Ramón Hernández CEO de blueBay

BlueBay Hotels es una cadena hotelera internacional con una amplia experiencia en el sector turístico y de ocio. Se compone en la actualidad de 62 hoteles en 42 destinos diferentes de 16 países.

Aunque ahora está bien posicionada en destinos urbanos, BlueBay nació en Mallorca y los destinos vacacionales siempre han sido su sello de identidad. Este verano, la cadena afronta una situación muy compleja.

Hablamos de todo ello con su CEO, Ramón Hernández en una entrevista cuya segunda parte se publicará en el próximo número de TecnoHotel, que se publica el 10 de julio.

—Tras varios meses de incertidumbre total, el sector hotelero parece que va retomando el vuelo. ¿Sigue anclado en el agnosticismo, como decía en este webinar, o se puede mirar al futuro próximo con cierto optimismo?

—Estamos enfrentando un problema sanitario de índole global que ha restringido la movilidad internacional hasta límites nunca antes conocidos, y hasta que no tengamos una solución sanitaria (tratamiento efectivo, vacuna o desvanecimiento natural de la letalidad del virus), que además se implemente de un modo homogéneo, no volveremos a ver los índices de demanda y confianza que habían catapultado al turismo como uno de los grandes impulsores de la economía mundial, y la española en particular.

Por tanto, hasta que no lleguen dichas soluciones sanitarias o se produzca la denominada “inmunidad de rebaño”, enfrentaremos el futuro inmediato con una demanda y conectividad entre destinos muy limitada, un evidente exceso de oferta hotelera y, por tanto, el sector turístico será el que más sufra durante este proceso.

La especial virulencia con la que ha golpeado esta pandemia a España frente a algunos de nuestros principales competidores (Portugal o Grecia, por ejemplo), y todo lo que ha rodeado a los sucesivos estados de alarma, ha provocado que desde el gobierno se tomaran algunas medidas que afectan directamente al desempeño de nuestro sector con lentitud e improvisación, como son la fecha de apertura de fronteras, la imposición de cuarentenas, el retraso en la promoción o el manejo de los ERTEs, lo que sin duda hará mucho más complicado sacar adelante la temporada 2020.

HOTEL-MIGUEL-ANGEL-BLUEBAY-1800

—Uno de sus principales segmentos es el vacacional, ¿cómo están afrontando esta situación desde sus hoteles costeros?

—Los serios problemas que atraviesan las principales aerolíneas internacionales, las medidas impuestas a los pasajeros para viajar y el temor del cliente ante un contagio, están ahuyentando a los mercados internacionales y escorando al mercado nacional a zonas que no tengan tanta dependencia de la conectividad aérea (todo el corredor mediterráneo, por ejemplo), así como a productos y destinos menos masificados, prueba de ello es el exponencial incremento de la demanda de casas rurales o alojamientos en entornos naturales.

En este contexto, el producto hotelero vacacional clásico español, 3 y 4 estrellas de costa e islas, muy orientado al turista internacional, sufrirá mucho en los próximos meses, pues a los habituales patrones de decisión del viajero (ubicación, precio y reputación online) ahora se suma con gran fuerza el componente de “destino sanitariamente seguro y no masificado”, y esto provocará un ajuste adicional a la ya exigua demanda esperada para este verano en este tipo de productos.

En todo caso, desde BlueBay Hotels, con hoteles vacacionales abiertos este verano en Baleares, Canarias y Costa del Sol, hemos implementado, de un modo discreto y poco invasivo, todas las medidas y protocolos de seguridad e higiene exigidos por las autoridades, y que internamente hemos desarrollado en el sello BlueBay Clean & Care, al mismo tiempo que hemos adaptado nuestras instalaciones y servicios para seguir ofreciendo a nuestros clientes lo que están buscando, que no es sino una experiencia vacacional completa.

—¿Cómo percibe la situación en Baleares y Canarias? ¿Qué papel va a jugar la turoperación en esta recuperación?

—Por la absoluta dependencia de la conectividad aérea y por tener una oferta turística dimensionada para recibir un alto porcentaje de turistas internacionales, la mayoría provenientes de los grandes turoperadores europeos, las islas españolas están mucho más expuestas a los efectos de esta situación.

Sin duda las autoridades de Baleares y Canarias están haciendo todos los esfuerzos posibles para reclamar la máxima conectividad para ambos destinos, tanto de líneas regulares como de turoperación, apoyados además en el hecho que, por su insularidad, son dos de los territorios más seguros y con menos incidencia de Covid-19 de Europa y pueden fungir como corredores turísticos.

No obstante, se espera una temporada corta en nuestras islas, con una demanda muy inferior a años anteriores, con un notable porcentaje de la planta hotelera cerrada por no poder hacer eficientes sus hoteles ante esos niveles de ocupación, y que solo conseguirán salvar aquellos hoteles vacacionales y marcas con fuertes lazos comerciales con la turoperación, que seguirá siendo el canal que concentre la mayor parte de los flujos de turistas.

Cala d'or mallorca turistas alemanes

—Muchos de estos hoteles de costa están en países latinoamericanos como República Dominicana, México o, más recientemente, Colombia y Ecuador. ¿Desde BlueBay establecen las mismas estrategias posCOVID-19 que en España o varía según el destino?

—La presencia de BlueBay Hotels es internacional, lo que nos obliga a adaptar los protocolos de BlueBay Clean & Care a cada país, y a las medidas particulares que sus autoridades sanitarias exigen. Dado el carácter global del problema que enfrentamos, todas estas medidas tienen una base común, con independencia del destino, que se orientan a la optimización de los procedimientos de higiene y desinfección de las instalaciones para garantizar la seguridad de clientes y empleados, la adaptación de espacios y aforos para respetar distancias, así como la formación continua del personal y la creación de gabinetes específicos de atención a contingencias derivadas del Covid-19.

Considerando que en las últimas dos décadas hemos enfrentado distintas pandemias (SARS, H1N1, MERS), hasta ahora con un grado de mortalidad y contagio muy inferior al actual. Esta situación nos obligará a nivel general, sea cual sea el destino donde se ubiquen nuestros hoteles, a mantener a futuro gran parte de los protocolos de protección que ahora estamos implementando.

No obstante, existe ya una planta hotelera vacacional, que en Caribe se ha desarrollado más en formato resort y régimen todo incluido, que tiene en el volumen, la oferta tradicional de A&B y el entretenimiento colectivo, su principal atractivo y rentabilidad. Las medidas de distanciamiento y restricciones de aforo, en caso de consolidarse en el tiempo como un estándar de la industria, por la llegada recurrente de este tipo de pandemias, tal vez obliguen a redefinir este modelo de negocio en el medio plazo.

En todo caso, pese al buen posicionamiento que tienen los principales destinos vacacionales de Latam en los mercados internacionales,  la llegada más tardía de los efectos de la pandemia a los mismos, unido al descenso en la conectividad de largo radio, provocará que su recuperación sea más lenta, siendo el horizonte del invierno 2020/21 el más realista para proyectar una demanda razonable.


La segunda parte de esta entrevista aparecerá publicada en el próximo número de TecnoHotel, que sale a la calle el 10 de julio. ¡No te la pierdas!

Imágenes cedidas: Tripadvisor

1 COMENTARIO