workations teletrabajar en apartamentos oficinas

Este mes de septiembre, las empresas españolas afrontan la vuelta a la oficina y la consecuente adaptación de los espacios de trabajo tras la pandemia. El pasado ejercicio se caracterizó por los nuevos modelos de teletrabajo combinados con el auge de la digitalización laboral. En este sentido, el 80% de los trabajadores prefiere la oficina al teletrabajo, al menos tres días por semana, según la CBRE.

La denominada “nueva normalidad” obliga a las compañías y a los trabajadores a la continua adaptación de sus métodos de trabajo y requiere la máxima flexibilidad en la rutina laboral. Así, la consultora Hexagone asegura que el 87% de las empresas recuperará la presencialidad en septiembre.

Con la intención que las empresas y los trabajadores estén preparados para reactivar de la forma más eficiente su negocio y puedan afrontar los retos de la presencialidad, la boutique de Recursos Humanos S&You, especializada en la selección de perfiles Executive, presenta los cinco retos empresariales para septiembre:

1. Flexibilizar el modelo híbrido

Muchas empresas han optado por realizar turnos de trabajo para evitar la acumulación de personas en las instalaciones. Esta realidad ha dificultado las conexiones sociales entre los trabajadores y ha provocado conflictos entre los equipos por falta de comunicación personal. Por ello se recomienda volver a las oficinas de una forma consciente para buscar entornos colaborativos, sin tener que llegar a la presencialidad total.

2. Conseguir reuniones productivas con el equipo

Con una parte del equipo trabajando en remoto y otros en la oficina, los trabajadores que teletrabajan han podido llegar a sentirse excluidos en la toma de decisiones del resto de trabajadores que asistían a las instalaciones. En este sentido, debemos de buscar un entorno suficientemente transparente y colaborativo para que nadie se sienta excluido.

3. Afrontar las entrevistas de trabajo presenciales

Las empresas deben adaptar los procesos de reclutamiento a la nueva normalidad. Con la vuelta a la presencialidad, regresan las entrevistas de trabajo cara a cara, siendo primordial contar con protocolos de seguridad adecuados para garantizar la seguridad de todos los presentes. Aunque las entrevistas telemáticas son la opción preferida para muchas empresas, existen determinados puestos de trabajo que requieren de la presencia física.

4. Apostar por la salud mental de los trabajadores

Tanto la vuelta a la oficina como trabajar a distancia suponen un deterioro de la salud mental del trabajador. Muchas empresas optan por garantizar apoyo psicológico a sus trabajadores para garantizar una mejor adaptación y conseguir su máximo rendimiento. Según datos en el COVID-19 Global Impact elaborado por Cigna, el 55% de los trabajadores pide más apoyo en cuestiones de salud mental.

5. Potenciar las actividades de cohesión de equipo

La vuelta a la presencialidad nos da la oportunidad de volver a cohesionar a los equipos, realizando sesiones y actividades conjuntas. Han pasado muchos meses durante los cuales no se ha podido compartir actividades fuera de nuestro entorno laboral y nuestros objetivos operativos. ¡Es hora de pasarlo bien!

Según Imma Arjona, Manager de S&You, “la nueva normalidad en el trabajo va a requerir ser más flexible que nunca, gestionar las emociones de volver a estar todos juntos, dedicar tiempo a que los equipos vuelvan a trabajar codo a codo y continuar un camino ya iniciado hacía el teletrabajo”.

Imágenes cedidas: XPS en Unsplash