Los expertos coinciden: 2022 será clave a la hora de determinar la recuperación del sector. Con todos los ojos puestos ya en los próximos meses, es una buena noticia comprobar que la demanda turística en España se dispara esta primavera. Al menos, eso nos indican los datos analizados por Michela Ciccarelli, Data Specialist del proyecto de inteligencia de mercado Destination, perteneciente a Lybra.

En un país como el nuestro, en el que el clima es uno de sus principales atractivos, no es de extrañar que, a partir de marzo, se note un aumento del flujo de turistas. Las previsiones parecen ciertas, dado que las últimas búsquedas de vuelo corroboran el interés que tienen los viajeros extranjeros en llegar hasta aquí y animan al optimismo.

Una mejora gradual en España

Tras dos años de una pandemia que ha tenido un fuerte impacto en un sector que no termina de recuperarse, las cifras por fin parecen anunciar una mejora real de la situación. Es cierto que en todo el mundo ha habido otros amagos de recuperación que no han terminado de asentarse, pero en España esta vez la situación parece diferente.

Con la idea de recuperar dos tercios de los viajeros de 2019 para acercarnos al esplendor de aquel año, en parte porque los viajeros se sienten cada vez más seguros con la idea de desplazarse. A pesar de la presencia del virus y del retroceso marcado por la variante Ómicron, Michela Ciccarelli considera que “estamos viendo una mejora gradual que nos aleja cada día más del término oficial de ‘pandemia’”.

“Este tímido positivismo está calentando poco a poco el sector turístico mundial, y estamos empezando a ver un aumento sustancial de la demanda de viajes en algunos países”, ha asegurado la Data Specialist de Destination. Entre los destinos que más van a notar este aumento de flujo turístico, se encuentra España.

El buen tiempo atrae a los turistas extranjeros

Fernando Valdés, Secretario de Estado de Turismo de España, ya dijo en su momento que «el primer hito es la Semana Santa. Nos dará una previsión de lo que será el resto del año». Con enero a punto de terminar, todas las miradas se dirigen más que nunca a los próximos meses, para ver si la esperanza es posible.

Los datos de búsqueda de vuelos confirman las expectativas y demuestran la importancia que la primavera tendrá de cara a recuperar el flujo turístico. Al fin y al cabo, entre el 25 de diciembre y el 23 de enero, se han buscado aproximadamente 6.000.000 de vuelos para llegar a la península. Los potenciales clientes provienen de todo el mundo y muestran un claro interés por la primavera.

El 71,8% de las búsquedas se engloban en el periodo de marzo a mayo, mientras que solo un 28,2% se corresponden con los vuelos para los meses de verano. A priori, son buenas noticias y las esperanzas se confirman: la recuperación es posible. Sin embargo, aunque el valor positivo de este dato es muy significativo, también es una señal de que la fragilidad de los viajes sigue siendo alta y de que todavía no se ha recuperado por completo la confianza en el futuro del turismo.

La demanda turística en España se dispara en primavera

En cualquier caso, se demuestra el fuerte interés de los turistas en nuestro país, aunque sea a corto plazo. Sobre todo porque normalmente la planificación de los viajes se realiza con bastante margen y con antelación a la fase de reserva en sí misma. Es decir, que una demanda tan baja en verano, según Michela Ciccarelli, es “una clara señal de desconfianza del mercado” porque además esta presión de demanda veraniega se sitúa en los mismos niveles que los periodos anteriores a Ómicron.

La Semana Santa es desbancada como el periodo más popular

Si analizamos cómo es la demanda en primavera, nos encontramos a su vez con datos muy relevantes que nos pueden ayudar a la hora de realizar pronósticos para el resto del año. Por ejemplo, uno de los detalles más interesantes es que el pico de la demanda no se produce durante la Semana Santa.

Según los datos, el 28,1% de las búsquedas son para vuelos que llegan en marzo, el 24,5% para los que llegan en abril y el 19,2% para vuelos en mayo. De todas, la semana que despierta más interés es la del 29 de marzo al 4 de abril, con un del 10,5% peso sobre el total, una cifra mayor que el 7,4% que acumula Semana Santa.

Además, actualmente, el 52,6% de las búsquedas son para vuelos de corta duración, de manera que las estancias serán más cortas. Esta tendencia no debería sorprendernos, porque cada vez más viajeros prefieren los viajes breves, pero más repartidos a lo largo del año.

Respecto a la distribución de la demanda por Comunidades Autónomas, hay diferencias bastante notables y evidentes. Andalucía es el destino más buscado para las celebraciones de Semana Santa y el pico de búsquedas se produce los días 14 y 15 de abril. Por su parte, el archipiélago canario se corona como el destino más deseado, porque sus aeropuertos son los acumulan mayor volumen de búsquedas.

De esta manera, por mucho que estamos viendo cómo la demanda turística en España se dispara en primavera, lo hará bajo nuevos parámetros que tendremos que tener en cuenta a la hora de atraer a los clientes y alcanzar la ansiada recuperación.

Imágenes cedidas: Sam Chang en Unsplash, Lybra

5 COMENTARIOS