hoteles clásicos de España hotel palace madrid

Inaugurado en 1912, el hotel Palace de Madrid ha reabierto al público tras haber estado cerrado durante cerca de seis meses por la pandemia del coronavirus, algo que antes solo había ocurrido durante la Guerra Civil, cuando funcionó durante tres años como hospital de campaña.

Medidas estrictas de seguridad e higiene acompañan el regreso de este centenario hotel, icono de Madrid y testigo de la historia de la capital.

Las habitaciones tendrán una menor rotación, la desinfección es continua y hay dispositivos para que los clientes alojados reduzcan al mínimo su contacto con los trabajadores del hotel.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha acudido a la reapertura, que a su juicio lanza “un mensaje de optimismo, de confianza en el futuro y de esperanza para la ciudad”.

Preocupa la baja demanda

Un centenar de hoteles ha abierto ya sus puertas en la capital. El Palace, con 470 habitaciones, 50 suites y una suite real, es el quinto de cinco estrellas en hacerlo y el primero de los de la liga de gran lujo, en la que figuran el Villa Magna, el Santo Mauro o el Urban.

No han abierto antes a la espera de que hubiera una demanda suficiente, que esperan conseguir en el mercado de lujo nacional y garantizando “un ambiente muy seguro”, explican a Efe desde el hotel.

Ya hay reservas, en la primera semana de septiembre volverán los primeros eventos públicos y además se celebró una boda el pasado fin de semana.

La plantilla, de más de 300 personas, ha comenzado a incorporarse aunque no al completo, y el hotel lanzó una campaña el día de la reapertura con habitaciones a 185 euros que se pueden reservar para antes del 26 de diciembre.

hotel palace madrid

COVID free

Para que el lujo sea además libre de COVID-19, las habitaciones permanecerán al menos 24 horas vacías entre clientes, el tiempo mínimo que transcurrirá antes de que las camareras de piso entren a limpiar.

Será posible hacer la entrada y la salida del hotel sin contacto y los clientes tendrán un chat para comunicarse con el alojamiento. Si lo desean, podrán pedir que la comida del servicio de habitaciones les llegue empaquetada.

El Palace transforma algunos de sus servicios, como el de desayuno, que por el momento deja de ser buffet y será a la carta. En las habitaciones no habrá zapatillas, albornoz, papel ni bolígrafos, que se llevarán solo a petición del cliente.

Además, los productos que se usarán para limpieza y protección de los trabajadores son de uso médico y están testados, según el protocolo europeo establecido por el Marriot. La prioridad “absoluta es la seguridad” y la cautela.

Optimismo en la reapertura

El Palace es optimista con su reapertura, que se está produciendo sobre todo en las plantas superiores, las de mayor lujo. “La afluencia de huéspedes va a ir creciendo una vez que abramos. Estamos confiados en que semana a semana nuestra ocupación de a poco irá creciendo”, ha explicado a Efe el director del hotel, Pablo Flores.

Hay “bastante mercado nacional”, pero también extranjeros de Reino Unido, Francia o Alemania, “que siguen viniendo por cuestiones de trabajo”, explica el director.

A lo largo de su historia, el Palace ha acogido a artistas como Michael Jackson, los Rolling Stones, Ava Gardner, Charlton Heston o Salvador Dalí, que llegó a pintar un boceto en una de las paredes de su habitación aunque no quedan rastros porque fue borrado al momento por una camarera de piso.

En su inauguración en 1912 el Palace era el hotel más grande de Europa y fue pionero en España por instalar teléfonos e inodoros en cada habitación.

Con su reapertura, el Palace retomará además uno de sus eventos de más éxito, el almuerzo de los domingos con ópera en directo, aunque en su retorno, el 6 de septiembre, tendrá acordes de zarzuela, con el Barberillo de Lavapiés.

También abre el Marriott Auditorium

Marriott ha reabierto también las puertas de otro de sus grandes hoteles madrileños, el Madrid Marriott Auditorium. El hotel más grande de Europa, centro de congresos de referencia en la capital ha puesto en marcha toda su maquinaria para intentar, poco a poco, adaptarse a la nueva normalidad.

El hotel ha puesto en marcha nuevos protocolos de seguridad para minimizar así los riesgos de contagio y garantizar la distancia social. Con 56 salas de reuniones y un auditorio que da cabida a más de 2.000 personas, el hotel se ha visto en la necesidad de añadir estaciones de saneamiento de manos, así como más facilidades en el acceso, permitiendo el flujo de asistentes sin incidencias.

Además, cuenta con múltiples cocinas estratégicamente situadas y una útil capacidad de privatización gracias a sus salas panelables y a las amplias galerías.

madrid marriott auditorium

 

1 COMENTARIO