comunicación turismo responsable sostenible ecológico

La conservación del medioambiente es una preocupación que cada vez se arraiga más en la sociedad española, cambiando progresivamente su modo de vida y algunas costumbres. Y el turismo no es la excepción. De hecho, 2 de cada 3 personas quieren disfrutar de sus días de descanso respetando el medioambiente, lo cual ha permitido que, tan solo en el último año, las reservas de viajes en hoteles ecosostenibles se hayan disparado un 237% en lo que va de año, según datos de Weekendesk.es, portal especializado en escapadas temáticas.

España se posiciona como uno de los destinos donde más se consolida este tipo de turismo, mostrando un incremento por encima de la media global (189%) en el conjunto de los mercados analizados por Weekendesk: España, Francia, Bélgica, Luxemburgo y Países Bajos.

Este aumento espectacular en las ventas va en consonancia al creciente interés por reducir la huella de carbono, lo que ha hecho que los españoles opten por los destinos más próximos para pasar sus vacaciones. Según Weekendesk.es, este año las reservas apuntan a que viajamos un 30% más cerca de casa, lo que se traduce en un importante auge de los destinos locales. Ahora la distancia media que recorren los clientes para disfrutar de escapadas eco es de unos 68 kilómetros, muy por debajo de los 80 – 100 kilómetros que recorrían antes de la pandemia.

Cataluña es el destino más demandado para este tipo de vacaciones, gracias a su atractiva oferta de alojamientos ecosostenibles, agrupando el 75% de las ventas. Le siguen Andalucía, aglutinando el 14% de las reservas; además de las Comunidad Valenciana con el 9% de las ventas. Precisamente son los residentes de esas regiones los que más demandan este tipo de escapadas, según datos de Wewkendesk.es.

turismo responsable consciente

¿Cómo son las escapadas ecosostenibles?

Los españoles cuando se escapan buscan, preferiblemente, los paquetes Premium, es decir, planes que proporcionen una experiencia local completa. Las temáticas que más triunfan son aquellas que incluyen alojamientos de 3 o 4 estrellas, con actividades gastronómicas (48% de las ventas) donde los platos tradicionales de la región sean los principales protagonistas, algo que ahora tienen en cuenta los alojamientos, considerando que el uso de productos locales contribuye a la reducción de un 20% de las emisiones, señala Weekendesk.es.

Hay quienes también optan por paquetes más inmersivos y sensoriales, añadiendo al fin de semana planes de bienestar (masajes y jacuzzi privados, circuitos de spa, actividades wellness en la naturaleza…).

El precio medio de este tipo de escapadas sostenibles es de 195 euros, el mayor que el resto de los paquetes, lo que significa que a los viajeros no les importa pagar un poco más por disfrutar de unas vacaciones eco.

Filosofía de los alojamientos sostenibles

Los alojamientos se han adaptado para ofrecer a los clientes una experiencia respetuosa con el medioambiente de principio a fin. Además de haber implementado al menos una o dos fuentes de energía renovables como la solar o la eólica y optar por la iluminación de bajo consumo, los establecimientos se preocupan por hacer que todas las acciones cotidianas tengan un impacto mínimo, como por ejemplo el uso de productos de limpieza y detergentes no tóxicos.

La estructura de un hotel ecológico debe permitir la mayor ventilación posible. El flujo de aire ininterrumpido evita en gran medida el uso de aires acondicionados. Por otra parte, el mobiliario, así como las sábanas, los colchones, las toallas y la ropa de cama deben estar hechos de materiales orgánicos y/o reciclables. El jabón y los demás amenities deben ser orgánicos y ofrecidos a granel en lugar de paquetes individuales para reducir los residuos. También debe contar con un sistema de reciclaje de aguas grises.

Los alimentos deben ser orgánicos y procedentes de cultivos locales, a fin de apoyar a los agricultores de la zona y reducir los costes de combustible.

Imágenes cedidas: Globelet Reusable en Unsplash