Apenas dos años después de unir su destino al sistema operativo móvil de Microsoft, la alianza entre Nokia y Windows Phone queda completamente en manos del gigante tecnológico norteamericano, que ha comprado la división de móviles del en otros tiempos dominador de los terminales móviles, hasta la irrupción del iPhone y sus competidores equipados con Android (Samsung principalmente).
Nokia se centrará en su parte de negocio orientada a redes de comunicación y sistemas de navegación. No en vano, el pasado 30 de agosto anunciaba el lanzamiento de un nuevo producto para coches, Here Auto, una nueva herramienta integrada en el navegador del coche que funciona offline, pero que conectada a la red ofrece actualizaciones en tiempo real sobre previsiones meteorológicas y de tráfico.
El montante de la compra de la división de móviles de Nokia por parte de Microsoft asciende a 5.440 millones de euros, una cantidad relativamente humilde si pensamos en la dimensión del volumen de negocio de Nokia en su pasado más glorioso.
Falta conocer cómo enfocará Microsoft esta nueva faceta, partiendo con clara desventaja sobre los modelos equipados con iOS o Android.
Fuente: Reuters