copiar pegar contenido

Con la actualización del algoritmo de Google que os anunciamos ayer, nuestra web debe dejar de lado el contenido superficial y esquemático y apostar por contenido más profundo, narrativo y original. Esto es, el contenido (ya sea audiovisual o textual) debe ser único, creíble, atractivo y debe contar historias convincentes sobre nuestro hotel. El objetivo pasa por convencer a los huéspedes de nuestra apuesta de valor.

Pero cuidado: no podemos mentir ni tergiversar la realidad. Los huéspedes van a leer tu web, pero también las opiniones de otros usuarios. E incluso puede que visiten algún medio profesional para ver qué se dice del hotel allí. Es decir, el usuario tiene tres posibles fuentes para decidirse por un hotel u otro: las opiniones de otros huéspedes, la opinión de un medio especializado y la propia opinión del hotel, esto es, el contenido oficial. Cuanto mayor sea la brecha entre el “contenido oficial” y el contenido generado por otros usuarios, menos creíble será este contenido oficial. Los huéspedes van a confiar mucho más en las reseñas de otros huéspedes que en lo que pueda decir el propio alojamiento.

Por tanto, a la hora de crear nuestro contenido oficial, tenemos que prestar atención a lo que dicen los usuarios sobre nosotros y también a lo que pueden opinar medios especializados, blogueros de viajes… Por ejemplo, si los viajeros catalogan nuestro hotel como un lugar idílico para viajar en pareja (aunque no lo consideremos adults only) más vale que nos replanteemos destacar esto en nuestro contenido oficial. Aun así, no hace falta cerrar las puertas de otros posibles clientes. Podríamos decir algo así: “No somos exclusivamente un hotel ‘adults only’, pero nos satisface confirmar que las parejas que nos visitan reconocen que la experiencia que han vivido en nuestro alojamiento es extraordinaria”.

El peligro del corta y pega

Por otro lado, nuestra web debe apostar por contenido original. Estamos en un mundo donde el “corta y pega” es el rey, por eso no es de extrañar ver el mismo contenido duplicado de una web a otra. Google penaliza esto y premia a quienes apuestan por un contenido único y original. Tranquilo, si después alguien copia tu texto no te preocupes: Google sabrá que el genuino es el tuyo y penalizará a los demás.

Aun así, existe un problema que normalmente no tenemos en cuenta: cuando el contenido se duplica en tu web y en la OTA donde nos anunciamos. Tenemos que ser muy rigurosos con esto y no repetir el mismo texto en ningún sitio. ¿Sabéis por qué? Porque en este caso prevalece el texto de la web con mayor rango y posicionamiento (y también la que Google considere mejor cliente), esto es, la de la OTA. Así que si no queremos que Google penalice nuestra página web, no hagamos un ‘corta y pega’ a la hora de anunciar nuestras habitaciones en Booking o Expedia.

En resumen, Google es cada vez más duro con estas prácticas y las considera directamente spam. Por eso, cuando dos páginas repiten un mismo texto o es muy similar (aunque sean de la misma compañía o compartan URL), una de ellas sufrirá una penalización de posicionamiento en su buscador.

Lo que gusta un link a Google…

El debate de que los hoteles tienen que colaborar con OTAs y metabuscadores está más que superado, pero tenemos que ser inteligentes a la hora de aportar nuestros textos. Además, los metabuscadores, por ejemplo, añaden un link a nuestra web entre sus opciones de reserva y esto es algo que gusta mucho a Google. Al motor de búsqueda le apasionan los llamados «backlinks», ya que cada uno de estos enlaces a nuestra web desde sitios de renombre y buen rank como son los metabuscadores se traduce en un voto de confianza hacia nuestra web.

Por eso, los hoteleros tienen que ser muy inteligentes y evitar aportar a OTAs y metabuscadores contenido duplicado para evitar que la web del hotel pierda posicionamiento y desaparezca de los resultados de búsqueda. Obviamente, una cosa es aportar un listado de habitaciones disponibles, servicios, tipo de espacios para reuniones, horarios de piscina… y otra muy distinta repetir en nuestra web los textos descriptivos que aportamos a los canales de distribución. Estos deben ser significativamente diferentes… así que toca echar mano de creatividad.

Por desgracia, esto es algo que normalmente no ocurre. Es mucho más fácil tirar del copiar y pegar que escribir nuevas descripciones de nuestros alojamientos y habitaciones. El resultado de este tipo de prácticas es que la web directa sucumba a la OTA o al metabuscador, pues estos gigantes tecnológicos conocen mucho mejor que el hotel las técnicas de SEO y de marketing de contenidos. Así que ya sabes: apuesta por textos originales, creíbles y creativos… pero nunca repetitivos.