Diego Calvo es uno de los hoteleros de moda en nuestro país. No cabe duda de que lleva ocho años haciendo las cosas bien y los resultados están ahí. Fue entonces, en 2013, cuando abrió su primer hotel conceptual en Ibiza, el Santos y con ello comenzó un proyecto conocido como Concept Hotel Group.

Desde entonces, ha abierto cinco hoteles más y tiene el séptimo en construcción, la joya de la corona, que ya ha sido bautizado como Grand Paradiso. En TecnoHotel Forum dio algunas pinceladas sobre su éxito y explicó cómo concibe estos hoteles conceptuales, desde que adquiere el edificio hasta que lo pone a disposición de un público deseoso de vivir experiencias únicas e irrepetibles.

«Damos la misma importancia al diseño y al concepto que a la parte de gestión hotelera», reconoció al comenzar su ponencia. El hotelero siempre ha pensado únicamente en los servicios, las instalaciones y el personal, «pero se dejaba un poco de lado el diseño y el concepto, algo que cada vez es más importante en el mundo hotelero», reconoce.

¿Cómo nace un hotel conceptual?

Diego Calvo dio algunas claves a la hora de poner en marcha uno de sus hoteles. «Primero preparamos un briefing más genérico y luego otro más al detalle. Y con ese nos sentamos con interioristas y arquitectos para llevar a la realidad el proyecto».

Y a partir de ahí, presupuesto de ejecución y presupuesto de obras hasta que llega el momento de abrir el hotel. Unas obras que, de media, duran en torno a siete meses (teniendo en cuenta que todos los hoteles de Concept Hotel son boutique y de unas 80 habitaciones). «Después llega lo más importante: dotar de alma al hotel; dotarlo de contenido», afirma.

Tras esta introducción, repasó cómo deciden en torno a los colores («veraniegos, pero con tonos pastel»), el grafismo («un Art Decó más clásico») o las fachadas («siempre muy potentes»).

grand paradiso concept hotel group

Pero en Concept Hotel no se deja ni un detalle al libre albedrío. «En el lobby, eliminamos el mostrador. Siempre me ha parecido muy frío. Por eso, colocamos butacas, sofás… queremos que la llegada sea mucho más cómoda», cuenta Diego Calvo. Todo se mide al milímetro, desde el ascensor hasta la piscina, pasando, obviamente, por las habitaciones.

«En Grand Paradiso, los embajadores de la marca van a ser directores de cine y videoclips. Las tres grandes suites van a estar dedicadas a Pedro Almodóvar, David Lynch y Wes Anderson», anticipa. Y cuando el huésped ponga la tarjeta de la electricidad, diferente material de estos artistas se proyectará en bucle sobre el cabecero de la cama. Aunque habrá más, pues el hotel cuenta con un cine de estilo clásico con 30 butacas.

Galería de imágenes

El elemento rompedor

En todos los hoteles de Concept Hotel hay un elemento rompedor que genera ‘efecto wow’ en los huéspedes. «Es ese elemento que, cada vez que lo ves, te hace revivir tu experiencia en nuestros hoteles», reconoce. Si en el Romeo’s es una capilla donde los huéspedes pueden celebrar bodas exprés o en el Paradiso es una habitación acristalada en el hall donde puedes pasar una noche gratis, en el Grand Paradiso va a ser un cadillac reconvertido en jacuzzi.

Santos, el primer hotel

Se abrió en 2013. A nivel concepto, las habitaciones se nombraron con nombre de estrellas musicales que habían tenido una experiencia con Ibiza. «Explicamos la historia de Eric Clapton, que tuvo un naufragio a pocos kilómetros de la isla; o de Nico, de Velvet Underground, que murió en Ibiza en un accidente de bici», narra. Y en torno a esa historia, se crea el storytelling de cada habitación.

Tropicana

«Hemos creado un mundo tropical alrededor de este hotel», cuenta Diego. Gira en torno al mundo del cóctel; cada habitación tiene el nombre de un cóctel y se acompañada de la coctelera y los ingredientes para poder prepararlo. En el check out, además, dan 5 pesetas para que el huésped ponga en el tocadiscos la canción de despedida que le apetezca.

Dorado

Este hotel cuenta con muy pocas habitaciones, pero cada una de ellas tiene el nombre de una canción que ha sido disco de oro. «Excepto la de mi amigo Loquillo, pero él es embajador de este hotel», reconoce Diego.

Así que en las habitaciones puedes encontrar desde la nevera Marshall al tocadiscos. «Cuando entras, empieza a sonar la canción que da nombre a la habitación y hasta la ducha tiene forma de micro por si te apetece cantar», cuenta.

Cubanito

Uno de los hoteles más elegantes de Concept Hotel. «Parece que estás en La Habana de los años 50», reconoce Calvo. Tienen un Cadillac en la entrada que es toda una pieza de museo. En la azotea organizan clases de salsa, música en directo cubana…

Concept-Hotel-Group-cubanito

Paradiso

Como decíamos anteriormente, más allá de su impactante diseño, destaca la Zero Suite, una habitación en el lobby que te regala una noche a cambio de que te puedan ver desde el exterior. Pero es mucho más que eso, pues también hay galería de arte, estudio de tatuajes… «El objetivo es generar valor y buscar la diferenciación».

Romeo’s

Es el último hotel que abrieron. «El más divertido de todos», asegura. Está inspirado en los moteles románticos de Ruta 66.

Todas las habitaciones dan a la piscina y todas llevan el nombre de una parada de esta famosa ruta estadounidense. «En cada habitación está enmarcada la foto del motel más característico de esa parada», cuenta. Y también está la capilla: «Ya hemos hecho más de 15 bodas exprés este año, por lo que sacamos un rendimiento aparte que va directo al GOP».

Romeo's-concept-hotel-01