El metaverso está cambiando el diseño de los hoteles

Desde un tiempo a esta parte, el metaverso se ha colado en todas las conversaciones, demostrando su potencial para cambiar el diseño de los hoteles. A estas alturas es innegable que la aceleración de la digitalización ha abierto la puerta a nuevas tecnologías. Tampoco se puede discutir que estas innovaciones están transformando las herramientas puestas al servicio de las empresas. Ocurre igual en los espacios, tanto de trabajo, como educativos y de hospitality.

Por supuesto, el universo digital es uno de los conceptos más destacados. Si bien es cierto que se ha convertido en uno de los términos más escuchados estos últimos meses, en realidad lleva desarrollándose desde hace años. En él confluyen por primera vez cuatro avances tecnológicos importantes como la VR/AR, el Blockchain, el 5G y la Inteligencia Artificial. De esta manera, presenta tantos desafíos como oportunidades, en especial en una industria que depende tanto de la experiencia en persona.

Con el objetivo de debatir la nueva realidad híbrida, Actiu ha organizado un debate en el marco del Madrid Design Festival. El encuentro contó con la participación de Edgar Martín-Blas (Co-fundador – CEO & Creative Director de Virtual Voyagers), Daniel García (CEO y fundador de Polygonal Mind), Sergio García (Branding Bruce Lead de FLOC) y Gustavo Valbuena, responsable de Innovación y Estrategia Digital de Actiu. Los cuatro expertos han compartido sus opiniones acerca del peso que tendrá nuestra presencia online en el turismo del mañana.

Los orígenes del metaverso

Primero es interesante preguntarse de dónde nace el concepto. La primera referencia al denominado metaverso aparece en 1992 en la novela Snow Crash de Neal Stephenson. En ella se menciona un mundo virtual, un universo paralelo al mundo físico formado. Este espacio está formado por múltiples espacios virtuales donde las personas interactúan social y físicamente como avatares. Hoy este concepto es una realidad, que ha dado el salto de novelas y películas a nuestro día a día.

En la actualidad, ofrece infinitas posibilidades en ámbitos muy variados. Desde el entretenimiento, la educación, la salud o la economía digital, a los relacionados con la arquitectura, el interiorismo o el diseño. En estos momentos, ya es posible crear ciudades, edificios y productos, así como equipar espacios sin las limitaciones de las leyes de un mundo físico. De ahí que pueda resultar muy interesante para los hoteles que busquen crear experiencias únicas basadas en el diseño, en los que la imaginación puede volar libremente.

«Además de una empresa de mobiliario y espacios contract y de oficinas, en Actiu somos diseñadores de experiencias que mejoran el bienestar de las personas en el espacio. Espacios reales y otros como el metaverso, del que ya nos hacemos preguntas sobre cómo tiene que ser y cómo podemos ayudar a construirlo«, ha señalado Gustavo Valbuena.

Por su parte, Edgar Martín-Blas explica que «el metaverso supone un avance hacia un nuevo internet no basado tanto en la información como en la experiencia». Asegura que «va a existir ya no como un lugar paralelo, sino como un espacio que superpone capas al mundo real«. Por tanto, considera que no habrá un metaverso único, sino muchos, cada uno con un foco distinto, en el trabajo, el ocio, el diseño… Eso sí, existirá una capa que permita saltar de uno a otro.

Una nueva forma de vivir los espacios

A pesar de las ventajas que a priori se destacan del metaverso, uno de los principales debates tiene que ver con los cambios importantes que trae asociados. Por ejemplo, se cuestiona cómo el contenido deja de consumirse para vivirse, por el impacto que podría tener en los destinos. Por otro lado, ahora es el usuario el propietario y creador de un contenido que puede transferir, de modo que la revolución es innegable.

«Están cambiando los valores en las nuevas generaciones, para quienes la importancia y el valor de lo material queda en un segundo plano«, asegura Daniel García. Según su punto de vista, estos elementos han cedido «todo el protagonismo a este mundo virtual». Mientras, Sergio García ha destacado que «estamos en un momento de oportunidades donde las tecnologías son herramientas para mejorar y crear ideas que mejoren la sociedad».

Para él, el metaverso aplicado a la arquitectura aporta ventajas como el poder crear edificios que pueden cambiarse sobre la marcha en función de cómo lo viven y experimentan sus ocupantes. «Sin embargo, aunque este mundo virtual está libre de restricciones físicas como la gravedad, hay otro tipo de limitaciones técnicas propias de cada plataforma», ha matizado García.

A su vez, consideran que los edificios creados en el metaverso pueden convertirse en una fuente de inspiración de la arquitectura real. De hecho, Edgar Martín-Blas pone el ejemplo de su casa, que ha sido diseñada en tiempo real junto a un arquitecto con el que ha trabajado online. «He podido recorrer los planos virtualmente y así anticiparme, generando un modelo muy ágil y rápido», explica. Asegura que esto ha permitido que mucha gente trabaje en paralelo.

Una oportunidad para innovar

Las consecuencias directas de este debate ya podemos encontrarlas en la vida real. Por ejemplo, el diseño del metaverso ya está cobrando importancia en el sector MICE por su potencial a la hora de celebrar encuentros virtuales. Al mismo tiempo, hay destinos y compañías hoteleras que están apostando por esta tecnología para crecer e impulsarse.

Por otro lado, es muy interesante el caso de Colliers. La compañía especializada en servicios de asesoramiento y gestión de inversiones en real estate diseñará activos inmobiliarios en el metaverso. Lo hará a través de Colliers Arquitectura, su equipo especializado en realidad virtual y diseño 3D. El proyecto surge tras la integración en su estructura en España de un estudio de arquitectura pionero en la aplicación de tecnología de desarrollo de videojuegos a la conceptualización de espacios e inmuebles.

Mariano García Montenegro, Managing Director de Architecture & Building Consultancy en Colliers, explica los motivos. Para empezar, quieren ofrecer a sus clientes «el desarrollo de sus activos inmobiliarios en este nuevo entorno». El objetivo es «construir una experiencia de realidad inmersiva». Consideran que es una apuesta a futuro, porque en 2030 el metaverso ya será utilizado por más de 1.000 millones de usuarios.

«El sector inmobiliario, junto con la industria del entertainment o el retail, está siendo uno de los primeros en tomar posiciones en el metaverso», asegura. «En España, en concreto en el mercado residencial, se ha empezado a utilizar el metaverso de Decentraland». Por tanto, es cuestión de tiempo que estas acciones comiencen a trasladarse directamente al turismo.

Su impacto directo en el turismo

Mikel Echavarren, CEO de Colliers considera que «el metaverso puede ser una enorme oportunidad para proyectos singulares», entre los que incluye los hoteles. Opina que «el espacio virtual en el que se desarrollen estas experiencias será fundamental para fidelizar a usuarios y clientes». Es decir, que se acabará convirtiendo en una nueva herramienta para atraer y fidelizar a los huéspedes.

«Nuestro equipo de arquitectura es experto en diseño virtual de inmuebles y en formatos estandarizados en el metaverso», afirma. Además, considera que otra ventaja es «poder aplicar su expertise a proyectos y clientes de todo el mundo». Precisamente el alcance global de esta tecnología es uno de sus principales reclamos. Ya solo queda esperar para ver cómo comienzan a implementarse estos avances a la hora de potenciar un metaverso de diseño capaz de alterar el turismo tal y como lo entendemos hasta ahora.

Imágenes cedidas: Colliers, Actiu/Eva Casado Studio

7 COMENTARIOS