teletrabajar ordenador

Con el proceso de desescalada, las empresas tienen que empezar a adaptarse a la nueva normalidad. Tras la crisis mundial del COVID-19 se abre un nuevo horizonte en muchos aspectos de la vida y también en el laboral. Adaptar las organizaciones a esta nueva situación es fundamental si las empresas quieren sobrevivir y evolucionar.

BICG consultora especializada en innovación y nuevas estrategias de trabajo, explica cómo mejorar la experiencia del empleado, la tecnología y los espacios de trabajo tras la crisis mediante un decálogo de medidas efectivas para las empresas.

El teletrabajo en España

El estudio “El teletrabajo en España“, (descárgalo en este enlace) elaborado hace unas semanas por el BNE, aportaba los siguientes datos: Según la EPA, el porcentaje de ocupados que, al menos ocasionalmente, trabajaba desde su domicilio ascendía al 8,3% en 2019, lo que representa un crecimiento de 2,4 puntos porcentuales desde 2009.

También añadía que en una encuesta realizada recientemente a empresas, se observaba que el 80% de la muestra había aumentado el teletrabajo para que su actividad se resintiese lo menos posible durante la crisis del COVID-19.

Además, el estudio arrojaba el dato de que España es uno de los países de la UE en el que menos implementado está el teletrabajo (aunque va in crescendo), siendo los Países Bajos, Suecia y Estonia en los que más instaurado está.

Lo que también reflejaba el informe elaborado por el BNE era que no todas las empresas que habían implementado el teletrabajo durante la crisis del COVID-19 se encontraban en disposición de llevarlo a cabo de manera óptima (muchas de ellas lo hicieron de forma extraordinaria, sin estar preparadas al 100%). Por ejemplo, el teletrabajo requiere una cierta inversión en equipo informático y tecnológico, y un determinado nivel de formación por parte del trabajador, entre otros requisitos imprescindibles.

Ante esta situación, en la que se ha de compaginar la vuelta a las oficinas de manera progresiva y en circunstancias muy especiales, con el trabajo a distancia de buena parte de la plantilla, es clave que las empresas tengan claros los procesos que han de seguir para lograr que sus espacios de trabajo sean COVID-free, a la vez que se implementan las medidas oportunas para conseguir que todos sus profesionales se adapten con éxito y rapidez a la nueva realidad pos-COVID-19.

Las 10 claves para volver

  1. Desarrollo de protocolos de prevención y seguridad para la relación entre profesionales: nueva distancia social, nuevas medidas de higiene, etc.
  2. Valoración de la disposición para la vuelta al centro de trabajo de los profesionales de acuerdo a su situación personal (opción de teletrabajar, etc.)
  3. Segmentación de profesionales de acuerdo a sus actividades, movilidad y requerimientos tecnológicos específicos.
  4. Creación de la “Oficina de ayuda” al empleado para dar soporte en caso de necesitar acompañamiento en la adaptación a la nueva situación.
  5. Re-definición del modelo de liderazgo en el contexto de post-crisis.
  6. Definición de un calendario, protocolo y soluciones para la logística de llegada, acceso y flujos de las personas a los edificios y a las diversas plantas si las hubiera (uso de los ascensores, escaleras, etc.).
  7. Desarrollo de protocolos para el uso de los espacios de oficina.
  8. Elaboración de un catálogo de soluciones espaciales como respuesta a cuestiones normativas y protocolos definidos.
  9. Desarrollo de pautas y manuales detallados sobre cómo utilizar las herramientas para la colaboración a distancia.
  10. Revisión de la suite de software de colaboración y comunicación a distancia a disposición de los usuarios.

Este decálogo forma parte de una serie de medidas que BICG ha elaborado y recomienda a las compañías. El fin de este documento es integrar coherentemente todos los elementos necesarios para facilitar a los profesionales un mejor uso de los centros de trabajo ahora y en un futuro.

El objetivo pasa por preservar la salud, pero también mejorar la productividad, la comunicación, la coordinación y la colaboración en entornos de trabajo híbrido (presencial y a distancia) de trabajo a distancia.

Imágenes cedidas: Unsplash