hoteles cruceros barcelona turistas barcelona

A pesar del anuncio del gobierno y de los buenos datos en cuanto a búsquedas y reservas, el Gremi d’Hotels de Barcelona se muestra realista ante la situación actual.

Según declaraciones de su director general Manel Casals a EFE, solo prevé la apertura de entre un 20 o un 25% de los hoteles de la capital catalana desde principios de julio. Esto es, más del 75% de las plazas hoteleras de Barcelona permanecerán fuera de servicio. Casals considera que las grandes cadenas concentrarán a sus clientes en uno o dos hoteles y que a otros, sencillamente, “no les será rentable retornar a la actividad todavía”.

Un grupo más reducido, en octubre o noviembre

Por ello, la gran mayoría de hoteles de la ciudad abrirá a partir de septiembre y aún quedará un grupo más reducido que no volverá a la actividad hasta que realmente “haya mucho movimiento”. Se trata de hoteles muy grandes, que acogen abundantes reuniones y congresos y que podrían empezar a abrir a partir de octubre o noviembre, en función de cómo se desarrollen los acontecimientos.

Hace ya tiempo que los hoteleros barceloneses dan el verano “por perdido” y, según Casal, los que abren lo hacen porque pierden el mismo dinero si están abiertos que cerrados.

“Llegará la recuperación”

Pese a que el turismo es uno de los sectores que más va a sufrir por esta crisis sanitaria, Casals tiene claro que “llegará la recuperación”, pero que su intensidad dependerá de muchos factores, entre otros, de la posible vacuna o curas para combatir el virus.

Hay también otras variables que pueden acelerar la vuelta a la actividad, como que el Gobierno sea capaz de transmitir la máxima confianza hacia los turistas extranjeros y que los hoteleros se adapten a la “nueva normalidad”.

La importancia de dar bien los mensajes

Considera que la progresión en las aperturas dependerá no solo de cómo se hagan las cosas, sino, en gran medida, de la manera en que se comuniquen las decisiones. En este punto, Casals cree que el Gobierno no se explicó bien sobre la cuarentena que tienen que guardar los extranjeros cuando vienen a España, lo que provocó un gran revuelo en el sector, a la vez que recuerda que esta medida solo será efectiva mientras dure el estado de alarma. “Si los mensajes no se dan bien, se espanta a los clientes”, ha apuntado Casals, que asegura que las reservas que han entrado hasta ahora son “anecdóticas”.

El director general del Gremi d’Hotels de Barcelona cree que desde el momento en el que se abran las fronteras los hoteles barceloneses tardarán entre 6 u 8 meses en recuperar “cierta normalidad”, pero la situación que tenían antes de la irrupción del covid-19 no llegará hasta el 2022.

La necesidad de un “plan de rescate para el turismo”

“El sector se recuperará”, ha aseverado el portavoz del gremio, porque el negocio hotelero en la ciudad “es rentable”, pero ha alertado de que se necesita un “plan de rescate para el turismo”. Sin este plan, algunos empresarios tendrán que deshacerse de algunos de sus activos, porque hay fondos buitres que ya están “buscando gangas” y, aunque todavía no hacen ofertas, “ya están al acecho”, ha advertido.

Entre las medidas que considera que deberían incluirse en este rescate destaca, al igual que la CEHAT, el mantener los ERTE por fuerza mayor hasta finales de año o ampliar el aplazamiento del pago de la tasa turística, que se abona en Catalunya y que ahora está pospuesta hasta septiembre, seis meses más.

Crisis sanitaria, de movilidad y de confianza

Otras medidas podrían referirse a ayudas económicas para el sector o mejoras en las condiciones de los alquileres o hipotecas de los establecimientos. Casals espera que para el 1 de julio las fronteras ya estén abiertas -“otra cosa es que la gente se anime a viajar”, afirma-, porque asegura que ahora estamos ante una crisis sanitaria, luego vamos a tener otra crisis de movilidad y, después, otra de confianza, con lo que tenemos que pasar estos tres pasos para recuperar cierta normalidad.

Pese a todo, el director general del Gremi d’Hotels de Barcelona se ha mostrado optimista sobre el futuro del sector y ha recordado que el turismo es “muy sensible” a las afectaciones externas, pero que también se recupera con mucha “rapidez”.

Imágenes cedidas: Shutterstock.com