respirae purificadores aire

Cuando se cumple un año desde que se detectaran los primeros casos de coronavirus en España, ya se va conociendo cuáles son los mayores riesgos de contagio. Así, se estima que el 75% se produce a través de aerosoles, partículas inferiores a 100 micras de diámetro que pueden quedar suspendidas en el aire durante horas.

Pese a las diversas medidas que han adoptado las autoridades (limitación de aforo, mascarilla, distancia de seguridad…), la posibilidad de contagio sigue existiendo. Si bien es cierto que las nuevas vacunas han conseguido tasas de eficacia de hasta el 95%, un porcentaje muy superior a otras (la de la gripe, por ejemplo, suele ser del 40%-60%), ninguna es efectiva al 100%. Así, que un 5% de la población pueda seguir transmitiendo la enfermedad ya justifica el mantener algunas medidas en activo (lavado de manos, purificación del aire en interiores, uso de mascarilla según la actividad y entorno…).

Purificadores de aire, un elemento importante

Una de las soluciones para salvaguardar eficazmente la salud son los purificadores de aire como Respirae, que se han convertido en un elemento muy importante para la restauración y la hostelería al minimizar de manera efectiva el contagio tanto para clientes como para trabajadores, no solo por coronavirus, sino también por el resto de microorganismos infecciosos que pueden derivar en enfermedades.

Diseñado específicamente durante la pandemia de Covid-19, Respirae es un purificador desinfectante que mediante luz ultravioleta UV-C (sin filtros y sin ozono) destruye virus, bacterias, hongos y demás microorganismos patógenos existentes en el aire.

Está recomendado para todo tipo de espacios, como oficinas, hoteles, consultas, comercios, bares, restaurantes, aulas, gimnasios…. Tiene un área de actuación de 50 metros cuadrados, con una eficacia superior al 99,99%, que ha sido testada y certificada por el Departamento de Inmunología, Microbiología y Parasitología de la Facultad de Medicina y Enfermería de la Universidad del País Vasco/EHU.

Tecnología de última generación, fabricada en España

Respirae, división de bioseguridad de la corporación vasca Arregui, funciona con luz ultravioleta de onda corta (UV-C) para destruir virus del tamaño del coronavirus (0,12 micras). El aparato dispone de una tecnología limpia y segura que puede utilizarse en presencia de personas, animales o plantas, ya que la luz ultravioleta no se irradia al exterior del dispositivo, por lo que no es dañina para los seres vivos.

A diferencia de los purificadores de filtros (como HEPA, carbón activo…), que capturan físicamente los contaminantes y necesitan renovarse cada ciertos meses, los purificadores de aire con luz ultravioleta eliminan los contaminantes y no requieren mantenimiento. Por su parte, los generadores de ozono eliminan los contaminantes del aire, pero deben ser utilizados por profesionales, al tratarse de una sustancia química peligrosa que no puede usarse en presencia de personas.

Eficaz, económico y decorativo

La lámpara UV-C de Respirae tiene una duración estimada de 9.000 horas, lo que equivale a entre 3 y 4 años funcionando de manera continua en horario habitual de comercio o restaurante. Pasado este tiempo solo es necesario cambiar la lámpara. Al carecer de filtros, no requiere de mantenimiento y se evita el gasto periódico en sustitución de filtros cada pocos meses.

Es muy fácil de usar, ya que cuenta con un único botón de encendido y apagado en la parte trasera. El led del frontal se ilumina para indicar que está operativo. Al mismo tiempo, su diseño minimalista y el hecho de estar disponible en tres acabados (blanco, negro, madera) permite integrarlo fácilmente en cualquier decoración.