Las 8 claves de la economía circular en tu hotel

Uno de los temas que marcarán el futuro del sector hotelero es su capacidad de adaptarse al reto de la sostenibilidad. En su búsqueda de un futuro más respetuoso con los destinos de origen y el medioambiente, existen 8 claves fáciles de aplicar para conseguir activar la economía circular en tu alojamiento.

A pesar de lo que pueda parecer a simple vista, sumarse al carro del ecologismo no es tan complicado. Es normal que resulte abrumador, pero existen maneras sencillas de poner en marcha ciertas prácticas que lo hagan más fácil. Simplemente es necesario un pequeño cambio de mentalidad.

En este panorama de oportunidades, es importante aprovechar cada momento para seguir mejorando e implementar un modelo eficiente. Porque, además, ser sostenible es bueno para los negocios, ya que evita el desperdicio y previene los grandes desembolsos que no van a ningún lado.

Bajo esta mentalidad se crea la regla de las tres erres. Pero hay vida más allá de reducir, reutilizar y reciclar. A continuación, te presentamos los ocho factores clave diseñados por Instituto Silestone que, sin duda, marcarán la diferencia en tu hotel.

1. Reparar

Es cierto que comparte puntos en común con la reutilización, pero reparar contiene otros matices, pues en este caso no se refiere tanto a darle otra vida útil a los productos, si no a conseguir que duren lo máximo posible. Es decir, que es necesario saber dónde buscar los bienes a partir de ahora.

Para que un alojamiento esté verdaderamente comprometido con la sostenibilidad, es importante que apueste por aquellas marcas comprometidas con el medioambiente. Esto quiere decir que deben ofrecer la posibilidad de reparar aquellos de sus productos que se rompen. Por ejemplo, que te cambien unos azulejos que se rompen para que no tengas que renovar el espacio por completo.

2. Repensar

En línea con lo anterior, hay que adoptar ciertas actitudes que nos ayuden a evitar los desechos. Vamos, que hace falta repensar la manera en la que ofrecemos servicios, para conseguir que nuestros útiles ya no sean de usar y tirar.

Los hoteles, en la apuesta por el ecodiseño, tienen que priorizar la compra de objetos duraderos, que soporten bien el ritmo de tu establecimiento. Busca muebles, electrodomésticos y otros bienes que sean perdurables. También es interesante que hayan sido elaborados con materiales naturales. Aunque quizá en un primer momento el desembolso sea mayor, a largo plazo estarás ahorrando costes y reduciendo el impacto medioambiental.

3. Rechazar

Con la digitalización cada vez más presente, ha llegado el momento de dejar atrás las facturas o tickets en papel. También, las cartas o folletos impresos. Es mejor ofrecer la oportunidad al huésped o a las empresas con las que colaboramos de acceder a la información a través de nuestra web o un código QR, así como de que les enviemos los recibos a través del correo electrónico.

A la hora de proveer a nuestro establecimiento, es mejor no comprar productos, por ejemplo alimentos, que vengan con un exceso de embalaje. En concreto, es mejor evitar los plásticos y apostar por empresas que emplean materiales reciclados.

4. Revisar

Antes de comprar, revisa tu inventario. Es posible que tengas mobiliario sin utilizar, que puedas aprovechar mejor. O que te hayas olvidado de aquella inversión en comestibles que hiciste hace unos meses y ya está a punto de caducar.

Por eso, una buena organización es clave. Lleva control de todo de lo que dispones en el hotel y revisa periódicamente el uso que le estás dando. Así, podrás implementar su aplicación, sacarle provecho y ser más consciente de todo lo que tienes al alcance de tu mano.

5. Recuperar

Si aplicando el punto anterior has descubierto que tienes algo sin usar, puedes aprovechar para recuperarlo. Ahora sí, es el turno de darle una segunda vida a esos sillones que tienes en una esquina del hall y que nadie usa o convertir unas puertas viejas en cabeceros únicos para tus habitaciones.

Del mismo modo, dependiendo del tipo de alojamiento, tienes la opción de acudir a la venta de segunda mano para hacerte con útiles interesantes y con mucha personalidad. A un precio excelente, serás capaz de renovar tu establecimiento.

6. Redistribuir

Compartir es vivir. Cuando tienes cosas que no usas, puedes donarlas para conseguir que alguien más las pueda utilizar. En el caso de los hoteles, una buena idea es, como hemos mencionado en el punto anterior, darles una nueva oportunidad.

Así, puedes remodelar los espacios y redistribuir lo que encontramos en ellos. Para que se aproveche al máximo cada zona y todo esté en perfecta armonía, aplicar la redistribución es una buena idea.

7. Reajustar

Usar productos de bajo consumo es una excelente manera de reajustar el gasto energético de tu hotel. En esta línea, lo primero que se nos viene a la mente son las bombillas de bajo consumo, que sin duda son interesantes.

Pero también hay multitud de electrodomésticos y otros aparatos eléctricos diseñados con la idea en mente de cuidar el ecosistema. Encima, al mismo tiempo te permiten ahorrar, por lo que podrás reducir costes si los implementas en tu hotel.

8. Reflexionar

Para cumplir con todos estos puntos, hay que pararse a pensar en cuáles son las necesidades del hotel y qué hábitos de consumo hemos desarrollado. Al final, la economía circular es un modelo económico y social basado en el máximo aprovechamiento de los recursos, por lo que requiere una reflexión previa para adaptar nuestra manera de hacer las cosas.

Al optimizar nuestra manera de actuar, reducimos los residuos, acabamos con un modelo de usar y tirar y cuidamos el planeta. Encima, tiene la ventaja de que a la larga estaremos ahorrando, por lo que aplicar las 8 claves de la economía circular en tu hotel será una indudable apuesta por el futuro.

Imágenes cedidas: Nick Fewings, Anshu A , Edward Howell en Unsplash