6 consejos para rediseñar la web del hotel

La digitalización está a la orden del día. Para los alojamientos la tecnología es una poderosa herramienta con la que mejorar su gestión y potenciar la customer experience. Por supuesto, la web del hotel se convierte en un elemento clave, por lo que hay que saber cómo se puede rediseñar para potenciar el concepto de hospitality.

Si el cliente puede encontrar toda la información de manera cómoda y sencilla, estará más satisfecho. Además, las ventas directas aumentarán, sobre todo si sabemos posicionar nuestro portal con una buena estrategia de marketing. Pero, antes, hay que saber posicionar la marca y crear un espacio que sea una carta adecuada a la seña de identidad del establecimiento.

Al mismo tiempo que se apela al target online deseado, hay que tener en cuenta otros detalles. Sobre todo, que la página debe permanecer al día. Por tanto, debe actualizarse constantemente con la información importante. Si quieres saber cómo conseguir mejorar tu web, desde eHotelier han recopilado las 6 claves que hay que tener en cuenta.

1. Prioriza tu público

Antes de nada, es necesario realizar un pequeño estudio para determinar a quién quieres dirigirte. Saber cuál es tu target principal te ayudará a entender qué necesidades tienen estos clientes y cómo poder satisfacer sus demandas. Cuánto más claro tenga un hotel su perfil de huésped, más eficiente podrá ser su página web.

Al mismo tiempo, hay que fijarse bien en la situación del mercado online, para poder destacar por encima de los competidores. En definitiva, hay que definir metas concretas durante el proceso de rediseño. De esta manera se define el camino a seguir y también se puede medir el éxito a medida que se van implementando las nuevas soluciones.

2. Dedícale el tiempo necesario

Bien por ignorancia o bien por prisas, a veces pensamos que los cambios digitales se pueden agilizar mucho más de lo que convendría. La realidad es que el tiempo que conlleva rediseñar la web del hotel depende de múltiples factores, por lo que es mejor no llevar prisa y hacer las cosas bien.

Uno de los más importantes es si se trabaja sobre una base o si se parte de cero. Después, dependiendo de esto, el presupuesto asignado será mayor o menor. Lo mismo con el tiempo que tarde. Lo mejor es tener unas expectativas realistas y no presionar. Darle más margen al proceso de rediseño puede ser una buena idea para evitar la ansiedad e ir con más calma.

3. Confía en profesionales

En cualquier caso, lo recomendable es confiar en profesionales capacitados para realizar estas tareas. Aunque a priori pueda parecer sencillo y quizá haya gente en el equipo con nociones básicas sobre diseño web, nadie va a estar tan capacitado para conseguir grandes resultados como quién vive de esto. Además, harán que todo el proceso vaya más rápido.

No escatimar en tiempo es tan importante como no escatimar en buscar un equipo adecuado, que entienda la filosofía del hotel y tenga los conocimientos adecuados. Porque, por muy vistosa que quede la web, también tiene que ser funcional a un nivel interno. Y, para posicionarla bien en buscadores, son necesarios los conocimientos adecuados.

4. Ofrece feedback constante

Una buena manera de agilizar el rediseño de la web consiste en que haya una comunicación fluida entre todas las partes implicadas. De nada sirve dejar total libertad al equipo si antes no has aclarado lo quieres. Esto solo os llevará a perder tiempo y tardar el doble de lo pensado inicialmente.

En definitiva, es necesario supervisar cada parte del proceso. Esto no quiere decir que no se confíe en los profesionales designados para ello. La clave reside en comunicar las dudas o los aspectos a mejorar, pues al final todo el mundo está trabajando con un objetivo común en mente, que consiste en atraer a los huéspedes.

5. Ve paso a paso

Rediseñar la web del hotel es un proceso con muchas más fases de las que pueda parecer a simple vista. Desde el sitemap hasta los textos, pasando por el diseño o la funcionalidad… Son muchos los elementos que entran en juego. Por eso, hay que ir poco a poco y no querer mejorar todo de golpe. Vamos, que no conviene empezar la casa por el tejado.

Cada uno de estos puntos requiere de mimo al detalle y requiere sus propios ritmos. De nada sirve intentar implementar la web si antes no has ordenado como corresponde las páginas. De ahí que primero haya que crear un mapa del sitio y, cuando se tenga la estructura clara, ir trabajando el resto de elementos.

6. Cuida los textos de la web

El copy web es el conjunto de textos persuasivos que sirven para comunicar tu imagen de marca y tus productos. En definitiva, su misión es interesar al cliente y vender tu hotel, por lo que hay que medir muy bien lo que se dice. Para trabajarlo, conviene escribir todo antes de ponerse a trabajar en la web.

O, al menos, hacerlo de forma paralela mientras se trabaja el diseño. Así podrás saber cuántas páginas necesita tu portal antes de empezar y luego ir puliendo lo escrito mientras se avanza en la web. Esta es la manera más ágil de hacerlo, ya que luego solo habrá que insertar los textos dentro de las páginas ya diseñadas.

Apuesta por tu página

En definitiva, aunque hay muchos enfoques y maneras de rediseñar la web del hotel, lo importante es tener claro que se trata de un trabajo vital, pues tiene un impacto directo en las ventas y la experiencia final del huésped. Por tanto, hay que trabajar mucho la hospitality en ella.

Para avanzar más rápido y optimizar el proceso, lo mejor es tener muy claro de antemano tanto lo que se quiere como la audiencia a la que nos dirigimos. Después, conviene ponerse en las manos de un equipo profesional que consigan transformar esas ideas en unos resultados tangibles, siempre y cuando los supervises.

Imágenes cedidas: Anete Lūsiņa en Unsplash, Campaign Creators en Unsplash

2 COMENTARIOS