piscinas cloración salina

Cada vez son más los hoteles que se pasan a la cloración salina para tener su piscina en perfectas condiciones. Las razones son muchas, pero fundamentalmente los beneficios confortables que aporta a sus clientes: La piel no se deshidrata, el cabello no se reseca y los ojos pueden abrirse dentro del agua sin molestias ni irritaciones. La necesidad de ducharse inmediatamente después del baño desaparece y no existe olor a cloro en la piel. El contenido en yodo de la sal favorece, además, el bronceado.

Pero la gran pregunta es cómo es posible que la cloración salina consiga todos estos beneficios para los bañistas y la respuesta está en cómo se produce el proceso de cloración salina:

El proceso genera cloro natural, a partir de los cloruros que hay presentes en el agua y con la ayuda del proceso de electrolisis, es decir, al pasar el agua por la célula se activa la electrolisis convirtiendo el cloruro en cloro puros que produce un proceso de desinfección altamente efectivo. Una vez terminado el proceso de desinfección, el cloro se vuelve a transformar en sal, completando el ciclo químico renovable.

Para producir la cloración salina, Innowater ha creados diferentes tipos de cloradores, en función de las dimensiones de la piscina y el número de bañistas. Para la piscina de un hotel, que suele disponer de una piscina de dimensiones grandes y un uso alto, tenemos dos gamas de clorador, la gama de Clorador industrial de capacidad media, que comprende los productos de SMC 75 al SMC 180.

clorador-industrial-innowater

Por otro lado, si las dimensiones fueran mayores, tenemos la gama alta de cloradores industriales que van desde el SMC 250 hasta el SMC 1.000

Si quieres más información, visítanos en www.innowater.es

Imágenes cedidas: Thomas Drouault on Unsplash