El papel del sector aéreo en el futuro de los viajes

La complicada situación actual afecta a la industria de los viajes en su totalidad. Hoteles, museos, medios de transporte, restaurantes… Todos los implicados están notando la crisis que se está atravesando desde que comenzó la pandemia. Por eso, el sector aéreo ha querido aportar su perspectiva sobre cómo se puede salvar el turismo antes de que sea demasiado tarde.

En concreto, han debatido las líneas de actuación dentro del ciclo de debates Salvemos el Turismo, que ha contado con la participación del presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), Javier Gándara, y del presidente del Consejo Internacional de Aeropuertos Europeos (ACI EUROPE), Javier Marín. De moderar la mesa redonda, celebrada en las instalaciones del Eurostars Madrid Tower 5*, se ha ocupado el periodista y director de Hosteltur Manuel Molina.

La iniciativa nacida en mayo de 2020 busca precisamente reunir a los jugadores clave de la industria para analizar la situación actual y ofrecer soluciones. En este caso, enfocadas en la importancia que tienen los vuelos a la hora de atraer viajeros internacionales. Por eso, el presidente de Grupo Hotusa, Amancio López Seijas, ha destacado la importancia del sector del transporte aéreo para España como «factor determinante junto al fenómeno low cost».

Asimismo, ha hecho hincapié en que «cuando empezó la pandemia todos teníamos el temor que cayeran las compañías aéreas, pero no se produjo». «Esta fue una magnífica noticia, además de una gran esperanza», ha asegurado. En este sentido, López recalcó en su discurso inicial que «hoy nadie duda que el sector aéreo tiene un gran futuro a la vez que se enfrenta a grandes retos y dificultades».

Incertidumbre, pero sin caer en el pesimismo

Al hablar de la situación actual del turismo, tanto Gándara como Marín resaltaron que, a pesar de que la situación de incertidumbre actual, no hay nada que les evoque a ser pesimistas. «De cara al verano ya hay programados un 2% más de asientos de los que se operaron en 2019», aseguraba el presidente de ALA.

Mientras, para Marín, un resumen muy acertado podría ser: «incertidumbre y preocupación, pero no hemos cambiado las previsiones, será un buen verano». En este sentido, enfatizaron en que las acciones realizadas por parte de las instituciones han creado un estado de confianza en España. Gracias a ello, nuestro país se percibe como un destino seguro y «esto tiene un impacto positivo», concluyeron.

También han aprovechado para comentar los importantes cambios experimentados en el comportamiento del viajero. En el caso del sector aéreo, afirman que ahora «se hace todo más last minute». Por este motivo, «todas las compañías aéreas hemos flexibilizado las políticas comerciales para dar respuesta a esta tendencia», apuntaba Javier Gándara. En esta línea, Javier Marín quiso añadir que, en cuanto a búsquedas, «la reacción del consumidor en referencia a los acontecimientos sociales es inmediata».

El reto de la sostenibilidad

Otro de los temas candentes del turismo en la actualidad es el tema del cuidado del medioambiente. Por ello, se plantearon las acciones realizadas por el sector aéreo en ese sentido. Ambos ponentes se mostraron de acuerdo en que será un pilar fundamental para el futuro de los viajes. De ahí que el presidente del Consejo Internacional de Aeropuertos Europeos anunciara que sus dos objetivos son, en primer lugar, recuperar tráfico y, en segundo lugar, ser sostenibles.

«Hemos aprobado un plan de acción con objetivos muy concretos: ser neutrales en carbono en 2026 y 0 emisiones en 2040«, ha declarado, tras insistir en la responsabilidad social que supone ser sostenibles. En cuanto al presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), aseguró que la posición de las compañías aéreas es mucho más compleja porque es difícil la descarbonización.

Aun así, afirma que su futuro pasa por tener emisiones netas en 2050 a través de cuatro pilares: la tecnología, las infraestructuras y modernización del espacio aéreo (con la implementación del Cielo Único Europeo), los combustibles sostenibles y los mecanismos de mercado. En base a estos objetivos, concluyeron afirmando que «el reto no es volar o no volar, es cómo podemos conseguir que las personas puedan seguir haciéndolo de una forma asequible y más sostenible».

Imágenes cedidas: Grupo Hotusa, Kami Chu en Unsplash