2023 turismo españa playas sobreturismo

Aunque el verano despertaba cierta esperanza en el sector hotelero, los rebrotes y el miedo en la población acabaron con gran parte de las ilusiones. Según las primeras proyecciones recogidas por la agencia EFE, España cerrará el periodo enero-agosto con alrededor de 40 millones de turistas internacionales menos que el año pasado, que habrán dejado de gastar aquí unos 50.000 millones de euros, como consecuencia de las restricciones y las cuarentas impuestas para luchar contra el coronavirus.

El temor de los viajeros a los contagios es otra razón que explica la fuerte caída de los desplazamientos internacionales, que han sido sustituidos por otros en el interior del país, aunque en el caso de España no compensan ni de lejos la fuerte caída de ingresos derivada de la ausencia de extranjeros.

A falta de las cifras oficiales de agosto, que el Instituto Nacional de Estadística (INE) publicará a principios de octubre, una proyección de los datos de 2019 permite anticipar tales caídas.

Lejos de los 58 millones de hace un año

En el periodo enero-agosto de 2019 llegaron a España 58,2 millones de turistas y solo en agosto, 10,1 millones. En enero-julio de este año, el cómputo total apenas llega a 13,2 millones.

De seguir la tendencia de julio (con 2,5 millones de viajeros), la suma total de llegadas se situará entre 15 y 16 millones, más de 40 millones por debajo del año pasado.

La cuenta del gasto que hacen estos turistas que han dejado de venir a España es igualmente decepcionante: en enero-agosto del año pasado gastaron 64.124 millones de euros (11.765 solo en agosto).

Este año, entre enero y julio apenas se llega a 14.291 millones. Solo en julio fueron 2.450 millones, frente a casi 12.000 de un año antes.

De proseguir este ritmo, los ingresos de los ocho primeros meses de 2020 no llegarán a 17.000 millones, frente a los 64.124 previos.

La esperanza es que el turismo nacional -del que no habrá cifras oficiales hasta finales de año- permita compensar, aunque será de forma muy parcial, las fuertes caídas del internacional.

playa turismo crisis coronavirus

Baleares pierde un 40% de su PIB

La situación es más crítica en las zonas más turísticas: en Baleares el turismo es un monocultivo, del que depende cerca del 40% de la riqueza de las islas. Eso explica que la caída de su PIB en el segundo trimestre (-40,5%) haya sido muy superior a la media nacional (-22,1%).

En Canarias, que ha entrado en la lista de zonas con índice de riesgo que elabora el Instituto Robert Koch alemán, la consejera de Turismo, Yaiza Castilla, confía en reconducir la situación en las próximas semanas porque allí la temporada alta empieza justamente al final del verano.

El archipiélago es una de las pocas alternativas de destino de sol y playa para este invierno para el mercado europeo.

En Barcelona, ocupaciones del 10% y en Benidorm, del 51%

El sector ya ha advertido sobre esta “dramática” campaña de verano, con un 75% de los establecimientos cerrados en Barcelona, según el Gremio de Hoteles de la ciudad, que sitúa la ocupación en el 10%. En la capital, la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM) la cifra en el 17%.

Según la patronal hotelera de la Comunidad Valenciana (Hosbec), en Benidorm -uno de los emblemas del sol y playa- la ocupación apenas ha superado el 51% en hoteles y el 28% en apartamentos, mientras que en los cámpings ha subido al 79%, gracias al turismo nacional, que ha alcanzado el 84%.

En el norte del país, el Parque de la Naturaleza de Cabárceno (Cantabria) ha batido este agosto su récord histórico de visitantes en un mes, con 160.523, y en julio registró un aumento del 32%, reflejo de las preferencias por el turismo de aire libre y naturaleza en la “nueva normalidad”.

hoteles barcelona

Campings y Paradores aguantan el chaparrón

Esas preferencias explican también los buenos resultados de los campings en julio y agosto, con ocupaciones del 65% que les han permitido salvar la temporada, según la Federación Española de Campings (FEEC), con mayores ocupaciones en la cornisa cantábrica y en el interior del país.

También Paradores -con establecimientos apartados y tamaños medios o pequeños- ha reportado cifras positivas: en julio y agosto superó el 77% de ocupación, solo dos puntos menos que un año antes. En agosto subió al 82,4%, como ya informamos en TecnoHotel.

Imágenes cedidas: Shutterstock.com, Nemanja .O. en Unsplash, ENVATO