room mate olivia

En primer lugar, quiero recordar algo fundamental: el turismo es TODO. Tenemos que poner en valor, de nuevo, lo que está haciendo nuestro sector que, por encima de todo y a pesar de esta crisis sanitaria, ha demostrado ser transversal a todos los sectores. Una vez más, ha quedado claro que somos un sector fuerte, cohesionado y que somos uno de los principales motores de España.

Estamos ante una situación sin precedentes, pero ya hemos superado otros momentos difíciles y sabemos que juntos saldremos reforzados. En este sentido, estamos muy agradecidos con las ayudas y los fondos europeos, pero necesitamos que lleguen ya. No podemos esperar hasta verano, la industria lo necesita ahora.

Es muy simple: las ayudas directas y la vacunación masiva son nuestro salvavidas. Pero no solo de los hoteles, sino de todo el tejido empresarial que ofrece un servicio a aquellos turistas que valoran su experiencia por encima de todo.

Estoy hablando de los teatros, los restaurantes, los bares, los museos, los artesanos, los comerciantes… Todos ellos han hecho posible que España sea uno de los destinos más atractivos del mundo. Tenemos que promocionar más nuestro valor diferencial: nuestra oferta gastronómica, cultural, artesana… Volver a recuperar la Marca España.

+Vacunas = +Reservas

El aumento en el ritmo de vacunación a nivel mundial ha supuesto en paralelo un incremento de reservas de cara al verano, lo que es una noticia esperanzadora y demuestra que las personas quieren viajar. Por ello, debemos ofrecerles seguridad sanitaria.

Además de todas las medidas que aprueben en las próximas semanas los Gobiernos estatales y las Autoridades locales, nosotros debemos ofrecer ese plus de seguridad que ahora los clientes valoran y demandan. En este sentido, nosotros fuimos pioneros en ofrecer test de antígenos gratuitos a todos los clientes que se alojan con nosotros, en el momento de realizar el check-in o en sus lugares de origen antes de viajar.

Igualmente, en esta nueva etapa, la digitalización será parte fundamental de nuestro futuro. Siempre se habla de que es la asignatura pendiente, pero no estoy de acuerdo. De nuevo, creo que nos vendemos muy mal porque en realidad el sector del turismo está muy digitalizado. Hasta el establecimiento más pequeño ha hecho un esfuerzo por adaptarse a esta nueva realidad y hace, por ejemplo, revenue.

En este sentido, debemos recordar que el turismo siempre se ha adaptado muy bien a todos los avances tecnológicos que han ido apareciendo. Por ejemplo, cuando surgieron las nuevas plataformas, muchos abogaban por el fin de la venta directa y no ha sido el caso. Somos uno de los sectores más innovadores y ahora debemos aprovechar este tirón para ser referentes mundiales.

Por ello, debemos encontrar nuevas herramientas y procesos de gestión basados en la tecnología que nos permitan mejorar la experiencia del cliente. De este modo, la escucha es y será clave para diferenciarnos: no solo la escucha previa sino la escucha post-visita, para obtener la información necesaria para mejorar nuestra oferta y así fidelizar al turista de calidad.

Sin embargo, no solo el turismo debe estar digitalizado, sino que tiene que estarlo todo nuestro entorno. No basta con digitalizar un “pedazo”, todo tiene que avanzar de forma paralela. Por ejemplo, de nada sirve tener un aire acondicionado de última generación en mi casa, si mis ventanas están rotas y mis puertas no cierran bien. Es, de nuevo, un claro ejemplo de que debemos trabajar unidos.

Transformación digital y factor humano

Toda esta transformación digital está incompleta sin el factor humano. Ya sabéis que soy un gran defensor de la tecnología, pero sin perder el trato humano, esa ha sido y siempre será la base de Room Mate Hotels. Por eso, hay que apostar por el talento y por nuestro cliente interno, en mi caso, mis roomies. Son ellos los que marcan la diferencia y los que, con pequeños detalles, hacen de las experiencias de nuestros clientes unas experiencias únicas y que quieren repetir.

Por eso, pienso en las siguientes generaciones, en todos aquellos jóvenes que serán los futuros profesionales del turismo. Debemos cambiar el modelo educativo de nuestro país y fijarnos en otros modelos como el de Estados Unidos, en el que se coordina el sector privado con las Universidades.

Nosotros como sector privado, debemos tomar nota y trabajar mano a mano con las magníficas universidades de nuestro país, para darles a los estudiantes las herramientas necesarias para convertirse en los profesionales que el turismo necesita. Porque ellos son, y de ellos dependerá, el futuro de nuestro sector.

La fórmula es sencilla: vacunas + digitalización + seguridad sanitaria. Vamos por el buen camino.

1 COMENTARIO