yurbban hoteles cine

Desde la aparición de la pandemia, en Yurbban Hotels hemos trabajado con la idea de actuar en cada momento con la voluntad de mantener los establecimientos abiertos adaptándolos a las diferentes limitaciones que se han ido imponiendo por parte de las autoridades. No solo las que afectan a nuestro territorio natural, Barcelona, sino también las de nuestros potenciales clientes, ya que los diferentes confinamientos perimetrales definían quién podía o no venir a nuestro hotel.

La realidad es la que es y, por tanto, la estrategia desde que pudimos reabrir el pasado 1 de julio tras los meses más duros de la pandemia ha sido adaptar nuestro producto hotelero para seguir activos generando una oferta atractiva para los clientes potenciales.

Y, en este sentido, el cambio más extraordinario ha sido que, por primera vez en nuestra historia, nos hemos dirigido principalmente a un cliente nacional. Las restricciones nos han obligado a reinventarnos pero estamos seguros que este esfuerzo servirá en el futuro porque podremos fidelizar parte de este cliente mientras se empieza a sumar el cliente internacional a medida que la pandemia vaya remitiendo y el proceso de vacunación se complete.

La idea de los rodajes

Como el Yurbban Trafalgar se mantuvo cerrado al público durante los meses de verano, realizamos una campaña para atraer productoras de cine y publicidad, una actividad que tiene peso en Barcelona y con la que logramos generar ocupación hotelera durante agosto, septiembre y octubre, con grupos de producción que han pernoctado en el hotel y que también utilizaron algunos espacios para sus rodajes.

Esta actividad no es nueva, ya que habíamos alquilado zonas del hotel para este propósito en el pasado, pero nunca habíamos podido hacerlo con la dedicación necesaria y con la flexibilidad que suponía tener el hotel cerrado al cliente habitual.

Al igual que otros productos hoteleros creados en estos momentos, pensamos que podrá tener continuidad en el futuro especialmente en los meses de menor ocupación hotelera en Barcelona que suelen ser enero/febrero. Por otro lado, hemos logrado también que otro perfil de clientes se acerque y pernocte en nuestros hoteles y exploraremos fórmulas para su fidelización.

yurbban hoteles cine

La apuesta por la staycation

A finales de octubre llegaron nuevas y duras restricciones a Cataluña, decretándose el cierre de restaurantes, bares, cines, centros comerciales, centros de belleza, etc… Esta fue la estocada definitiva para muchos establecimientos que habían reabierto en verano, a pesar de las dificultades.

Desde ese momento, el cliente nacional de fuera de Cataluña volvió a descartar Barcelona como destino por la falta de oferta gastronómica, cultural, etc. Había que plantearse nuevas opciones de producto.

En esta situación, la única ventaja competitiva para los hoteles era que nuestros restaurantes podían ser los únicos abiertos de la ciudad para cenar, siempre que los clientes estuvieran alojados en el hotel.

Ante esta dificultad, quisimos pensar en términos de oportunidad, y definimos un nuevo producto hotelero diseñado expresamente para el cliente local mediante la oferta pack Out of Home Experience que incluye cena, pernoctación, desayuno y 30′ en la zona de agua del SPA por 179 euros, todo incluido para dos personas. Además, todos los viernes hemos programado música en vivo de 19 a 21 horas.

Desde el principio, el nuevo producto ha tenido muy buena aceptación por parte del público local, especialmente parejas que buscan un lugar atractivo en el cual poder relajarse, descansar y, al mismo tiempo, poder cenar en un restaurante gastronómico ya que el resto de los establecimientos de la ciudad solo pueden funcionar en formato delivery.

Mediante este producto Staycation hemos logrado que, desde mediados de noviembre, el nivel de facturación y, por tanto, de ocupación haya subido principalmente durante los fines de semana.

yurbban hotels

La conexión local

En 2021 no esperamos una recuperación rápida hacia niveles de 2018 o 2019. La evolución de la pandemia es todavía incierta y es difícil anticipar qué países podrán avanzar con la vacunación permitiendo aumentar la movilidad de sus ciudadanos.

Además, en el caso de hoteles urbanos como los nuestros, el segmento del bussiness traveller es importante y está previsto que la recuperación ahí sea algo más lenta posiblemente.

En cualquier caso, todo esto son elucubraciones y, si algo nos ha enseñado este 2020, es que debemos trabajar al día, con vocación innovadora y una gran resiliencia y capacidad de adaptación.

En ese sentido, el aprendizaje sobre el cliente local estoy segura que va a tener continuidad en 2021 y se mantendrá en el futuro, ofreciendo unos recursos que antes no contemplábamos por el gran peso del turista internacional en nuestras reservas.

El producto hotelero va a estar en constante transformación durante los próximos meses y será importante también acertar en las estrategias de marketing para llegar al cliente que deseamos y, poco a poco, mejorar los ritmos de actividad.