rusticae hoteles rurales con encanto

El daño que puede sufrir el turismo rural puede ser irreversible si persisten las restricciones de movilidad. Isabel Llorens, fundadora de Rusticae, muestra así su preocupación por la manera en la que la imposibilidad de moverse entre comunidades e incluso entre provincias y poblaciones, está afectando a los establecimientos que forman parte de este sello de calidad.

“Somos conscientes de la importancia de preservar la salud ante todo, pero creemos firmemente que esto es perfectamente compatible con la continuidad de nuestra actividad”, explica Llorens, que recuerda que el turismo responsable y respetuoso que promueve Rusticae no ha sido foco de ninguno de los rebrotes.

“Todo lo contrario, se ha demostrado que nuestros hoteles no solo están cumpliendo de manera exhaustiva todas las medidas de seguridad, sino que han hecho importantes inversiones para cumplir con todos los requisitos y han demostrado que son lugares seguros”, señala.

Aunque no hay obligación de cerrar los establecimientos hoteleros no es viable que continúen abiertos. “Esa es la paradoja de toda esta situación. Qué sentido tiene mantener abierto un hotel de diez habitaciones en una población de mil habitantes que sufre un cierre perimetral”, se pregunta la fundadora de Rusticae.

turismo rural en España

Una situación muy complicada

La preocupación de Rusticae “no solo tiene que ver con salvar la temporada, ni siquiera el nefasto año que padecemos. Nuestro miedo es que esta situación provoque un retroceso en los logros que el turismo en este país ha conseguido durante los últimos años”.
A pesar de ello, su postura frente a esta crisis sanitaria siempre siempre ha sido esperanzadora y positiva, y tiene claro que este tipo de turismo tiene más sentido ahora que nunca.

La fundadora de Rusticae pone como ejemplo de buen hacer a las islas Canarias, que han establecido protocolos específicos para que el turismo pueda seguir siendo el motor de su economía. “Por ello entendemos que está justificado y es razonable que se apliquen estas mismas medidas accesibles y asequibles, mientras existan las restricciones de movilidad, para salvar al turismo de proximidad, que tanta riqueza y valor genera en su entorno más cercano”.

Para Llorens, viajar tiene un efecto terapéutico. Además, “en estos momentos es más necesario que nunca” y para hacerlo con seguridad se deben establecer protocolos similares a los de Canarias, así como todo lo que sea necesario para que el turismo no se pare y vuelva a generar riqueza, porque es una actividad primordial para que muchas regiones inicien su recuperación”, concluye Isabel Llorens.

Imágenes cedidas: Shutterstock.com