hoteles bajar persiana sobrevivir piscina verano ibiza

Como si se tratase de elegir el título de la próxima serie de Netflix, el sector turístico se mueve para este otoño (y posiblemente hasta marzo de 2021) en dos opciones: bajar la persiana o sobrevivir, pero ninguna de ellas resulta muy esperanzadora.

Por un lado, se mantienen un altísimo nivel de incertidumbre en el recorrido evolutivo de la pandemia. Continuamos sin poder mantener un escenario medianamente estable, que aporte seguridad o confianza como para que sea la semilla del cambio.

Esto en el turismo es como saber que tenemos una “bomba” en la mano cada día y que está a punto de estallar. Un aumento en una semana del ratio de contagiados por cada cien mil habitantes y todas nuestras previsiones saltan por los aires de la mano de la decisión del primer ministro de cualquier país.

Con este panorama de incertidumbre y sin que desde Europa tengamos visos de tomas de decisiones comunes, nos enfrentamos a un túnel en el que se ve muy poco.

Con una caída del 18,5% del PIB en el segundo trimestre del año, y con previsiones nada buenas para los siguientes, nos situamos claramente en un panorama de recesión económica de una magnitud a la que nunca nos hemos enfrentado, por mucho que busquemos similitudes.

Podríamos denominar esto como estar en un grado de incertidumbre al cuadrado: Previsiones de caída en ingresos por encima de los 98.753 millones de euros, desaparición de turismo internacional de larga distancia y pérdida casi completa de mercados europeos. Un panorama verdaderamente dantesco para la principal industria del país.

Tendencia a futuro

Desde Bedsrevenue y haciendo uso de Revtool  trabajamos con la serie histórica del INE de ocupaciones hoteleras desde el año 1999 para poder crear un algoritmo que nos pueda marcar las tendencias del futuro en base a la calibración permanente de modelos Arima. En base a ello, la precisión de cierre anual en un escenario neutro, es decir, ni optimista ni pesimista por cada una de las comunidades autónomas, es el siguiente:

previsión cierre comunidades autónomas bedsrevenue

Según las previsiones que vemos en Revtool, la comunidad con una menor bajada de niveles de ocupación previsto en el año sería la comunidad de Extremadura, con una caída  sobre los datos de 2019 del 35,39%. Por su parte, Baleares sería la comunidad que más sufriría, con una caída del 56,08%.

Sumamos que los  niveles medios de bajada del ADR han superado las previsiones iniciales del 20% para situarse en algunas zonas por encima del 35% y nos encontramos ante una “tormenta perfecta”.

El mayor problema con este panorama no solo es vender, sino cobrar lo que se vende.  Desde Bedsrevenue, una de las estrategias más evidentes apuntaba desde hace meses en ese sentido y hemos optado por beneficiar canales de venta directa y de pago en el hotel frente a modelos de venta a crédito.

Y es que vender a crédito ahora mismo plantea un riesgo que puede ser la losa de muchos negocios hoteleros si, cómo es más que previsible, empezamos a ver en los próximos meses el cierre y quiebra de operadores, aerolíneas y agencias de viaje.

Bajamos la persiana

Si decidimos optar por este título, será sin duda porque somos conscientes de cuál es nuestro “break event point” y porque confiamos en que la situación en los próximos meses no nos permitirá estar en los números necesarios como para mantener abierto el negocio.

Esta es la decisión de la inmensa mayoría de establecimiento en costa, incluidas las islas, que echarán el cierre posiblemente a primeros de septiembre e iniciarán un camino que les llevará a la primavera de 2021.

En ese caso desde Bedsrevenue queremos aportar unas recomendaciones:

  • Debes preocuparte para mantener el control de las ventas de 2021 y activar posibles acciones con antelación que puedan hacerte competir en caso de inicio de demanda alta.
  • Aprovecha este tiempo para procesos de cambio o digitalización de tu negocio
  • Intenta fomentar participación de tu personal en procesos de formación.
  • No olvides controlar ratios de evolución de cancelaciones y trabaja productos que ayuden a minimizar la volatilidad de  tus reservas OTB.

Supervivientes

Si eres de los valientes que va a mantener abierto el hotel debes tener presente que nos enfrentamos no solo a un mercado con variables de incertidumbre macroeconómica sobre las que no podrás trabajar, sino también a un mercado nacional lleno de dudas tanto en  segmento urbano como vacacional.

Esto obliga a crear una estrategia de Revenue Management 100% proactiva.

No sirve únicamente el análisis de los números, dado que las comparativas con históricos no sirven prácticamente como referencia, sino que debemos controlar ratios secuenciales con valores más cortos que nos permitan ver si  esas tendencias cumplen algún patrón estable.

Es decir, que la actividad del revenue manager pasa a tener un componente fundamental para focalizar qué ratios son los más o menos consistentes como para contar con una información capaz de mejorar y cambiar las previsiones de ingreso de cada negocio.

Es inevitable que pensemos en ir más a por ocupación que defender niveles de precios medios-altos, pero debemos intentar hacer que la necesidad de hoy no sea la hipoteca en ADR de los próximos años, no solamente en nuestro negocio, sino en la propia plaza.

En definitiva, para muchos hoteles y establecimientos hoteleros es el momento de tomar decisiones posiblemente transversales dentro de su negocio. Quizá lo único bueno que tiene esta pandemia pasa por forzar el análisis de cómo somos y qué queremos ser en los próximos años.

Es el momento de aprender a focalizar, de saber diferenciar lo fundamental de lo importante. Desde Bedsrevenue recomendamos a todos los hoteles a que hagan un esfuerzo para encontrar esos focos en los que mejorar, pues van a ser la clave de su negocio a futuro.

Aun así, elijas el título que elijas: Que la fuerza te acompañe

Imágenes cedidas: Oriol Farré on Unsplash