones de euros (43%) y el 11% restante a las empresas de menor tamaño, en 2020 serían las pymes quienes estarían generando mayor volumen de viajes, con algunas salvedades en función de los sectores de actividad.

Las diferencias identificadas serían fundamentalmente imputables a la aplicación, por parte de las grandes corporaciones, de políticas más restrictivas en materia de desplazamientos y a una mayor dependencia de los mercados internacionales, en particular de los mercados de largo radio. Las pequeñas y medianas compañías, más centradas, por lo general, en los mercados domésticos y de proximidad, estarían aplicando políticas de viaje más flexibles y siendo menos restrictivas en materia de desplazamientos profesionales.

Las primeras industrias en viajar serán aquellas que han sido las beneficiadas en esta crisis como Farma, Alimentación, E-Commerce, Distribución o Telco, seguidas de Industria, Agricultura, Logística, Seguros, mientras que, como era de esperar, las más tardías serán Banca, Retail, Ocio y Turismo.

En cuanto a la velocidad de recuperación por tipos de viaje, los de carácter comercial serán los primeros, luego los viajes intra-compañía, formación y pequeñas reuniones, siendo los grandes eventos los últimos en aparecer debido a los factores que la pandemia restringe con mayor calado, la movilidad y la interacción entre personas.

La crisis genera cambios en los hábitos de las empresas

El documento de Gebta y Braintrust ilustra los cambios que las empresas van a experimentar en los próximos tiempos, fruto no solo del impacto de la crisis actual, sino de la aceleración de las tendencias que ya se venían apuntando previamente, y entre las cuales convendría destacar la búsqueda continua del retorno de cada euro gastado, la esencialidad de los viajes, la digitalización como una forma de competitividad, o el cuidado del empleado y la protección del medio ambiente.

El actual contexto de la COVID–19, ha acelerado otros procesos en las empresas como la relocalización de las cadenas de suministro, y ha originado otros problemas como las tensiones económicas o el desplome de la demanda, provocando como consecuencia una caída muy significativa del volumen de viajes. En este nuevo escenario el futuro se decanta con total claridad hacia un modelo en el que la tecnología tendrá un elevado nivel de implantación y la mayoría de los procesos estarían integrados.

En este marco, Gebta y Braintrust abordan con realismo y optimismo las estrategias de adaptación del sector a las necesidades del nuevo escenario, con la finalidad de garantizar el adecuado servicio a la demanda y a su vez la sostenibilidad de los modelos de negocio.

viajes de negocios

El papel de las agencias de viajes

La investigación muestra que, aunque el tamaño del mercado decrecerá durante los próximos años, las agencias verán aumentar su cuota pasando del 40% del total de los viajes de  empresa en España a más del 50%, restándole negocio a las OTAs y a la venta directa.

Este hecho se debe fundamentalmente al valor que las agencias han demostrado desde que empezó la crisis, gestionando localizaciones de viajeros y posteriores repatriaciones, trabajando intensamente en cambios y reembolsos de los proveedores finales, que, de otra forma hubiera sido difícil realizar, poniendo al cliente en el centro de sus actividades.

Todas las empresas reconocen este valor de las agencias, que en tiempos de riesgo e incertidumbre cobran un papel más relevante que nunca, evidenciando que la mejor opción para optimizar la partida de inversión en viajes y garantizar la seguridad y comodidad de los viajeros, es ponerlos en manos de especialistas en vez de aventurarse por sí mismas con los proveedores directamente o a través de agencias con menor nivel de preparación y especialización.

Nueva concentración de la industria

Por último, el estudio adelanta lo que ya es sabido, que toda crisis genera oportunidades, y aunque dará paso a la desaparición de muchas empresas del sector y la concentración de otras en aras de salir reforzados y saneados, también verá nacer otras empresas y otros modelos más adaptados a la realidad de los próximos años, porque ya nada volverá a ser igual, y donde las nuevas generaciones coparán los puestos de responsabilidad migrando a modelos mucho más digitales, por lo que la plena omnicanalidad será ya un deber y no una necesidad.

La caída de ingresos, la pérdida paulatina de rentabilidad, los problemas de liquidez y las dificultades de los modelos de negocio a corto, medio y largo plazo serán los detonantes de los próximos acontecimientos que veremos en la industria de los viajes de negocios en todo el mundo.

Imágenes cedidas: ENVATO, Studio 72/Shutterstock

2 COMENTARIOS