hoteles cerrados impacto coronavirus preocupación

En el mes de julio, el Gobierno, a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), aprobó un Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas con el objetivo de aportar soporte público temporal para reforzar la liquidez de las empresas no financieras afectadas por la pandemia que fueran consideradas estratégicas para el tejido productivo nacional o regional.

Dotado con 10.000 millones de euros, este instrumento marca unos requisitos mínimos de acceso que los hoteleros califican de “muy elevados e inalcanzables para la mayoría de las empresas del sector alojativo”. Entre esas condiciones, se contemplan una petición mínima de 25 millones de euros más un daño patrimonial en las empresas de 12’5 millones de euros.

Tal y como está planteada esta medida, la patronal hotelera señala que tan sólo una decena de empresas del sector pueden acceder a este instrumento financiero, que no se contempla como un crédito en sí sino como ayudas que contribuyen a reforzar la solvencia y el capital de las empresas.

La patronal del alojamiento español, que representa a un sector estratégico en su conjunto para España, tanto por su importancia y relevancia en el PIB (6%) como por la capitalización que tiene en el resto de la economía, considera fundamental que se extrapolen las medidas del Gobierno al sector alojativo.

Rebajar las condiciones mínimas

Por ello, CEHAT solicita al Gobierno una rebaja sustancial de las condiciones mínimas para poder optar al Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas o que, alternativamente, se cree un nuevo instrumento que dote de solvencia a las pymes del sector hotelero en un momento en el que las empresas lamentan que ya no tienen capacidad de solicitar más crédito.

“El endeudamiento adquirido en 2020 está afectando a los datos de solvencia de las empresas alojativas. Inicialmente hubo una crisis de liquidez como consecuencia de la irrupción de la pandemia, y la adopción de medidas como los ICO y los ERTE fueron de gran utilidad para dar solución a lo que se pensaba que iba a ser una crisis coyuntural”, afirma Jorge Marichal, presidente de CEHAT.

Sin embargo, “hoy casi se cumple un año desde que comenzara esta situación y sabemos que todavía quedan meses duros hasta que estemos vacunados. Las empresas pueden entrar en crisis no ya de liquidez, sino de solvencia, por lo que el Gobierno tiene que apuntalar los mecanismos existentes o buscar nuevas fórmulas para mejorar las ratios de solvencia de las empresas y hacer prácticos y útiles esos mecanismos para el grueso de empresas hoteleras de España”, subraya.

“No puede ser una medida elitista”

Marichal recuerda también que existen muchas empresas familiares y pequeñas cadenas hoteleras que tienen derecho y capacidad para poder entrar en esos tipos de programas. “No puede tratarse de una medida elitista, debe ser un programa democrático que responda a la realidad del sector ya que, hoy por hoy, los requisitos implican que la gran mayoría de las empresas se queden fuera de este tipo de ayudas por el volumen de las operaciones”, apunta el presidente de CEHAT.

A la vista de la evolución de la pandemia, CEHAT solicita también la ampliación del periodo de carencia de las hipotecas. En este sentido, la Confederación subraya que los ICO fueron suscritos por las empresas entre abril y junio de 2020 y que, aunque se han hecho moratorias en este tiempo, las empresas aún tienen que asumir el pago de intereses.

Imágenes cedidas: Felipe Pelaquim en Unsplash