tunateca balfego

Seguramente alguna vez has ido a algún hotel o restaurante que te ha dejado indiferente, es decir, ni fu ni fa o que podría ser uno más. De hecho, si te preguntase qué recuerdas de especial de ese lugar, probablemente recordarías la comida o la estancia  (si estuvieron bien) o el trato del personal. Y ahí terminaría.

Pero también es probable que hayas ido a algún hotel o restaurante que te haya provocado una estancia o comida memorable y que aún hoy recuerdas, a pesar de que hayan pasado meses, incluso años.

Nuestro país está repleto de espacios y marcas prácticamente iguales, sin ningún tipo de diferenciación, entonces ¿por qué debería elegirte un cliente a ti y no a la competencia?

El trabajo en base a un concepto

La diferencia en trabajar en base a un concepto respecto a trabajar sin una propuesta definida es abismal. Pero, ¿qué entendemos por conceptualizar una marca turística?

Cuando pensamos en conceptualizar nuestra marca tenemos que tener en cuenta numerosos puntos clave implicados en la misma.

Una conceptualización implica una puesta en marcha de numerosos elementos, tanto tangibles como intangibles, que harán un 360 de tu marca turística.

Para ello, define:

  • Tu público objetivo: un primer paso que cobra relevancia absoluta. Definir a quién te quieres dirigir te ayudará a desarrollar de una manera mucho más clara todo el concepto.
  • La idea sobre la que quieres trabajar: es decir, el planteamiento sobre qué hará especial, diferente y memorable a tu marca.
  • El Storybrand: qué historia vas a contar con tu marca y cómo vas a hacer partícipe al público de ella (y al staff)
  • Qué elementos están implicados: tanto físicos como digitales.
  • La ruta de desarrollo del concepto y cómo se van a relacionar los elementos entre sí. Cuáles apoyan a cuáles y con qué objetivo lo hacen.
  • La implementación del mismo: fases, personas, departamentos implicados y empresas que van a participar en esta fase.

Una vez tengas definidos estos puntos clave, comenzará el momento de ponerte manos a la obra.

El efecto positivo de conceptualizar tu marca turística

Por reseñar solamente algunos de los beneficios de trabajar un concepto:

  • Diferenciación respecto al resto de marcas.
  • Aumento de la reputación de tu marca.
  • Recuerdos memorables en tus clientes.
  • Ganas de compartir, deja que el público haga marketing “gratuito” de tu marca.
  • Incremento de los ingresos: será la consecuencia de la suma de los puntos anteriores; si el cliente tiene una buena percepción, siente que está en un espacio único, se siente envuelto por tu marca y le cautiva el producto, bien seguro que te recomendará y repetirá.

Eso sí, para conseguirlo ha de existir una buena cohesión entre todos los elementos que forman parte de todo el concepto.

Análisis de concepto de restaurante: Tunateca Balfegó, Barcelona

tunateca balfego 02Este es uno de mis espacios gastronómicos favoritos, tanto por producto como por concepto. La Tunateca Balfegó (foto de portada) se sitúa en Barcelona y en él encontramos un magnífico resultado que basa su concepto en torno al atún rojo.

Balfegó, la empresa matriz, son líderes mundiales en el atún rojo fresco; a raíz de aquí surge la Tunateca Balfegó, el primer espacio gastronómico a nivel mundial dedicado al atún rojo, tanto en su carta como en su diseño.

Vemos cómo todos los elementos envuelven al concepto:

Decoración

El interior del restaurante se convierte en un elemento vivo de comunicación; a través de la decoración se expresa el concepto que se quiere transmitir y cada uno de los elementos evocan a este.

La Sala Principal o Sala Azul te transporta directamente al fondo del mar. Un ambiente envolvente con una decoración cuidada al detalle.

Desde sus imponentes cortinas traslúcidas que otorgan al local un espacio profundo y ondulado hasta su estudiada iluminación, simulando en algunos momentos a la luz del sol filtrado a través del agua.

La Sala Principal además se complementa con dos espacios más en forma de salones distribuidos en la primera y segunda planta. En ambas salas encontramos de nuevo guiños al concepto expresados a través de la decoración: paredes en tonos azules y plateados representando las escamas del atún y juegos de colores donde el rojo cobra protagonismo y nos recuerda a la sabrosa carne del atún rojo.

tunateca balfego 02

Naming

Como comentaba al inicio, tan importante es la decoración como el resto de elementos que la acompañan. En este caso, los nombres de las salas, tanto de la principal como del resto, apelan al atún: Thunnus y Thynnus y Sala Azul, evocando de nuevo al océano.

Experiencia Kaitai

Un complemento más al concepto, en este caso en forma de experiencia. La vivencia de ver en directo cómo realizan el “Kaitai”, el corte del atún rojo al estilo japonés. Una tradición japonesa milenaria trasladada a la Tunateca y donde además se acompaña de una degustación de algunas de las partes más desconocidas del atún como la médula o la carne de espina.

Diseño web

Toda el diseño de la web está salpicado con los elementos físicos del restaurante, traslados a la parte digital y predomina una navegación sencilla y bastante limpia.

El azul y el blanco como colores predominantes y de nuevo con una clara inspiración en el océano.

tunateca 01

Detalles de las escamas en la web, representadas en paredes y suelos del restaurante físico y trasladadas a digital.

kaitai

Detalle de onda que rememora a la Sala Azul

detalle ondaImágenes, vídeos y cabecera

Fotografías cuidadas y con mucha calidad acompañan a los vídeos de la cabecera que, con un ritmo pausado, muestran detalles tanto del propio restaurante como del producto en sí y provocan una profunda inmersión en el concepto.

Redes sociales

  • Continúan utilizando la paleta de colores de los azules de la web y del propio restaurante.
  • Iconografía representativa y sencilla.
  • Propuesta de valor precisa en la descripción del restaurante y alusión y enlace a la empresa matriz Balfegó

tunateca instagram

Para concluir, recuerda la importancia de una buena planificación antes de comenzar a desarrollar tu concepto; esta parte te ayudará a aclarar ideas y asentar las rutas de trabajo.

Trabajar bien un concepto elevará tu marca turística a otro nivel. Ahora te toca a ti ¡Adelante!