intención compra viajeros-playa-costas-vacaciones

¿Qué es lo que más gusta y lo que menos a los españoles de las vacaciones? ¿Cuáles son sus mayores miedos y alegrías? Cuando viajamos por ocio, ya sea en verano, o en cualquier otra época del año, lo que realmente nos hace felices a los españoles tiene que ver con el deseo de descubrir nuevos lugares, con sentirse libres y con poder estar acompañados de la gente a la que se quiere. Así lo ponen de manifiesto los participantes en una encuesta realizada a los viajeros de Rumbo.es en este 2022.

Para el 26% de los españoles encuestados, por aquello de que el viaje empieza cuando lo planeas, la parte favorita de las vacaciones es “investigar sobre el destino”.

En este año clave, en el que por fin se han abierto la mayor parte de las fronteras en los cinco continentes, casi el 50% de los encuestados señala la posibilidad de “Disfrutar de/Experimentar nuevos lugares” como lo que más felicidad les aporta en sus vacaciones, incluso por delante de “Estar con la gente que amo” (42%), lo que puede sorprender dado lo proclives a viajar en familia que somos los españoles.

«Sentirse libre»

También la posibilidad de no estar sujetos a horarios, a reuniones o viajes de trabajo y disponer del propio tiempo para hacer lo que se quiera lleva a que los encuestados subrayen “Sentirse libre” (43%) como el segundo mejor placer de las vacaciones.

Ya en destino, sea nacional o internacional, los viajeros españoles tan aficionados al buen comer y al buen beber, mencionan entre las vivencias positivas que incrementan la alegría en sus días de descanso: “Comer en los restaurantes locales” (34%).

Estos resultados varían ligeramente cuando echamos un vistazo a las respuestas de otros ciudadanos europeos. Para los franceses y alemanes, lo que les hace más feliz a la hora de viajar es “Dedicarse tiempo a uno mismo y relajarse” (50% y 53% respectivamente), mientras que los ingleses reúnen el porcentaje más alto en la opción “Estar con la gente que amo” (47%) ylos italianos se debaten entre “Estar con la gente que amo” y “Sentirse libre” (43% en ambos casos).

El miedo a ponerse enfermo

Aunque en general prima lo positivo sobre lo negativo en tiempo de vacaciones, para los viajeros de Rumbo.es, hay algunas circunstancias que pueden convertir los días de ocio en un verdadero fiasco:

“Ponerse enfermo el primer día” es el aspecto que más preocupa al 32% de los españoles encuestados, a quienes inquieta que cualquier circunstancia que tenga que ver con la salud pueda modificar sus planes y arruinar sus vacaciones. Este obstáculo en el camino también se convierte en la máxima preocupación para los viajeros franceses y alemanes (33% y 31% respectivamente).

Y para un país en el que las relaciones sociales son tan importantes, otro hecho que puede alterar el ánimo y las vacaciones que se prometían ideales es “Pelearse con un ser querido o con una persona del grupo” (20%). Sabemos que elegir con quién se viaja es un aspecto fundamental para el éxito, no siempre llevarnos bien con alguien en el día a día es sinónimo de poder viajar juntos y eso es algo que, lamentablemente, se puede averiguar demasiado tarde.

“Perder el vuelo” es otra de las situaciones que también preocupa a algunos de los encuestados (17%), quienes se plantean lo frustrante que resultaría quedarse en tierra mientras el avión en el cual deberían estar se dirige al destino deseado. También lo es “No tener suficiente protector solar”, mencionado por el 15% de los encuestados de Rumbo.es conocedores del gran error de subestimar el poder del astro rey. Algo tan inocente como disfrutar durante horas al aire libre, la playa o la piscina a pleno sol, sin utilizar el protector adecuadamente, se puede transformar en todo un problema, y si no que se lo pregunten a nuestros vecinos ingleses, que marcan esta opción como el principal fail y hándicap de las vacaciones (16%).

Probar cosas diferentes

Cuando viajamos estamos predispuestos a hacer cosas diferentes, conocer gente nueva, vivir más intensamente. Estamos de buen humor y nos resulta más fácil sentir un flechazo, pero enamorarse en unas vacaciones de alguien con quien en realidad solo se coincide unos días -o unas horas- es una apuesta que puede resultar arriesgada. La propia aventura de embarcarse con un desconocido en un affaire de verano explica que “Un romance de vacaciones fallido” sea, para el 12% de los consultados, una de las situaciones que puedan dar al traste con unas vacaciones ideales.

Y si nos subimos a un avión, la encuesta también recoge qué es lo que menos toleran los españoles en un vuelo. Lo que menos se soporta es «estar cerca de un bebé que llora» (24%) seguido de «sentarse al lado de alguien que ronque» (22%) o que el compañero de asiento sea una persona que «hable demasiado» (18%) o cuyo «perfume sea demasiado fuerte» (11%).

Imágenes cedidas: Envato