El sector hotelero se moviliza por Ucrania

Toda la industria de los viajes está muy pendiente de lo que ocurre entre Rusia y Ucrania. El conflicto tendrá un impacto indudable en el turismo. Pero, más allá de eso, una cuestión humanitaria ha movido al sector hotelero, que ahora se moviliza por Ucrania a través de diversas iniciativas.

CEHAT pone camas a disposición de los refugiados

Una de las principales acciones es que la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) está movilizando al sector hotelero para poner camas a disposición de los refugiados ucranianos en España. La patronal hotelera ha puesto en marcha esta iniciativa con el objetivo de ayudar a aquellas personas que se han visto obligadas a dejar su país tras el estallido de la guerra.

Para ello, ha analizado el número de habitaciones disponibles a tal efecto. También ha solicitado a través de sus asociaciones miembro la máxima prioridad y agilidad en la gestión de este asunto. Quieren ofrecer una respuesta ágil, coordinada y acorde a las necesidades del momento.

Jorge Marichal, presidente de CEHAT, explica que «el sector turístico ha demostrado con creces su solidaridad en numerosas ocasiones». Por eso, quieren facilitar al máximo la labor de acogida de refugiados para «minimizar, en la medida de lo posible, el sufrimiento de los afectados por el conflicto».

«Por tanto, en este momento de emergencia humanitaria y a pesar del delicado momento que atraviesa nuestro sector, la patronal no quiere quedarse al margen y hará todo lo posible para ofrecer un servicio acorde con las necesidades que vayan apareciendo», ha explicado. De ahí que estén coordinando la labor de acogida con la esperanza de servir de ayuda, al menos hasta que el Gobierno determine una adecuada solución para estas personas.

AEDH se suma a la ayuda

Desde la Asociación Española de Directores y Directivos Hotel, quieren aportar su apoyo a los refugiados ucranianos. Ante sus necesidades, consideran que es su «deber moral y humano, ayudarles en lo que mejor sabemos hacer y generar hospitalidad«. Es lo que ha asegurado Manuel Vegas Lara, presidente del la AEDH.

Es por ello que ha realizado un llamamiento a todos los directores de hoteles. Ya sean asociados o no, solicita su ayuda en nombre del pueblo de Ucrania. La idea es que cedan habitaciones para albergar a aquellas personas que están huyendo del conflicto bélico. Consideran que se trata de «una pequeña aportación para una gran causa humanitaria».

Para sumarse a la iniciativa, solo hay que mandar un mail a la dirección de correo info@aedh.es en el que se indique el número de habitaciones que se pude aportar, la duración de la estancia y los servicios que se incluyen.

El turismo demuestra su solidaridad

Debido a la actual coyuntura, desde Turismo Solidario 2020 han pensado que «es el momento de actuar de nuevo» y de volver a unirse, como lo hicieron con el inicio de la pandemia. Esta plataforma nacida a raíz de la situación generada por la aparición de la Covid-19 se ha puesto en marcha otra vez para hacer frente a la guerra.

Consideran que no se trata de un conflicto lejano. «Esto es algo que, a un sector tocado, a mundo tocado, puede terminar de desestabilizarlo» explican en su comunicado. Por eso, aunque todavía no tienen líneas de actuación claras, aseguran que necesitan empezar a movilizarse.

Entre sus primeras iniciativas se encuentra la de compartir una imagen en redes con el hashtag #TurismoContraLaGuerra, para mostrar la oposición al enfrentamiento y apoyar a quienes tienen que vivir esta terrible situación. Además, en sus perfiles en redes sociales difunden otras campañas similares que se están llevando a cabo.

Airbnb se convierte en un punto de ayuda

Además de los propios trabajadores del sector, los viajeros están llevando a cabo acciones que utilizan los recursos turísticos para ayudar. De esta manera, hay usuarios particulares que están solicitando alquileres en Ucrania a través de Airbnb con la idea de que el dinero de la reserva ayude a los habitantes del país.

La iniciativa que comenzó en redes sociales ha crecido muy rápido. También algunos famosos han sumado esfuerzos en esta dirección. La actriz Mila Kunis, de origen ucraniano, ha puesto en marcha una campaña de recogida de fondos destinados a que Flexport.org y Airbnb.org sigan acogiendo gente.

Por su parte, la propia plataforma de alquiler ha eliminado las tarifas en los alquileres para permitir que toda la inversión de las reservas para ayudar vaya destinada a los dueños. También se ha movilizado para ofrecer a más de 100.000 personas refugiadas alojamiento gratuito, como ha confirmado el propio Brian Chesky en Twitter.

Sigue el bloqueo a Rusia

Junto a lo que acabamos de ver Airbnb se ha retirado de Rusia y de Bielorrusia por ahora. Al suspender su actividad en la zona, muestra su desacuerdo con la forma de actuar de Putin. No es la única compañía que se ha sumado al bloqueo, ya que este está teniendo lugar desde distintos sectores y partes del mundo.

En el caso de Expedia Group, ha dejado de ofrecer viajes hacia y desde Rusia, así como de ofertar alquileres en el país. En un comunicado oficial explican que lo hacen en respuesta a los recientes actos y en apoyo a las sanciones impuestas por los gobiernos de distintos países. Sin embargo, de momento ninguna otra compañía del sector hotelero que apoye a Ucrania ha tomado medidas tan contundentes. Booking.com ha sido la última en sumarse y también ha cancelado sus servicios en Rusia y Bielorrusia.

Posiblemente en los próximos días sigamos viendo las medidas que se adoptan desde la industria turística. Ya sea para echar una mano a las víctimas directas de esta situación o para hacer frente a las consecuencias que puede tener el conflicto en Ucrania en el propio sector hotelero.

Imágenes cedidas: Diana Vyshniakova en Unsplash

2 COMENTARIOS