adults only pareja-spa-jóvenes-viajar

Los viajes solo para adultos viven su época dorada. La pandemia ha reforzado ese deseo de tranquilidad y paz que muchos viajeros llevan buscando desde hace tiempo en sus vacaciones. Esto impulsa el auge de los establecimientos dedicados exclusivamente a mayores de edad. Tanto es así que, en lo que va de 2021, las reservas de planes “adults only” han experimentado un inusitado crecimiento de 34% con respecto al año pasado, según datos de Weekendesk.es, portal especializado en escapadas temáticas.

Alojamientos en entornos tranquilos, bien sea urbanos o de naturaleza, con todos los detalles cuidadosamente personalizados, que ofrecen servicios premium de bienestar. A esto, se suman planes especiales para veladas románticas y con una gastronomía de primera, y hasta algunas noches de fiestas con conocidos DJ… Así son estos enclaves que, en los últimos años, se han convertido en el paraíso más anhelado de muchas personas.

“España es uno de los países donde más se ha popularizado este concepto ‘adults only’ con una oferta de alojamientos debido, en parte, a que la demanda turística se ha diversificado y las necesidades se han ido transformando. En determinados momentos, no solo buscamos vacaciones para conocer un destino y disfrutarlo, sino también por un deseo de bienestar personal. Estos establecimientos se han ido consolidando con éxito, gracias a que han sabido ofrecer servicios orientados a lograr la desconexión en experiencias más personales”, explica Brigitte Hidalgo, directora de operaciones de Weekendesk.

Planes de lujo y cada vez más completos

En el mercado “solo para adultos” podemos encontrar una oferta variopinta de alojamientos: desde los destinados a noches de fiesta y con un ambiente bastante musical, hasta aquellos hoteles que garantizan un clima de paz absoluta casi que en estado zen. En España, especialmente, hay bastante de dónde elegir, sin embargo, es el segundo grupo el que la que ha mostrado un considerable repunte en los últimos años.

Entre todos ellos los que triunfan son los paquetes gastronómicos, que permiten a los viajeros conocer más sobre los platos locales. El 75% de las reservas incluyen planes relacionados con gastronomía: cenas y comidas especiales a tres platos, degustaciones, pensión completa y hasta cava y bombones de bienvenida para iniciar la velada con buen ritmo.

Para una experiencia multisensorial muchos añaden servicios wellness, como masajes, circuitos de spa, balnearios, talasoterapia o, la estrella del momento, el jacuzzi privado. El 64% de los paquetes contienen algunos de estos caprichos que permiten a los viajeros organizar un fin de semana repleto de actividades de bienestar y mindfulness.

El entorno, por supuesto, tiene que ser el mejor. Siguiendo con la tendencia de las vacaciones de lujo, en el caso de los adults only se aprecia una enorme preferencia por los hoteles de alta categoría: el 68% de las reservas son en establecimientos de 4 y 5 estrellas.

Esta demanda por los planes Premium, cada vez más completos, ha provocado un ligero incremento de un 16%, alcanzando un precio medio por plan de unos 219 euros, con respecto hace un año.

En la costa y en destinos nacionales

Los lugares favoritos para unas vacaciones adults only están en la costa española. Los hoteles de la zona cuentan con extraordinarios planes e instalaciones con los que han sabido crear un entorno idílico a orillas del mar. Los destinos de pueblo y ciudades históricas también muestran un importante despunte. Los más buscados y reservados están en Cataluña (46% de las ventas), concretamente en Girona, que concentra el 29% de la demanda y Tarragona el 13%.

Le sigue Andalucía (34%), teniendo a Málaga como la gran favorita aglutinando el 26% de las ventas y Huelva con el 7%. En un plano más urbano tenemos a Castilla y León (10%), donde Segovia toma la delantera con el 10% de las ventas totales a nivel nacional. La Comunidad de Madrid (7%) y las Islas Baleares (4%) son otras de las regiones más solicitadas.

¿Los que más compran viajes solo para adultos? Catalanes (42%), los andaluces (29%) y los madrileños (11%).

Imágenes cedidas: ENVATO