El E-A-T es uno de los factores de posicionamiento online que más valor ha cobrado en los últimos años. El acrónimo recoge su significado en inglés: expertise (experiencia), authoritativeness (autoridad) y trustworthiness (confianza)

En este post te contamos cómo trabajar el EAT de tu hotel: una de las acciones más relevantes de toda estrategia SEO que, en muchos casos, pasa desapercibida.

¿Qué significa E-A-T?

Experiencia, autoridad y confianza son los tres factores que definen el concepto de EAT. Se trata de una acción de posicionamiento que demuestra a Google que el contenido que publicamos es veraz, que ha sido revisado o aprobado por expertos en la materia.

Muchos hoteles tienden a trabajar su blog o estrategia de contenidos delegando en el responsable de marketing dejando que, con sus propios conocimientos, sea este o esta quien redacte todo el contenido de la página.

Sin duda esto es una tarea prolífica, pero también es obvio que a Google le transmite más confianza un artículo sobre revenue firmado y revisado por el revenue manager que el mismo contenido firmado por un encargado de mantenimiento.

De aquí viene el valor de buscar testimonios de expertos en la temática cada vez que queramos desarrollar un contenido en el blog de nuestro hotel. Además, hay muchas otras del EAT que debemos tener en cuenta.

¿Es importante el EAT para mi hotel?

En 2013 Google se pronunció de manera oficial acerca del EAT y el valor que le concede a la hora de posicionar una u otra web en su motor de búsqueda.

Esta guía oficial explica que la experiencia, la autoridad y la confianza de una web pueden parecer conceptos muy similares, pero no son conceptos idénticos. Por ello los valora de manera independiente, y teniendo en cuenta diferentes criterios para cada uno.

Criterios de Google para valorar el EAT de tu hotel

Son tres acciones diferentes las que componen la estrategia de EAT (expertise, authoritativeness, trustworthiness) y estos son los puntos clave que definen a cada una:

Experiencia

Trabajar el expertise no se trata de la experiencia curricular de la web ni de la empresa, sino de la experiencia y el conocimiento que transmite un único contenido en una materia concreta.

En TecnoHotel, por ejemplo, tenemos contenido sobre marketing digital o sobre diferentes temáticas escrito o revisado por grandes expertos del sector hotelero, formados y con una larga historia ejerciendo en su área.

Podríamos escribir nosotros este tipo de material, pero en muchas ocasiones ¿quién mejor que un experto para explicar cómo funciona este área tan importante del sector?

Autoridad

Si la experiencia ya es un factor de posicionamiento, la autoridad es un plus de esta misma acción. No representa el mismo valor el contenido de un autor debutante, que el de aquel que lleva años en el sector y apareciendo en publicaciones, conferencias, eventos…

Así se define el concepto autoridad: se trata de un influencer de la industria, aquel que casi cualquiera puede identificar como una referencia modelo.

Y, ¿cómo puede Google valorar la reputación del autor? Claro, únicamente de manera online. Reseñas en redes sociales, menciones en medios especializados, artículos firmados en blogs… Son algunos de los criterios que analiza Google al designar este nivel de reputación.

La autoridad no deja de ser un concepto subjetivo, es decir: por mucha reputación que tengamos en TecnoHotel al hablar de hotelería, Google valoraría la autoridad de la revista entre cero y nada si quisiéramos hablar de tanatoestética.

Confianza

El spam o contenido puramente publicitario, que no muestra ninguna información realmente fiable, es algo que Google penaliza muy en serio: podría incluso dejar de mostrarlo en el buscador.

En medios de comunicación y revistas Google analiza con atención la calidad y exactitud del contenido, y compara con referencias del sector para entender qué respaldo tiene lo publicado.

En este sentido, mencionar la bibliografía y las fuentes que han inspirado nuestro contenido son un valiosísimo factor de posicionamiento. La autoridad de un contenido original resultará más veraz si tenemos como fuente, por ejemplo, a un medio de tirada nacional.

Estrategias para mejorar el EAT en la web de tu hotel

Si nunca has trabajado el EAT en tu web, es probable que los motores de búsqueda ya se hayan dado cuenta y estén bloqueando tu posicionamiento en Google.

Sin embargo, las acciones de EAT para el blog de un hotel son sencillas, y no te costará demasiado implementarlas.

Incluye enlaces y bibliografía

El lector quiere saber de dónde salen las últimas noticias del sector y en qué te basas para establecer ese ranking de recomendados. Por eso, si muestras fuentes de gran autoridad que respalden tu publicación aportarás más confianza cuando Google rastree tu contenido.

Actualiza tu contenido

La tendencia turística ha cambiado este 2022 radicalmente respecto a la de 2019. Por eso el artículo que redactaste hace tres años sobre este tema ha dejado de tener utilidad, y de hecho da la sensación de que no estás informado de la actualidad.

La solución a esto es sencilla: actualiza tus publicaciones. Las referencias que utilizamos hoy no son las mismas de hace unos años, y el hecho de que estés al tanto sobre cómo funciona tu sector también es algo que aportará confianza a tus lectores.

Opiniones y reseñas

La reputación del autor se valora buscando toda la información disponible que lo cita, por eso la opinión y recomendaciones que hagan tus lectores en su propio blog, en sus redes sociales o en cualquier espacio web te convertirá en un influencer hotelero.

Trabaja con expertos

No siempre podemos pedir a un experto que nos ayude a redactar contenido, pero seguro que en nuestro equipo hay uno o varios miembros muy especializados en lo que queremos publicar.

Por esto, si escribes un artículo sobre interiorismo hotelero no está de más que un diseñador o interiorista eche un vistazo y confirme su veracidad.

La caja de autor

Tan sencillo como firmar tu contenido. Quienes te leen quieren saber que eres una persona real, con formación y experiencia en la materia, así que no seas modesto en este aspecto y deja claro que sabes bien de lo que hablas.

Además, también es interesante que incluyas datos de contacto o información que ayude a los curiosos a conocerte mejor: tu LinkedIn, tu web profesional, eventos donde has participado…

Tampoco se trata de alardear ni exagerar, simplemente es demostrar que tu experiencia avala lo publicado.

Conviértete en bibliografía

Se supone que la información de Wikipedia es la más completa y veraz de internet. Imagina, entonces, si Wikipedia cita como fuente la web de tu hotel: habrías alcanzado el TOP del SEO.

No hay criterio más eficaz que ofrecer un contenido realmente útil, preciso y avalado. Es lo que hará de tu nombre la próxima bibliografía para quienes estén preparando su tesis sobre gestión hotelera.

Imágenes cedidas: Alexandre Pellaes