Descubre el podtel, el hotel cápsula para alojarse en lugares recónditos

Con el objetivo de captar la atención de los turistas y apostar por nuevos modelos de negocio, los alojamientos se están diversificando. Así, es interesante la llegada del podtel, una versión del hotel cápsula transportable ideal para instalarse en localizaciones tan exóticas como recónditas. Al menos, eso es lo que asegura su creador, quien confía en que su proyecto pueda cambiar la forma en que actualmente entendemos el turismo experiencial de lujo.

Su apuesta pasa por un enfoque sostenible y respetuoso con el medioambiente, que ofrece a la vez una experiencia altamente tecnológica y de desconexión al usuario. Al tratarse de una construcción autosuficiente y fácil de mover, no deja huella sobre el terreno. Es más, no necesita ningún tipo de cimentación ni canalización. Encima, en este eco-hotel el huésped controla todo a través de una app que fomenta la inmersión con el entorno.

El nombre de la compañía es DistrictHive, mientras que su CEO se llama Priyesh Patel. Él hace a continuación un repaso por su reciente trayectoria, que, como ya comentamos en su momento, ha comenzado en la zona granadina de Gorafe. Así, en la entrevista habla de sus principales desafíos, de planes de futuro y de lo que pretende conseguir con la irrupción de este alojamiento alternativo a nuestro país.

—DistrictHive es un proyecto multidisciplinar que busca cambiar el concepto de turismo sostenible de lujo. ¿Cómo y cuándo surgió esta idea?

—Es un sueño que empezó hace aproximadamente 4 años, para la incursión de mi familia en algo innovador a partir de nuestra experiencia colectiva. Es, por decirlo de alguna manera, mi último hijo. Así que, ver el producto completamente operativo de lo que era sólo un sueño hace unos años, ha sido extremadamente gratificante.

La idea original y todos los detalles han sido creados por DistrictHive LDA. Desde luego, teníamos una idea clara de lo que queríamos crear y podemos decir que lo hemos conseguido. Por supuesto, involucramos en todo el proceso a las mejores empresas del mundo en diferentes campos para hacerlo posible: diseño, construcción, interiorismo, ingeniería, etc.

—Como creador, ¿cómo entiendes que debe ser el turismo sostenible y responsable?

—Este hotel cápsula o podtel, como nos gusta llamarlo, es un módulo autónomo 100% autosuficiente. Representa una nueva forma de entender el turismo desde una perspectiva de sostenibilidad y eficiencia. Es capaz de generar su propia agua del aire y su propia electricidad a partir de energía solar. También tiene su propia gestión de aguas residuales, transformando los residuos en cenizas, y las aguas grises se filtran a través de dos procesos de filtrado para que el agua sirva como agua de riego.

DistrictHive también respeta el medioambiente. No toca el suelo sobre el que se asienta, no tiene cimientos y no requiere ningún tipo de canalización, tubería o saneamiento. El sistema de soporte desarrollado tiene 6 patas que, como una nave espacial recién aterrizada en Marte, se apoyan en el suelo. El impacto medioambiental en la zona es nulo, ya que no se consumen recursos locales. Una vez retirado, el lugar quedaría en el mismo estado en el que se encontraba anteriormente.

Todas estas características que hemos logrado reunir ejemplifican lo que, bajo mi punto de vista, es hacer turismo sostenible y respetuoso con el entorno, apoyándose tanto en los avances de disciplinas varias como en las nuevas tecnologías e Inteligencia Artificial, por supuesto.

—Ahora que mencionas la Inteligencia Artificial (IA), ¿en qué y cómo se refleja la integración de ésta en el podtel?

—El podtel cuenta con una tecnología vanguardista en la que convergen dos factores: una IA denominada Hivemind y el control de todos sus sistemas a través de una app móvil a la que también hemos llamado DistrictHive. Se trata de un sistema de desarrollo global y complejo que diferencia a este proyecto de otros por la forma en que se integran las nuevas tecnologías.

La aplicación móvil de DistrictHive (disponible en versión iOS y Android) permite a los huéspedes controlar todos los dispositivos y funcionalidades del hotel cápsula, como la apertura de puertas, la temperatura, el olor interior, la iluminación, el sonido o la compra de comida y bebida bajo demanda.

Por su parte, la IA Hivemind que controla el módulo se ha construido sobre un sistema propio y una placa base que monitoriza todos los sistemas y el consumo de energía recogida a través de unos paneles solares instalados en el techo. Este sistema es capaz de predecir los tiempos de apagado en caso de sobreconsumo energético. De esta manera, ayuda en la gestión de los periodos de recarga del podtel para que esté operativo al 100%, pudiendo dejar días entre reservas si fuera necesario.

A la vez, ayuda a los huéspedes durante toda su estancia para garantizarles una experiencia de alta tecnología y conexión, mientras se relajan y disfrutan del maravilloso paisaje de la zona en absoluta privacidad.

—Esta apuesta por la IA, ¿es un paso más hacia dónde debe dirigirse el turismo del futuro?

—Por supuesto. Creo firmemente en el uso de las nuevas tecnologías y los sistemas avanzados como motor, en este caso, del turismo del futuro, pero también del presente. Con este proyecto a la vez queremos dejar muy patente que el sector ha de avanzar y que se pueden integrar muchos factores a la vez, generando experiencias altamente envolventes e inmersivas para el usuario final, sin perder de vista los enfoques sostenibles y ecológicos.

—¿Por qué el desierto de Gorafe, en Granada, para instalar un podtel tan singular?

—Porque buscábamos un lugar único en la naturaleza, apartado y bello, y el desierto de Gorafe cumplía todos estos requisitos. Desde el primer momento en que lo visitamos en familia, nos pareció el lugar ideal para iniciar este proyecto. Ahora que ya han pasado unos meses desde su puesta en marcha, no podemos estar más seguros de que elegimos el emplazamiento perfecto.

—Has concebido DistrictHive como el primero de la llamada «Colonia Podtel». Es decir, que habrá más hoteles cápsula repartidos por diferentes partes del mundo. Todos, en lugares remotos.

—Exacto. Aunque no podemos dar aún muchos detalles, ya estamos trabajando en la búsqueda de la siguiente ubicación para la instalación del que será el segundo podtel del mundo. Lo que sí podemos decir es que nunca habrá dos podtels en el mismo país y que los destinos serán siempre de una belleza única y extrema. Lugares remotos en el planeta que se diferencien por su singularidad y atractivo, y que sean la representación viva del espíritu de un proyecto global como este.

—El proceso de construcción e instalación del podtel ha sido realizado por MOHO Arquitectos, un estudio español ubicado en Murcia. ¿Cuáles fueron las principales razones para elegirlo frente a otros candidatos?

—Ya había trabajado antes con MOHO Arquitectos. Los conozco desde hace años y con ellos he desarrollado grandes proyectos internacionales. Desde el primer momento supe que era el estudio más adecuado para ejecutar un proyecto de estas características. Su profesionalidad y experiencia han sido ingredientes clave para el éxito de DistrictHive. Como el trabajo del resto del equipo, que incluye un amplio abanico de colaboradores internacionales. A todos ellos les estoy muy agradecido.

—Háblanos ahora de los mayores desafíos y retos del proyecto.

—Cada paso del camino ha tenido desafíos y todos hemos aprendido mucho durante el proceso. Es un proyecto de vanguardia en el que, desde el inicio, hemos entendido los retos como algo natural. Pero, tal vez, el transporte ha sido una de las partes más complejas. Durante la que más «sufrimos» fue subiendo una montaña a través de un terreno increíblemente difícil para, finalmente, llegar a destino e instalar el podtel. El despliegue fue simplemente impresionante y, al final, lo logramos.

—¿Qué puede esperar un cliente al alojarse en un hotel cápsula como este?

—El objetivo final es proporcionar a los huéspedes una experiencia turística única para el disfrute y deleite de todos los sentidos. Una experiencia de pleno contacto con la naturaleza a través de la cual desconectar para conectar con uno mismo.

Desde un punto de vista formal, la cápsula es un pequeño módulo de 35m2 dividido en varios espacios: un baño, una cocina-salón-comedor, un dormitorio (con una cama doble y una cama doble oculta), armarios y estanterías modulares multifuncionales, y un pequeño y necesario cuarto de instalaciones donde se concentra todo el equipamiento técnico. El podtel también cuenta con una terraza abierta para observar las estrellas. Además, todo el mobiliario, los espacios de almacenamiento, las paredes, y los acabados, se han realizado con el máximo detalle y cuidado.

Así, el resultado final es un diseño que persigue intencionadamente una imagen de lujo y calidez.

—¿Podríamos también definir a DistrictHive como una respuesta a la demanda de alojamiento-experiencia que exige el cliente actual y, sobre todo, más joven?

—Claro. Las generaciones más jóvenes buscan experiencias innovadoras, salvajes y atrevidas. La forma en que conciben el mundo en general, y el turismo en particular, ha cambiado radicalmente y DistrictHive pretende ser la respuesta a esa búsqueda, cimentada con sólidos conocimientos y aspiraciones y con una clara visión de presente y futuro.

—El proyecto ya lleva seis meses en marcha, ¿cómo ha sido la acogida hasta ahora?

—Todavía estamos en una fase incipiente, pero en general podemos decir que muy positiva. Creemos que se trata de una propuesta impresionante y única, que el público en general, los usuarios y los medios de comunicación están sabiendo valorar y entender. Estamos muy contentos de haber creado un proyecto como este, en el que confluyen la innovación, la tecnología, la arquitectura, el diseño y, por supuesto, el respeto al medio ambiente.

Imágenes cedidas: District Hive