room service royal barceló

Tocan a la puerta de tu habitación: es el room service. Tu jornada laboral ha terminado y vienen a retirar tu ordenador. Ahora toca descansar y relajarse. ¿Os interesa la experiencia? Esto es lo que está llevando a cabo el Royal Hideaway Corales Resort 5* GL para evitar repetir en su alojamiento los errores que comenten en casa quienes teletrabajan. Hay que saber separar, pero si no somos capaces, el room service del hotel nos ayuda.

Y es que los hoteles se han convertido, en muchos casos, en las mejores ubicaciones desde donde poder trabajar a distancia. Es el caso de Royal Hideaway Corales Resort 5* GL que, gracias a su ubicación privilegiada – con el océano Atlántico como telón de fondo – y a la cantidad de facilidades que ofrece, se convierte en el lugar idóneo para combinar trabajo y placer.

Bajo esta tendencia, y siguiendo el concepto Workation que el pasado año presentó ya a sus huéspedes, el hotel ha decidido dar un paso más creando un servicio de room service de desconexión. Gracias a él, cualquier cliente que tenga que trabajar durante su estancia, podrá solicitar la retirada, a la hora que lo desee, de todos los elementos de oficina una vez acabe su jornada laboral.

De esta forma, quien lo requiera, se verá “obligado” a olvidarse totalmente del trabajo durante sus horas libres, pudiendo así disfrutar de todo lo que un hotel como Royal Hideaway Corales Resort 5* GL puede ofrecer, hasta que comience el día siguiente.

Please disturb at… Es el momento para parar y disfrutar

En todo momento será el huésped quien diseñe su horario de ocio sin distracciones, pautando al equipo del hotel cuando debe llevarse, para evitar la tentación, cualquier aparato / elemento del trabajo. En ese mismo dará comienzo el tiempo de ocio, que vendrá acompañado de una infusión o zumo relajante y un snack saludable. A la mañana siguiente, y de nuevo a la hora acordada, el equipo devolverá todo lo retirado el día anterior para que pueda empezar a trabajar.

Son muchos los países que ya han establecido una hora fija a la que los trabajadores deben finalizar su jornada. En este caso es el propio hotel que, continuando con su filosofía de lugar de desconexión, donde encontrar el equilibrio entre el cuerpo y la mente, busca poder ofrecer el que mezclar deber y placer sea más sencillo y se convierta en algo real.