De los mejores hay que aprender, captar y asimilar cosas, detalles y técnicas. Siempre es interesante ver como portales de la talla de Booking, Expedia y otros más, lanzan nuevas herramientas, modifican sus modelos, adaptan la oferta al mercado o incluso, marcan tendencias nuevas. Lo hemos visto ahora, por ejemplo, que la “moda” son los comparadores de precio como TripAdvisor, Trivago y Google Hotel Finder. Pues de todo esto hay que aprender, adaptarse y, tal vez, ¡desmarcarse!
Es decir, si algo funciona, ¿por qué no probarlo? Y al revés, si algo no vende, ¿por qué insistir? Sigo encontrando muchos hoteles que ofrecen precios más convenientes en los portales de reservas que en su propio motor, o que incluso ofrecen un trato mejor a los clientes que entran de los portales antes que a los directos, para que les dejen mejor reseña en el apartado de comentarios del portal…¿Cómo se ha llegado a este punto?
Sigo viendo que muchos alojamientos sólo hacen la guerra en cuanto a posicionamiento de tarifas. O sea, si mi vecino baja el precio, pues lo pongo un poco más barato y me llevo a los clientes. ¿Y dónde está el valor añadido? Ya sé que el turismo de masa lo que hace es… masificar, pero vamos, ¡un poco de fantasía! Pensemos (todos juntos) en trabajar la calidad, ofertar algo diferente, completar la oferta, etc.
Un ejemplo puede ser la venta de paquetes directamente desde la página web. Es decir, si el cliente clásico hace una búsqueda para ir a visitar una ciudad, por ejemplo Barcelona o Madrid o incluso un pueblo puede que encuentre el alojamiento en los portales o en los metabuscadores, pero puede que (y espero sean siempre más) entre en la página web oficial del hotel. Bien, allí tiene que tener un motor de reservas que le ofrezca de forma clara, habitaciones y demás servicios con fórmulas atractivas, incluso describiendo con imágenes y completando una sección dedicada y exclusiva de cada oferta.
En este sentido hemos decidido crear una página Demo de como “sentimos” que podría ser esta oferta complementaria, adaptando de forma simpática el Señor de los Anillos a una oferta supuestamente atractiva de alojamiento. Me gustaría fijar la atención en algunos puntos como las secciones “habitaciones” y “paquetes” que pueden llevar a resultados de reservas en 1-click o como mucho 2-click, estilo Amazon. Además de promocionar algo realmente diferente. Obviamente, los comentarios son muy apreciados. ¡Y las criticas también!
Imagen Valor añadido vía Shutterstock

6 COMENTARIOS

  1. Completamente de acuerdo. Los hoteleros somos conscientes que páginas como Booking han aprendido a fidelizar a nuestros propios clientes mucho mejor que nosotros mismos, ofreciéndoles descuentos y promociones que en algunos casos, y de manera completamente inexplicable, nosotros decidimos no ofrecer.
    En los tiempos que corren, la paridad de precios con las OTAS no es un arma que nos suponga ninguna ventaja competitiva ya que, la facilidad de estas en los procesos de reserva, la posibilidad de comparar tarifas y el dinero que invierten en publicidad (algo inasumible para la mayoría de hoteles) las convierte en el canal predilecto de la mayoría de los clientes.
    ¿NUESTRA ALTERNATIVA? Diferenciarnos a través del servicio y los valores añadidos. No nos queda otra opción que aprender a identificar a esos clientes que siguen recurriendo a nuestro canal directo y fidelizarlos con las herramientas que tenemos a nuestro alcance: parking gratuito, buenas vistas, descuentos en consumo interno, tarjetas de fidelización…

  2. El “problema” radica en la veracidad de dichos paquetes….es decir,
    ……..realmente la suma de dichos valores añadidos las hacen con los precio reales???
    Cuando las plataformas online hacen sus paquetes (ej.: AD+Parking+Late c/o, etc…) suelen inflar, y mucho, dichos precios, ya que los usuarios no suelen ir a la web oficial a comparar cada unos de los precios y ver cuanto realmente le sale.
    Las plataformas, sabiendo esto, se aprovechan de la confianza de los clientes, diseñando paquetes con precios inflados, a los que les aplicarán descuentos llamativos haciendo los paquetes aun más atractivos.
    Si esta práctica se dilata a muchas plataformas y en el tiempo, se puede llegar a devaluar el producto en si, que en este caso sería “el hotel” y a la larga perjudicar al hotel en sus ventas directas donde proponga sus propios paquetes.
    Por lo que, controlar la paridad en dichas propuestas, sería muy interesante y necesaria si no se quiere llegar a incurrir en perdidas futuras.
    Nacho (CEO Purandalucia)