Una cama nido, un escritorio y un armario a medida son los tres elementos indispensables para amueblar una habitación infantil. Así lo explica el fabricante de mobiliario Tegar.

La marca interiorista explica cómo debe organizarse una habitación infantil: debe incluir una buena cama, y también otra para invitar a un amigo a dormir; una zona para jugar, estudiar y leer; y por supuesto, espacios adecuados para el almacenamiento de ropa y juguetes.

Aunque las dimensiones de las habitaciones infantiles no suelen ser especialmente amplios, con un diseño a medida puede adaptarse para aprovechar generosamente el espacio.

No importa lo complicada que sea la arquitectura interior, siempre hay una solución para hacer funcionales y atractivas las habitaciones de los niños.

Aprovechar el espacio en una habitación para niños

El mobiliario estructurado con la máxima funcionalidad pasa por aprovechar el espacio, incluyendo el que se encuentra bajo la cama que, en las habitaciones infantiles, es un espacio prácticamente imprescindible.

También existen otras soluciones de mobiliario, como complementar la cama existente con otra abatible. Cuando no está en uso, ocupa muy poco espacio. Por la noche, tan solo estirando de una maneta, podemos desplegar la cama.

Por otra parte, las literas abatibles son las preferidas en habitaciones donde hay poco espacio. Cuando están cerradas ocupan poco menos que cualquier armario y permiten disponer de toda la habitación para otros usos.

Este tipo de camas se abren rápidamente y ofrecen descanso para dos personas, lo que suma un fuerte punto a favor sobre esta opción. No obstante, tanto cama abatible, cama nido o litera son todas grandes opciones para incorporar en una habitación diseñada para niños.

¿Es importante el escritorio en una habitación infantil?

Las opciones de escritorios, especialmente en espacios más reducidos, pueden resolverse con un tablero anclado en la pared, hecho a medida y valorando la longitud disponible.

Otra solución que también es práctica en habitaciones especialmente pequeñas es incluir un cajón integrado en un armario que se abre y hace de escritorio o, lo que en apariencia es un módulo decorativo colgado en la pared, se puede abatir y se convierte en una mesa ideal para estudiar o trabajar.

Armarios para habitaciones infantiles

El hueco inutilizado que queda bajo una escalera o ese rincón de difícil aprovechamiento en una buhardilla, por ejemplo, pueden ser el espacio ideal para colocar armarios a medida, que puedan ajustarse al milímetro al espacio disponible.

El catálogo del fabricante Tegar dispone de modelos que se adaptan incluso a desniveles e inclinaciones, ganando espacio de almacenaje para ropa, zapatos, juguetes, etc.

¿Por qué adaptar una habitación infantil en el hotel?

Las familias con niños valoran que el espacio sea cómodo para los más pequeños: igual que adaptar el baño a los niños ofrece tranquilidad para estos viajeros, una habitación donde los más pequeños se sentirán como en casa también es un factor de gran valor.

Por otro lado, muchos viajes escolares se organizan teniendo en cuenta las comodidades con las que cuenta el alojamiento para este grupo de edad. Contar con estas comodidades en la habitación, pensadas especialmente para pequeños, también puede ser un incentivo para atraer más huéspedes.

Imágenes cedidas: Tegar