El viernes 25 de noviembre se celebra el famoso Black Friday. Se trata de una tradición importada de Estados Unidos y que se celebra ya en muchas de las principales ciudades del mundo. Durante esta fecha señalada en la que muchos comercios ofrecen importantes descuentos, la demanda de alojamiento en las principales ciudades del mundo crece significativamente a causa de los turistas que viajan en busca de las mejores ofertas.
El origen del Black Friday se encuentra en Estados Unidos y el lugar más adecuado para vivir este día como un auténtico estadounidense es sin duda Nueva York. Allí se pueden encontrar rebajas de hasta el 80 por ciento en todo tipo de productos, aunque pasear por la 5ª avenida ese día puede ser algo estresante por las largas colas. Los alojamientos vacacionales para dos personas durante esos días pueden oscilar entre los 90 y los 400 euros. Si se prefiere vivir este día en otros lugares estadounidenses como Boston y Philadelphia, se pueden encontrar precios entre los 50 y los 79 euros.
Otro lugar imprescindible para vivir el Black Friday es Londres. En Harrods se pueden encontrar descuentos de hasta un 60 por ciento y algunas atracciones turísticas como el Big Ben y el Tower Bridge ofrecen precios especiales ese día. Los alojamientos en Londres para dos personas pueden encontrarse ese día entre los 45 y los 137 euros por noche.
En nuestro país, desde hace algunos años también se celebra también el Black Friday. Desde el año pasado, la celebración de esta fecha se ha extendido a prácticamente todas las ciudades españolas y en algunas tiendas se alargan las ofertas hasta el lunes siguiente para coincidir con otra tradición americana: el Cybermonday, un día en el que se ofrecen descuentos en las compras realizadas por internet. En Barcelona pueden reservarse alojamientos durante la citada semana entre los 40 y los 100 euros la noche. Otras ciudades como Málaga, Sevilla, Valencia, Mallorca y Galicia celebran también esta fecha señalada.