Mantener la cadena de suministro en los hoteles será clave

Cuando comenzó la pandemia hace dos años, nadie se podía imaginar todo lo que estaba por llegar después. Justo cuando el turismo parecía empezar a recuperarse después de la variante ómicron, las consecuencias del conflicto bélico ponen todo en riesgo de nuevo. Por eso, es más importante que nunca que los hoteles mantengan la cadena de suministro.

El pasado mes de octubre, el mundo vivió un desajuste de aprovisionamiento de materias primas. Este problema llegó a afectar globalmente a todos los sectores económicos que dependían de materiales para sus procesos de producción. Por supuesto, los alojamientos no fueron una excepción.

Ahora, la invasión de Ucrania está afectando de nuevo al envío de materiales y el aumento de los costes. Las repercusiones de la guerra con Rusia todavía no las podemos saber con claridad, pero hay que estar preparados para el nuevo golpe que ha supuesto para la distribución de suministros.

Problemas de desabastecimiento hotelero

De nuevo, toca hacer frente a grandes problemas de desabastecimiento. Para empezar, porque han comenzado a detectarse tensiones provocadas por la guerra en sectores muy concretos. Es el caso de la alimentación, la tecnología y la energía, cuyos problemas podrían afectar de manera muy directa al turismo.

En el caso de esta última, en Europa la crisis energética lleva siendo un inconveniente recurrente desde hace algún tiempo. De hecho, esto ha impulsado que varias empresas estén replanificando sus cadenas de suministros. Su objetivo es que la logística no se rompa, para que todo pueda seguir fluyendo.

Por otro lado, ya nos estamos encontrando cada día ejemplos de cómo este conflicto internacional está retrasando la llegada de envíos. También está haciendo que se incrementen los costes de la industria. Aunque quizá lo más peligroso es que pone en riesgo la disponibilidad de algunos bienes muy preciados.

Felix Marti, director general de Resuinsa.

Algunas compañías ya se han puesto manos a la obra para mitigar la situación. Félix Martí, director general de Resuinsa, ha explicado que su compañía está optimizando al máximo sus procesos productivos para paliar la crisis de desabastecimiento. Por ello, están buscando vías de suministro de materias primas alternativas y mejorando su eficiencia.

A pesar de todo, reconocen haber sufrido también las consecuencias de estas complejas circunstancias extraordinarias. Al fin y al cabo, es algo lógico, en especial porque toda la industria está interconectada. Es decir, que un fallo en un punto, puede afectar a todo el sector, produciéndose un efecto dominó.

La importancia de una base sólida

«Ahora más que nunca es muy importante tener una base sólida en la hostelería contando con unos colaboradores fuertes que aseguren el abastecimiento», ha afirmado Martí. Para él, «un hotelero se ha de dedicar a su negocio y no a solucionar problemas de sus proveedores». «Es en estos momentos cuando hay que estar más seguro y confiar en los que realmente llevamos años de forma ininterrumpida dando servicio«, ha asegurado.

Con este objetivo, están intentando «transmitir a todos los hoteleros que de la mano de Resuinsa podrán dormir tranquilos». «Nuestro compromiso con ellos sigue siendo firme como el primer día», ha expresado. Para tranquilizar, también ha asegurado que «afortunadamente» fueron previsores”.

«Viendo la evolución de la pandemia, el alivio de las restricciones y las ganas de viajar que tenía la gente, pusimos nuestra maquinaria a funcionar al 100% para ser capaces de llegar al mes de marzo con toda una gran previsión de stock fabricado», ha confirmado. De este modo, considera que podrán dar servicio no sólo a sus clientes sino también a “los que llaman desesperados porque abren los hoteles para la Semana Santa y su proveedor habitual está desabastecido”.

Por esta razón, aunque subraya que vienen tiempos difíciles por la situación internacional, considera que al mismo tiempo hay «una oportunidad que el sector turístico lleva esperando 2 años y debe aprovecharla». En este nuevo panorama, mantener la cadena de suministro en los hoteles y apostar por los profesionales que ofrezcan seguridad será clave para mantenerse a flote.

Imágenes cedidas: Jonas Allert en Unsplash, Resuinsa