sevilla Airbnb Andalucía

Andalucía es uno de los principales destinos turísticos de nuestro país y una elección recurrente por parte de los viajeros de diversos mercados internacionales. En este sentido, la contribución de la turoperación a los habituales elevados índices de ocupación del destino andaluz ha sido tradicionalmente indiscutible, y seguiría siéndolo en la actualidad, de no ser por el dichoso Coronavirus. Conviene recordar también que en el seguimiento y en el control de la distribución radica buena parte del éxito de las estrategias de revenue management y de venta directa.

La Covid-19 ha tenido un enorme impacto en los mapas de la distribución, y se ha ensañado especialmente con el panorama de la turoperación. Primero, las restricciones de movilidad y el cierre forzoso de los establecimientos vacacionales supusieron la cancelación de decenas de miles de vuelos y la suspensión total de la actividad de los turoperadores.

Después, inmersos en la nueva normalidad, mientras éramos testigos de los primeros síntomas de su recuperación, llegaron (y siguen) los rebrotes y, con ellos, nuevos confinamientos localizados, y las recomendaciones y restricciones impuestas por los diferentes líderes europeos, entre los que, lamentablemente, destaca Boris Johnson. La obligatoria cuarentena a la que deben someterse, desde el pasado 25 de julio, quienes regresan a Reino Unido procedentes de España, ha supuesto otro durísimo golpe para las aerolíneas, para los principales turoperadores británicos y, por supuesto, para la remontada del sector turístico español.

Paquetes vacacionales suspendidos

Por citar un ejemplo, Jet2 y TUI, fracasaron en su empeño por excluir de esta nueva medida zonas concretas, en las que la situación sanitaria está más controlada, como los archipiélagos. Las negociaciones no llegaron a buen puerto y ambos suspendieron sus paquetes vacacionales a la España peninsular y a las islas, de momento, hasta mediados de agosto, apostando a cambio por el refuerzo de destinos alternativos, competidores directos de España, como Grecia o Turquía. Una situación que, en cierto modo, nuestro país no se puede permitir, y de la que, sin embargo, está siendo testigo con resignación e impotencia.

Un escenario tan convulso como el actual requiere de una dosis extra de atención y de esfuerzo analítico, con el objetivo de identificar nuevas oportunidades, mercados y segmentos. En Turobserver nos hemos puesto manos a la obra y hemos estudiado la evolución de los principales turoperadores en el destino de Andalucía, desde el fin del confinamiento hasta la actualidad.

Conclusiones

El informe resultante, que acompaña a estas líneas, arroja datos muy reveladores de los que pueden extraerse conclusiones significativas, como las que siguen:

  • El precio medio por noche del paquete turístico de verano ha caído más de un 7%
  • El Mercado Británico es el que ha llevado a cabo una “desescalada” progresiva en lo relativo a la cancelación de vuelos, confiando semana a semana en su capacidad para salvar la temporada.
  • La última semana de julio fue decisiva en lo relativo a la toma de decisiones, pues si bien destacan las de los mercados británico y alemán, también las de muchos otros han mostrado claros síntomas de desconfianza, en relación con su capacidad real de vender el mes de agosto, y han pospuesto sus vuelos al mes de septiembre.
  • El mercado finlandés muestra una caída superior al 10%, afectado principalmente por la cancelación de la operativa en el mes de julio, crucial para las ventas de este mercado.

Imágenes cedidas: Shutterstock.com