hoteles coworking precios hoteleros en Semana Santa

Hemos visto la recuperación de la actividad hotelera con datos a septiembre 2021, y todos convenimos en que será más lenta de lo que cabría esperaba inicialmente; podríamos exponer diversos motivos, entre los más destacados la falta de movimientos internacionales, altos niveles de incidencia de pandemia en muchos países, recuperación económica desigual con mucha incertidumbre, etc.

Tras el análisis retrospectivo y predictivo de la actividad hotelera, nadie pone en duda que los avances-mejoras de la ocupación producidos desde mayo a septiembre se han debido a los movimientos nacionales, especialmente al segmento turismo más que al trabajo-business. Pero eso tiene una capacidad de actividad lejana de llenar el hueco del cliente internacional. Además, en su capacidad de “pagar un precio” por producto/servicio hotel.

evolucion-pernoctaciones

Centrándonos en los Precios Hoteleros, ADR y su relación con la actividad, el RevPar, podemos encontrarnos con un cierto “espejismo e ilusión” por los precios valores alcanzados durante los meses de julio y agosto. Siempre muy positivos y hemos de celebrarlos, pero hemos de entenderlos en el contexto y su realidad.

Pero bien es verdad, y es el objeto de este estudio, que poniendo las medidas adecuadas se puede-debe mejorar muchísimo estas previsiones. Hacer lo mismo que hasta ahora, nos llevará a obtener los mismos resultados que antes, es decir, “eternizar” la recuperación. Por eso, animo a todo el colectivo hotelero, administraciones, empresas, asociaciones, trabajadores a impulsar el cambio necesario.

Tomamos para el análisis los máximos base año 2019 (año récord de los principales KPI’s en el conjunto de España), y analizamos las evoluciones mensuales comparativas. De la misma forma, y al objeto de no distorsionar (sesgo) el positivismo del crecimiento de ADR en la recuperación, incluyo el periodo mayo-septiembre como periodo que podemos considerar de reactivación de la actividad (siempre en términos generales y sin puntualizar destino-producto, ya que hay diferencias sustanciales).

diferencia-precios

Podemos observar que dicho crecimiento o mejora, o sorpaso de los datos de 2019 sólo se produce en el mes de agosto, que produce un acumulado de variación real de ADR de 2,39 € entre mayo y septiembre respecto a 2019N.

Dicha variación, supone un incremento en términos porcentuales de un 2,45%, ya que el precio en 2021 en el periodo analizado se situó en 99,69 €. Pero en realidad, tenemos un efecto que, en estos momentos está haciendo mella en todos nuestros bolsillos, el IPC, que en términos interanuales está realmente elevado, en un 4%. Teniendo en cuenta la variación 2020 y 2021, y teniendo en cuenta ese IPC, deberíamos hablar de un precio comparativo de 95,17 €, es decir, 2,13 € (2,24%) menos que 2019.

Por supuesto, en un entorno de extremada incertidumbre. Zonas como positivas con recuperaciones de precios muy sustanciales son para señalar Baleares (+21 €), o Andalucía y Asturias (+10 € y 11 € respectivamente). Pero también quiero destacar las grandes pérdidas de precio en Madrid (-24 €), Cataluña y País Vasco (-10 €); cada una de ellas con su peso específico y ponderado en el total.

No quisiera olvidarme, que veremos posteriormente, el efecto que suponen las plazas no abiertas, con gran volumen de “oferta ociosa” (ya explicado el término en otras publicaciones).

diferencia-adr

Pero el entendimiento de esta variación de precios – ADR, debiera hacerse también atendiendo a la tipología de clientes y canales de compra. La falta de pernoctaciones internacionales, y los cambios en los canales de venta, han propiciado sin duda alguna esta subida de precios.

La venta de los hoteles, en general se ha producido de forma más directa, con menos intermediación; falta de venta de paquetes turísticos con Tarifas Netas para el hotel, venta a través de Bancos de Camas internacionales, o de “Wholesalers”, incluso de OTA’s, han propiciado esta subida de precios. Eso ha generado también un menor coste de comisiones (intermediación).

Asimismo, no olvidamos que, en esta situación, el turista nacional ha estado dispuesto a pagar más por una habitación que en otros momentos (recomiendo analizar Conductas Consumidores – Economía Conductual). Sus ganas de “salir a disfrutar como sea, le han llevado a ser capaz de pagar más por un producto/servicio que, en otros momentos, no lo hubiera hecho. Pero eso no se puede mantener mucho en el tiempo.

De hecho, los datos de septiembre y las previsiones para la próxima temporada baja, octubre 2021 – marzo 2022, nos van indicando que dicho ADR se irá regularizando a términos más normales para la situación de grandísima incertidumbre que vivimos y que, esperando no dure mucho, todavía tendremos que gestionar.

En términos generales, y teniendo en cuenta que todavía se mantiene y mantendrá mucha parte de la oferta alojativa cerrada (en septiembre han vuelto los cierres salvo las principales excepciones de Madrid y Barcelona, que mantenían muchos cerrados), podemos anticipar que para 2021 el ADR mantendrá los niveles finales de 2019 (sin descontar IPC aprox 4%). Para 2022 dicho ajuste, y según se vayan recuperando mercados y canales, se hará más efectivo, con posibles descensos sobre los valores que estamos viendo este 2021, volviendo a valores seguramente del entorno 2018-2017 (88 €), pero todavía con incrementos de demanda progresivos.

Hemos de ser cautos con tasas de ocupación, porque la influencia del número de hoteles abiertos/cerrados está siendo muy importante. Seguramente todavía habrá un alto nivel de estacionalidad, o incluso de cierres definitivos, salvo determinadas plazas y/o productos.

Visión RevPar

Cualquiera de nosotros que trabaja/gestiona habitualmente valores de la industria, sabe que esta medida es más efectiva y nos aproxima más al valor de la venta de nuestro negocio hotelero.

En la misma comparativa temporal que estoy manteniendo en el estudio, es decir, el periodo mayo – septiembre 2021 vs 2019, los datos son mucho más marcados.

diferencia-revpar

La caída frente a 2019 ha sido de 17,10 €, situándose el RevPar del periodo en 23,84%, que se acentúa a los 19,57 € aplicando deslizamiento de IPC. En términos porcentuales, estamos a un 37% de los valores de 2019, máxime con la disminución de oferta.

Les estimaciones más halagüeñas nos pueden indicar que estaremos en torno al 30% (sin descontar IPC) de los valores de 2019, eso sí, con gran diferencia de oferta abierta, lo que acentuaría esa diferencia, y establecer unos valores hasta 2024 de los siguientes términos:

diferencia-revpar02

Al igual que en precio y ocupación, Madrid y Cataluña lideran las caídas, junto con País Vasco. Curiosamente también Baleares, zona que más crecía en ADR (+21 €), desciende de forma importante cuando hablamos de RevPar (-13 €).

La variación que se producirá en 2022 (negativa) especialmente vendrá dada por un reajuste en los precios que ya hemos comentado anteriormente; es decir, la demanda seguirá creciendo, pero los cambios en origen de clientes y forma de compra (canales) respecto a 2021, tendrá una incidencia más real.

diferencia-revpar03

Sería importante no perder de vista la evolución de nuestro RevPar en términos precios actualizados IPC y teniendo en cuenta nuestra capacidad alojativa total. En este sentido, la gestión de costes/gastos y las decisiones de estacionalización de aperturas/cierre de oferta, se hacen más imprescindibles.

revpar-capacidad-maxima

fuente datos: INE – datos analizados 1999-2021 – Comparativas con datos asociaciones empresariales y grupos hoteleros.

Imágenes cedidas: Shutterstock.com