Stay lidera la digitalización hotelera pos-Covid

Uno de los temas recurrentes de los últimos años en el sector es la digitalización hotelera. Desde hace tiempo viene siendo necesaria, pero su importancia ha aumentado después de la pandemia. Precisamente en la época pos-Covid, la compañía Stay se ha alzado como la líder en este campo.

Con más de 6 millones de usuarios únicos en 2021, la tecnológica española ha adaptado a esta nueva normalidad más de 1.000 hoteles situados en más de 60 países. Ahora, estos establecimientos cuentan con servicios 100% digitalizados, perfectos para los nuevos tiempos.

En total, han realizado un millón y medio de transacciones a través del móvil en el año pasado. Esto equivale a 250 toneladas de papel ahorradas, lo cual beneficia económicamente al establecimiento. No solo eso, pues es también una apuesta a largo plazo por un modelo de turismo más sostenible.

Toda la guest experience pasa por el smartphone

No hay ninguna duda de que los móviles han cambiado nuestra manera de relacionarnos y actuar. Esto se ha acrecentado sobre todo tras la pandemia, pues nos hemos acostumbrado a su uso para todo, ya sea estar en contacto con seres queridos o consultar un código QR.

A la hora de viajar, también se emplea más que nunca para realizar reservas o consultar información. La digitalización hotelera pos-Covid está a la orden del día. Por eso, los alojamentos tienen que saber aprovechar su potencial para conectar con el cliente y hacer que disfrute de una estancia más sencilla, adaptada y placentera.

Stay logra precisamente esto: añadir un nuevo canal de comunicación digital entre hotel y huéspedes. Así, los viajeros pueden disfrutar al máximo de la experiencia con la comodidad de poder realizar todo tipo de acciones con la ayuda de su smartphone.

Mediante un sistema de guest experience completo, ofrece una app intuitiva con la que puede gestionar sus necesidades. Así se consigue una digitalización hotelera pos-Covid excelente que permite al huésped puede realizar multitud de cosas. Algunas de ellas son:

  • Pedir comida en la habitación y seleccionar los ingredientes o necesidades especiales, como una intolerancia alimenticia.
  • Pedir toallas nuevas o controlar que el servicio de limpieza no entre cuando está en la habitación.
  • Consultar un mapa interactivo, ya sea del hotel o de la ciudad en la que se sitúa.
  • Solicitar otros servicios, como un bote de champú, un masaje…
  • Reservar mesa en un restaurante del resort.
  • Realizar el check out a su salida.
  • Abrir la habitación desde el teléfono, en lugar de con una llave.

Un sistema que centraliza la experiencia hotelera

Además de lo que acabamos de ver, Stay también permite realizar encuestas sencillas. De esta manera, podrán saber la opinión del cliente en todo momento, de modo será posible adaptarse a sus necesidades y solucionar los inconvenientes antes de que puedan transformarse en malas reseñas online.

Todo esto también tiene ventajas para el personal, ya que resulta más sencillo de gestionar tener todas las peticiones centralizadas en un único sistema. Gracias a ello, se pueden atender de manera más rápida y eficiente, lo cual permite profundizar en el trato, para que sea más personalizado y cercano.

Como es el propio staff el que puede actualizar los contenidos de la app, los cambios se realizan con velocidad. Cada hotel puede decidir si incluyen nuevos restaurantes, espectáculos o servicios, y sus empleados tienen la opción de actualizar cada detalle con velocidad y de una forma muy intuitiva.

Por supuesto, esto implica seleccionar servicios complementarios o mejoras que pueden interesar al cliente. Stay permite comunicar mediante notificaciones push acciones de upselling o nuevas promociones. Es decir, que es posible aumentar el revenue por habitación si se personaliza la oferta al usar las métricas con información a tiempo real que genera la propia aplicación.

El secreto del éxito hotelero pos-Covid

Entre los principales clientes de esta startup española con base en Madrid hay alojamientos de todo tipo. Desde pequeños hoteles independientes hasta las grandes cadenas españolas como Meliá, RIU, NH o Barceló, pasando por gigantes americanos como AMR Collection o Viva Wyndham.

Su clave para conseguir llamar la atención de tantos grupos empresariales reside en su eficacia, buenos resultados y precios asequibles. En cuestión de días, consigue que un hotel digitalice todos sus servicios independientemente del tipo que sea.

Lo mejor es que mejora la relación con el cliente, algo muy beneficioso de cara a fidelizar y fomentar la venta directa. De esta manera, Stay se convierte en una herramienta muy interesante por muchos motivos, y en la clave para alcanzar por fin la digitalización hotelera en la era pos-Covid.

Imágenes cedidas: freestocks en Unsplash, Stay