comunicación ética sostenibilidad

La comunicación externa en empresas turísticas suele asociarse a transmitir el valor de adquirir un producto o servicio que la empresa ofrece. En ocasiones asociamos una comunicación efectiva con la acción directamente relacionada con la venta. Pero no. La comunicación es mucho más que eso. La comunicación externa en empresas turísticas son las palabras que determinan la personalidad y los valores de la empresa.

Por eso, la ética debe de incorporarse en la comunicación de aquellas empresas que quieran establecer una relación duradera con el cliente potencial  y busquen una conexión con el receptor. La comunicación ética profundiza en la creación de la identidad propia de una marca.

Las empresas turísticas tienen la gran capacidad de inspirar a los clientes potenciales que quieren disfrutar sus vacaciones en un destino.

El estudio de Emotion Matters afirma que las tácticas de marketing y comunicación poco éticas y agresivas pueden hacer sentir ansiedad, enfado y hasta tristeza a las personas. Sin embargo, el turista busca en sus vacaciones momentos de respiro, de relajación, de contacto con el entorno, de aprendizaje… Por eso, a través de la comunicación debemos preguntarnos, ¿cómo queremos hacer sentir a nuestros huéspedes potenciales?

A través de la comunicación ética podemos dar personalidad a nuestra marca y mostrar cómo viajar de un modo más sostenible puede crear valor a nuestro entorno.

Este tipo de comunicación puede llevarse a cabo a través de diferentes canales: las redes sociales, la publicidad, las newsletter, el blog, las llamadas telefónicas… Cada uno dirigido a su propia audiencia. Pero la esencia de la comunicación debe ser la misma.

Busca lo que te hace único

Los viajeros buscan algo más que lo estándar. Los destinos y las empresas turísticas tienen una personalidad propia. Pregunta a tus compañeros, trabajadores o proveedores sobre qué hace única a tu organización. Seguro que te llevas una sorpresa.

Una vez detectes cómo te ven los demás entenderás cómo el público percibe a tu organización a través de la comunicación. ¿Identificas a tu empresa con cómo quiere ser vista? Llegados a este punto es hora de trabajar en la personalidad de tu marca. Identifica los principales rasgos y los valores empresariales. Sé coherente con las acciones de tu organización.

La comunicación ética escucha antes de comunicar. Sé cercano y empatiza con tu audiencia. ¿Qué temas les interesan? ¿Cuál es el tono de voz que más conecta con ellos? ¿Cómo quieres hacerles sentir?… Estas y otras muchas preguntas más son las que te debes preguntar a la hora de trabajar en la personalidad de tu marca.

Enseña y mueve la curiosidad

La comunicación es la mayor herramienta de concienciación. Por eso, la comunicación ética debe de ir más allá de mostrar las características de un producto o servicio. La comunicación ética busca enseñar, concienciar, crear curiosidad y, si es posible, aportar un valor al conjunto de la sociedad.

Por eso, desde tu empresa turística debes hacerte la pregunta, ¿qué podemos ofrecer a otras personas que les pueda aportar valor?

El funcionamiento de las medidas de eficiencia del hotel, las características de biodiversidad del destino, alguna palabra que aproxime al visitante con el local, las peculiaridades de las materias primas de la región o cómo cocinar un plato típico… pueden despertar la atención  y conectar con los clientes potenciales. La identidad de la empresa irá directamente ligada a cómo se comunica, por eso, muestra una faceta más íntima y personal de la que se puede encontrar en los catálogos de viaje.

Utiliza elementos visuales únicos

Las imágenes que mostramos en nuestros canales de comunicación son el reflejo de cómo vemos el mundo. Todos identificamos la foto perfecta de una playa de arena, de una habitación del hotel, de una terraza junto a la montaña… pero, ¿por qué siempre mostrar la misma cara? Mira de nuevo, ¿qué es lo que más te llamaría la atención si vieras esa imagen por primera vez?

Pon foco a los pequeños detalles. Identifica lo que quieres hacer sentir. Wabi-Sabi es una palabra japonesa que se asombra con la belleza de la imperfección y admira el encanto de lo cotidiano. Las formas orgánicas e irregulares, el paso del tiempo, las texturas…. Elementos que evocan paz, calidez y tranquilidad a las personas que lo observan.

Así que ya sabes, busca el Wabi-Sabi de la escena, destaca los elementos naturales, la perfección de las imperfecciones y transmite tu personalidad a través de las imágenes.

Imágenes cedidas: UnKknown Traveller on Unsplah