La ley contra la especulación inmobiliaria afectará a Ámsterdam

Algo está cambiando en Europa. Con el sector turístico siendo un motor económico tan importante, parece que la situación de los alquileres turísticos empieza a ser una preocupación real que va a regularse. O esa es la conclusión que podemos extraer tras la implementación de la ley contra la especulación inmobiliaria en Ámsterdam.

En la capital de los Países Bajos, a partir del próximo 1 de abril, la compra de bienes inmuebles se va a controlar con mayor dureza. De esta forma, quien se haga con una vivienda con un valor oficial de hasta 512.000 euros, tendrá que vivir durante los cuatro años siguientes a la compra en ella, antes de poder alquilarla.

Una manera de proteger la vivienda

Según lo que ha asegurado la propia ciudad, esta propuesta sirve para proteger al 60% de las viviendas en propiedad, de manera que no caigan en manos de grandes inversores. ¿La razón? Que consideran que «las casas se construyen para ganarse la vida, no con fines de lucro».

Según el concejal de vivienda, Jakob Wedemeijer, una de cada tres viviendas de la ciudad pertenece a inversores privados. Con estas medidas, por tanto, quieren hacer frente a la situación del alquiler, que ronda una media de 1.466 euros al mes, y permitir la compra de quienes tengan rentas medias.

No es la primera ley en esta línea que se implanta en la ciudad. En 2022, Ámsterdam ya incluyó un régimen de residencia obligatoria para viviendas de obra nueva. Entre los puntos clave de dicha reforma, se recogía en el contrato de arrendamiento la prohibición de alquilar.

Por supuesto, estos cambios también tendrán un impacto directo en los apartamentos que se usan como pisos turísticos, ilegales en muchos casos. En este contexto, cabe preguntarse cómo puede afectar esta medida a la industria hotelera, en especial si se extiende a otras ciudades.

La situación en España

El mercado del arrendamiento ha visto crecer sus precios en 2021 en toda Europa. Según los datos recogidos por el índice internacional de HousingAnywhere, los precios se han disparado, también en España.

Así, Barcelona ha experimentado un alza en el precio del alquiler de apartamentos del 5,98% trimestral y del 9,64% anual, mientras que en Madrid este último dato sube al 14,24% si lo comparamos con diciembre de 2020.

Una de las razones por las que se ha producido este aumento en todo el continente es precisamente el aumento del stock de aquellos alojamientos destinados al alquiler vacacional a corto plazo. En cuanto se han ido levantando las restricciones y el turismo ha vuelto a reactivarse, muchas viviendas han vuelto al mercado con este objetivo.

Por eso, según Fotocasa, el 62% de las viviendas turísticas que se pasaron al alquiler residencial han vuelto a dedicarse al alquiler vacacional año y medio después de la irrupción de la crisis sanitaria.

Al mismo tiempo, el año pasado se produjo un descenso del 0,8% en el interés por este tipo de alojamientos por parte de turistas extranjeros, que ahora prefieren más que nunca hacer noche en hoteles. Es lo que establece la Frontur publicada por el INE.

Barcelona ejemplifica lo que está por venir

Como hemos comentado, la situación de los alquileres también influye directamente en el sector hotelero y de apartamentos turísticos. En este sentido, Barcelona se ha convertido en la ciudad que ha encabezado los cambios respecto a este tipo de prácticas, por lo que debemos fijarnos en ella para entender cómo pueden afectar medidas como la ley contra la especulación inmobiliaria de Ámsterdam a nuestro país.

En agosto, la Generalitat aprobó un polémico decreto, que admitía las habitaciones compartidas como una nueva modalidad de alojamiento turístico, siempre que el alquiler fuese menor a un mes de duración. Sobre esto se han pronunciado figuras relevantes del sector, como hace Jordi Clos, presidente del Grupo Derby Hotels Collection y del Gremi d’Hotels de Barcelona, en esta entrevista con TecnoHotel.

Además, en la Ciudad Condal, el Tribunal Supremo ha dado la razón a Airbnb a la hora de permitir contar en su web con anuncios de pisos turísticos que no consten en el registro de viviendas turísticas de Cataluña.

Por otro lado, se ha prohibido la apertura de nuevos hoteles en el centro urbano mediante el Plan Especial Urbanístico de Alojamiento Turístico (Peuat), que impide tanto la construcción de nuevos edificios como la reconversión de espacios históricos en estas zonas. Es decir, que la situación es compleja y todavía queda mucho camino por definir.

El futuro del alquiler vacacional

La medida de regulación de Ámsterdam se discutirá el 9 de febrero y se votará una semana después en el concejo municipal. Si todo va según lo previsto, a comienzos de abril ya se pondrá en marcha.

De llegar una propuesta similar a España, se estima que la mitad de la compra de viviendas en nuestro país no podría realizarse. El motivo es que casi la mitad de los inmuebles que se dieron de alta en el catastro entre 2008 y 2020 pertenecían a empresas, que además ya contaban con más de ocho alojamientos a su nombre, según recoge el Ministerio de Hacienda y Función Pública.

Por tanto, tendremos que esperar primero para descubrir cómo afectará la ley contra la especulación inmobiliaria a la ciudad neerlandesa y, segundo, para ver si se expande a otros destinos y países.

Imágenes cedidas: Piotr Chrobot en Unsplash, Kaspars Upmanis en Unsplash