mesa turismo reuniones eventos Londres Brexit Big Ben fattal hotel
Wikipedia

El Gobierno español ha elaborado sus planes para enfrentar las consecuencias negativas que se derivarían de un Brexit sin acuerdo, posibilidad cada día más probable, y la Mesa del Turismo quiere que el sector conozca en detalle las medidas previstas por el Ejecutivo.
“Sería deseable que el sector turístico español tuviera un conocimiento detallado de las medidas que está previsto que se adopten en campos, no ya solo tan estratégicos como la conectividad aérea, sino también en otros susceptibles de crear graves problemas tanto operativos como de imagen, como el control de fronteras, la asistencia sanitaria a los viajeros británicos, el roaming telefónico o el régimen aplicable a los animales de compañía”, explica Germán Porras Olalla, secretario general de la Mesa del Turismo.
Asimismo, la Mesa del Turismo sugiere que el Gobierno lleve a cabo en paralelo una campaña de comunicación, más que de publicidad, dirigida tanto a los clientes finales como a los profesionales del sector británico, orientada a que los turistas británicos -principal mercado emisor de turismo hacia nuestro país-, sepan que sus viajes a España seguirán estando libre de dificultades.
“A los más de 28 millones de turistas británicos que nos visitan no hay que convencerles de cuán atractivos son los destinos españoles, sino de que España ha hecho todo lo posible para que su viaje a nuestro país vaya a seguir siendo tan fácil y libre de trabas como antes del Brexit”, añade el portavoz de la agrupación empresarial.

Creciente preocupación entre los empresarios

La preocupación en el sector turístico va en aumento ante la amenaza cada vez más probable de un Brexit sin acuerdo. Las últimas reuniones mantenidas por la Embajada británica con representantes de distintos sectores de la economía española apuntan a que el Gobierno británico es consciente de la situación y de que las medidas de emergencia para evitar el colapso en el movimiento de bienes serán insuficientes para atajar los problemas que sobrevendrán a la economía británica. Así lo confirma un informe oficial que el Gobierno británico ha publicado por exigencia de su Parlamento.
Por otra parte, en esas reuniones también se ha puesto de manifiesto otra cuestión que preocupa a los empresarios turísticos: que las medidas de emergencia previstas frente al Brexit se refieren a las relaciones comerciales de mercancías, no de servicios.
Gran Bretaña alega como razón que Bruselas no quiere discutir sobre el sector servicios -donde se incluye la actividad turística-. Y ante esta problemática la Mesa del Turismo está viendo confirmados sus temores, reiteradamente manifestados, de que en las negociaciones entre el Reino Unido y la Unión Europea el turismo está recibiendo un tratamiento subordinado frente a otros sectores.